Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines
Reto Pri20: El universo de Penrose - Versión para impresión

+- Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines (http://clasico.fantasitura.com)
+-- Foro: Escritura (http://clasico.fantasitura.com/forum-5.html)
+--- Foro: Retos Mensuales (http://clasico.fantasitura.com/forum-7.html)
+--- Tema: Reto Pri20: El universo de Penrose (/thread-2724.html)



Reto Pri20: El universo de Penrose - Joker - 21/05/2020

-Al habla el comandante Gnab Gib, de la exploradora E-71, la "Ojos de Halcón".
-¿Me recib... pffffff... ayas allí... pffffff... ¿entendido? Soy t... pffffff...
-Lo siento, señor, la comunicación se corta -añadió el alférez con cautela.
-No me digas.
Gib puso fin a la llamada. Aquella voz... algo decía en su interior que aquella voz le era familiar. Quizás la Federación intentaba advertirle de algo.
-¿Qué hacemos, señor?
Gib levantó la vista y miró a través de los cristales de la nave. No era totalmente un culto de la ciencia, pero tampoco había que ser muy inteligente para advertir que aquéllo se trataba de una anomalía jamás vista anteriormente.
Sin mirar al alférez, dio la orden.
-Rumbo a la anomalía. Cabo, avise a la Federación de nuestra intención. Si la comunicación falla, siga intentándolo.
-Señor -intervino el alférez, removiéndose en su asiento-, ¿cree prudente...?
-¿Quiere irse de aquí sin saber qué demonios es eso? ¿Volver a la Federación considerado un cobarde?
El alférez dudó, y le concedió la razón. Cierto, había peligros, aunque no supiese exactamente cuáles eran. Lo desconocido siempre era peligroso. Una simple flor podía ser hermosa, pero mortífera al mismo tiempo.
La luz se arremolinaba junto a la oscuridad, danzando al ritmo del leve tintineo de las miles de millones de estrellas concurrentes pintadas en aquel lienzo infinito. El corazón le latió con fuerza. ¿Qué pensaría su esposa? Arriesgarse a un final tan trágico y probable era una forma estúpida de morir; esos errores eran típicos de hacía miles de años, cuando el ser humano aún mamaba de su madre Tierra. Sin embargo, Gib decidió ingresar en la Federación por el simple hecho de que ansiaba conocer lugares inexplorados, adentrarse en los peligros que eso conllevaba, interviniendo en el devenir de mundos extraños y exóticos.
-Diez minutos, señor.
¿Qué le quedaba, al fin y al cabo? Si bien era cierto que los tripulantes, o al menos en su gran mayoría, tenían familiares que les esperaban en casa, Gib sólo tenía una planta que tomó prestada de un planeta escondido; y más aún, una planta que estando en el vacío no podía morir.
-Cinco minutos, señor.
Gib creyó sentir una leve brisa en el cogote. Bajó la vista y vio sus puños apretados. Sus subordinados tenían una vida, ¿quién era él para negársela?
"Pero esa anomalía... podría ser el descubrimiento del milenio... o por otro lado, un fin espantoso... Pero debería sentirme privilegiado..."
De repente, sacándole de su divagación, el espacio-tiempo se volcó, se plegó sobre sí mismo y una vibración, como los cantares de las pieles de los tambores antes de la guerra, se esparció por todo el cosmos.
-Alférez, ¿qué ha...?
El alférez ya no estaba. Ni el alférez, ni nadie. Una habitación vacía.
-Demasiado tarde, Gib.
El aludido se dio la vuelta con sorpresa para contemplar un rostro, uno que conocía a la perfección. No le salió palabra alguna. Era como mirarse a un espejo, a uno sucio y resquebrajado.
-¿Quién... quién coño eres?
-¿No me ves? Soy tú. Bueno, no tú; pero sí "un" tú.
-¿Qué?
-Verás, Gib, ¿ves eso? Esa anomalía, como la llamas. No sabes lo que es. Claro que no, yo tampoco lo sabía hasta que me interné en ella. Y ahora he intentado venir aquí para evitar lo que, irremisiblemente, va a pasar. Quizás es el destino inamovible, un universo en colapso y resurgimiento una y otra vez, algo así como la escalera de Penrose.
El comandante Gib, en un arrebato de locura, sacó su revólver de iones y disparó sobre su extraño yo. No ocurrió nada. El otro Gib sonrió.
-Eso es inútil. Yo lo soy todo, y nada al mismo tiempo. Soy, y serás, el ojo del cosmos y la razón del ser. Es un poco triste, pero así debe ser. Bueno, ahora tengo que irme. Espero que te acuerdes de esta conversación. ¡Pero qué tonterías digo, claro que te acordarás! Y durante muchos millones de años, puedes creerme.
Y antes de que pudiese siquiera bajar el arma, el otro Gib había desaparecido, el espacio-tiempo volvió a su estado original y su tripulación hizo acto de presencia. Al parecer, nadie se había percatado de lo ocurrido.
"¿Me estoy volviendo loco?"
-¡Alférez, orden de retirada!
Éste no contestó, y tampoco acató la orden por una sencilla razón: el tirón gravitacional. Aquella anomalía era tan masiva como un agujero negro, lo que impedía el deseo, por más ferviente que fuese, de retroceder. Únicamente esperaron con el corazón en un puño, conscientes de que eran las decisiones, las más nimias, las que decidían el destino de las personas. Y cuando la atravesaron, el comandante Gib lo supo todo.
El espacio-tiempo comenzó a colapsar. Empezó a retraerse sobre sí mismo. Podía percibirlo. La tela negra, hogar de todo, ya no huía. Notaba cómo cada átomo del universo se adhería a su propio ser. Todo ocurrió en un abrir y cerrar de ojos. Lo que antes era un velo sin fin, ahora era literalmente nada. Sin materia, sin color. Estaba sólo en el vacío, siendo él el todo. Y tan pronto lo hubo absorbido, lo escupió con la fuerza de miles de millones de supernovas.
Los átomos se juntaban de nuevo, formando complejos compuestos que derivaron en distintos tipos de materia. Era una obra de arte, cuyo pintor, disgustado, había tirado a la basura para empezar otro desde cero.
Vio el nacimiento de rocas, planetas, sistemas y galaxias. Podía verlo y comprender la infinidad y la profundidad del tiempo. Vio materia que podía actuar sóla, a la que llamó "vida". Vio resurgir la mente a través de todos los entes del universo. Vio el pasado, el presente y el futuro. Vio todos los universos y todos los tiempos que pudieron, pueden o podrían ser. Y vio a infinitos Gibs que cometían el mismo error una y otra vez, y decidió llamarlo "Big Bang".


RE: Reto Pri20: El universo de Penrose - Ervaet - 21/05/2020

Hola, pos a leer se ha dicho!
-A ver, creo que repites las palabras "todo" y "nada" bastantes veces, pero bueno, se puede pasar.
En general está bien narrado, me gusta eso de la escalera de Penrose, aunque me habría gustado ver algo más de descripción o de la tripulación o de la nave. En fin, me ha gustado bastante


RE: Reto Pri20: El universo de Penrose - Inmarsupilami - 24/05/2020

Hola! Pues la verdad es que me ha gustado más de lo que pensaba. No me falta descripción, como te han dicho arriba. Creo que das los detalles justos sin aburrirnos. Si tuviera que poner una pega, diría que hay alguna que otra reiteración y alguna frase quedaría mejor reestructurada de otra manera. Pero me ha gustado mucho, sobre todo me ha gustado esa especie de cola de gusano que has hecho con un futuro distante y el origen del universo. Muy buena idea y bien trabajada, enhorabuena, me ha gustado mucho. ^^


RE: Reto Pri20: El universo de Penrose - Jaden Diamondknight - 24/05/2020

Mi único problema es con el diálogo. Se me hace algo excesivo, pero nada que distraiga la historia.
No soy muy fan de las historias de Ciencia Ficción, aunque me encantó la temática tétrica que usaste aquí. Casi se sintió como un thriller.


RE: Reto Pri20: El universo de Penrose - DanSVidal - 27/05/2020

Ante todo, gracias por esta historia. La veo bien narrada, con buen ritmo y sobretodo, con un final inmejorable y muy bien hilado.

Por poner una pega, me ha faltado una descripción un poco más concreta del peronaje principal, o algo más de la nave. 

Enhorabuena.


RE: Reto Pri20: El universo de Penrose - Duncan Idaho - 31/05/2020

Un bucle que da origen al propio universo.

No tengo mucho que decir la verdad, pero será muy difícil decidir de mi parte el primer lugar.