This forum uses cookies
This forum makes use of cookies to store your login information if you are registered, and your last visit if you are not. Cookies are small text documents stored on your computer; the cookies set by this forum can only be used on this website and pose no security risk. Cookies on this forum also track the specific topics you have read and when you last read them. Please confirm whether you accept or reject these cookies being set.

A cookie will be stored in your browser regardless of choice to prevent you being asked this question again. You will be able to change your cookie settings at any time using the link in the footer.

Welcome, Guest
You have to register before you can post on our site.

Username
  

Password
  





Search Forums

(Advanced Search)

Forum Statistics
» Members: 613
» Latest member: hydralipsy
» Forum threads: 2.006
» Forum posts: 33.654

Full Statistics

Online Users
There are currently 44 online users.
» 1 Member(s) | 41 Guest(s)
Applebot, Google

Latest Threads
Lo que en el mar se quedó
Forum: Poesía
Last Post: Guardián Ciego
3 hours ago
» Replies: 6
» Views: 795
Series (de las de ver, no...
Forum: Fuera de tema
Last Post: Alhazred
5 hours ago
» Replies: 242
» Views: 39.728
Dudas con mi siguiente le...
Forum: Colecciones, Sagas, etc.
Last Post: kelevra
Yesterday 11:10 AM
» Replies: 6
» Views: 182
(FANTASÍA) Theia. Cap.2 D...
Forum: Tus historias
Last Post: ifrit.djinn
Yesterday 02:57 AM
» Replies: 0
» Views: 19
Sobre: Vestimenta Medieva...
Forum: Taller Literario
Last Post: Daghdha
18/09/2019 03:43 AM
» Replies: 4
» Views: 1.418
El Lago Espejo
Forum: Poesía
Last Post: Bicerofonte
17/09/2019 08:01 PM
» Replies: 18
» Views: 3.260
Premio Minotauro 2020
Forum: Novedades y noticias
Last Post: Bicerofonte
17/09/2019 12:56 PM
» Replies: 21
» Views: 673
Reto Sep19: La Ofrenda de...
Forum: Retos Mensuales
Last Post: Joker
17/09/2019 12:48 PM
» Replies: 0
» Views: 31
Intros de la infancia
Forum: El noveno arte
Last Post: Duncan Idaho
16/09/2019 04:49 PM
» Replies: 39
» Views: 2.480
¿Privacidad?, ¿y eso que ...
Forum: Fuera de tema
Last Post: Duncan Idaho
15/09/2019 05:56 PM
» Replies: 0
» Views: 30

 
  (FANTASÍA) Theia. Cap.2 De metal.
Posted by: ifrit.djinn - Yesterday 02:57 AM - Forum: Tus historias - No Replies

Primera parte: http://clasico.fantasitura.com/thread-1791.html




-Os ordeno que os detengáis.- la fulminó con la mirada en la nuca, mientras se alejaba de él.
-Órdenes a mí! Ja, ja , ja. De un crío? Ja, ja, ja. Niño, he visto morir más árboles que días puedes contar. Y nadie los taló, morían por que llegaba su hora. Así que imagina quién eres tú para darme órdenes a mí.
-Gut' Errez. Señor del ejército Perla. Primer guardia de la Gobernadora del área civilizada de Sevsha. - Disparó su arma y del cañón salió una microscópica bola metálica que impactó de lleno en la nuca de la mujer que se quedó clavada en el suelo, rígida como una estatua.- Y tú,- dijo avanzando hacia ella- no eres más que una vieja salvaje que vive en un prado donde ha aprendido unos cuantos trucos. - Alzó la mano y el cuerpo de Aya levitó del suelo.- No eres para tanto. Me advirtieron sobre tí, dijeron que tuviese cuidado. Incluso me sorprendí de que enviasen tantas unidades para un trabajo que podría hacer yo sólo. Poderes mágicos? Cuentos de viejas! Habilidades sobrenaturales? Una mierda! Esperaba mucho más y qué me encuentro? Una vieja con mal carácter por que nadie se la folla en un prado vacío. No desapareces ahora, perra?- el general cada vez perdía más los estribos- Dónde esta tu magia?- y cerró fuertemente su puño, haciéndo que el dispositivo en la nuca de Aya transmitiese la misma fuerza y presión a todo su cuerpo a través de su sistema nervioso. La mujer comenzó a sangrar por la nariz.- Esta es la magia, este es el poder y no tus trucos.- hizo un gesto con la mano que tenía libre y todos los soldados se giraron y encendieron sus maquinarias.- Despegad.-la orden fue reproducida dentro de los cerebros de cada miembro del escuadrón gracias a los chips implantados en sus médulas- Debemos volver lo antes posible y soltar a esta puta donde la reclaman.
Despegó con su exoesqueleto y la abuela, inerte, salió disparada siguiendo la misma ruta. Tras ellos, un enjambre de letales soldados cubrieron el cielo.
Aya” sonó una voz en algún rincón de la conciencia de la guardiana. “No temas. Ven, déjate llevar o no podré hacer nada”
La anciana así lo hizo y salió de su cuerpo por su propia decisión. Estaba asustada pues no sabía si podría volver a el. No asustada por perder su vehículo físico, si no por que sentía que aún tenía que dar mucha guerra en ese viejo cascarón. Aún así, sabía que si salía de él para adentrarse en los planos superiores podría hacer mucho más que simplemente dejándose llevar en su estado de parálisis. No sabía quien la llamaba, ni que tipo de ser sería, pero era tan valiente como temerosa. Bien podría estar citándola un ente negativo, solo para aprovecharse de su situación y ocupar su cuerpo. Bien podría ser cualquier otro ser que quisiera ayudarla. A pesar de la situación que vivía el mundo, en los planos superiores era más común encontrar entidades positivas y amables que seres temibles. Estos últimos, sabía Aya de buena mano, estaban más atareados en parasitar a los habitantes del plano físico, alimentándose de su desdicha y sus cargas negativas, producidas por pensamientos en bucle sobre la miseria propia y malos deseos hacia el vecino.
Se encontraba su ser no físico en unas ruinas, muy conocidas para ella, pues eran su propia entrada al primero de los planos, el bajo astral. A partir de ahí, sólo podría ascender y ascender de plano en plano. Las ruinas pertenecían a un antiguo templo, guardado en su memoria y en su corazón, que en algún momento de la vida del tiempo había sido esplendoroso y magnífico. Era de noche allí. Siempre lo era. Fué así, destruido, con todos sus arcos destrozados y todo el arte existente extinguido, que lo vió por última vez antes del Gran Colapso. Desde ese momento nunca más había salido del prado pues, Laquésis, la Moira del destino, le había asignado su custodia en un último intento de defensa y aquel templo, o lo que quedase de él, estaba fuera de su terreno.
Defenderé esto con mi vida y más allá de ella y de este plano. Defenderé a cada ser que nazca bajo mi custodia. Seré la praesidia del prado” Había jurado Aya en aquel momento, ante el tribunal formado por Laquésis, Kaal y Omettl. Dioses antiguos.
Debcumplir su misi sin fallar. No podfallar pues as�lo habn designado y el designio de los dioses tiende a ser ineludible. Aya sabque aquello era una certeza y que si ahora estaba abandonando el prado era por que as�debde ser. Y no se negaba a ello.
Soy poco mque una célula en la infinidad de todo. Qu�sabr�yo? �se preguntaba a menudo, cuando le asaltaban ciertas dudas sobre lo que estaba haciendo.
Sus reflexiones la llevaban siempre al mismo punto. No estaba haciendo eso por el designio de los dioses antiguos, si no por su amor a todo lo existente. Solamente por esa raz. Tan so por hacer que el flujo de la vida siga haciendo brotar a las flores, correr al agua, y cantar a los paros. Darla suya propia, si fuese necesario, por una cucaracha a punto de ser aplastada.
Siempre habsido as� Desde que naci�en el coraz de la hermosa ciudad que ahora aplastaba Sevsha. No era extra aquel pensamiento en la sociedad donde se habcriado. Las personas de su entorno amaban todo aquello existente y lo respetaban hasta puntos inimaginables. Nunca cortaron un tallo ni mataron a un animal intencionadamente. Sabn que todo era un ser y que ellos eran parte de lo mismo. No podn comunicarse con todos, pues no todos nacn con la capacidad de oir. Pero Aya s�
Cuando comenz�a hablar, sus mayores se dieron cuenta de momento de que no so se diriga ellos. Algunas veces estaba en su cuna, atendida por su maestro, y comenzaba a hablar aparentemente sola pero increlemente acompada por el Aire y por Somtus, por alguna drde que pasase de vez en cudo para enserle el idioma del Agua, o por las musas, que le llenaban la cabeza de preciosas imenes y la dotaban de la capacidad de pintar aquello que imaginaba. El Maestro pronto lo puso en conocimiento de sus padres y se tom�la decisi de que ambos, Maestro y alumna, viajasen al centro del bosque, escoltados por los guardias reales y uno de los dos Oyentes que habitaban en palacio y se alojaran en el Templo del Sol para que Aya fuera educada acorde con sus habilidades. All�el Maestro aprenderco tratar con una ni Oyente y podrguiarla por el camino correcto y, la ni, aprenderde mano de los Oyentes que all�hacn rezo por todos los dem.
La separaci fue dolorosa, ala sentsi la recordaba, pero la visi de aquel increle templo dorado, tostdose bajo la cida luz del medio d, abridole los brazos para recibirla y con ganas de entregarle todo su conocimiento, calm�su coraz y le hizo saber que aquera el lugar donde crecerfeliz.



Miró a su alrededor, algo nostálgica y comenzó a bajar la escalera que, pegada a una de las paredes de la sala del templo, la conducía hasta un arco de piedra, en cuyo interior solo había oscuridad.
Aspiró aire. “Diez” pensó y expiró el aire. La atmósfera se hizo densa.
Aspiró profundamente. “Nueve” pensó y expiró el aire. Y así con cada respiración, fue bajando escalones y adentrándose en una oscuridad cada vez más plena que se cernía sobre ella, haciéndo que la negrura del arco reluciera en contraste, estando este ahora lleno de una extraña luz negra que poco a poco iba acrecentando su intensidad.
Cero” terminó de contar y apoyó los dos pies juntos y su báculo frente a ella, con el enorme y enrevesado sol de orfebrería que lo coronaba. Este brilló como el mismo astro y disipó toda la oscuridad alrededor, dejando al descubierto un lugar donde no existía dirección alguna ni ley física que lo atase.
Estaba ahora flotando en un vacío iridiscente, infinito hasta allí donde su vista podía alcanzar. Eneágonos perfectos, de diversas y centelleantes texturas levitaban en un orden indeciso de aquí para allá por todo el paraje.
No conocía el lugar, y llevaba siglos explorando los planos.
Debe de ser un Hogar” pensó, y su voz de cuando tenía doce años repitió sus palabras como por miles de megáfonos dispuestos por todas partes.
Efectivamente, es un Hogar” y se rió para sí, pues su propia voz, ahora cuando era una mujer madura, volvió a hacer audible su propio pensamiento.
Se sentó en el aire, como la que lo hace sobre un sillón. Sabía como funcionaba todo aquello perfectamente. Si ponía pensamiento y sentimiento en sincronía, entonces aquello se materializaba. Si sentía y pensaba que se sentaría cómodamente, sólo eso podía ocurrir. Era sencillo.
-Quién eres?- susurró al vacío.
-Alguien y nadie, igual que tú. No tienes que saber más por el momento, creeme.
-Está bien. Por qué estoy en tu hogar? Esto es peligroso para tí, lo sabes no ?
-Se que no me harás daño, Aya. Y sé que vas a respetar mis sentimientos y no vas a cotillear en ellos. De todos modos, pobre de tí si se te ocurriese. Yo no soy una Guardiana. - respondió la voz, profunda y femenina, con un curioso deje al final de cada palabra y casi en un susurro.- Si te he hecho venir es para advertirte.
-Vaya, a buenas horas muchacha!
-No de tu captura, Aya, eso es parte del plan. Debes estar en Sevsha cuando todo ocurra.
-Y qué ocurrirá, niña?- Dijo la abuela, que percibía claramente la esencia de quién se estaba comunicando con ella.- y por qué debo estar yo?
- Cuando el planeta hermano se alinee con el sol, Saturno será reflejado por la luz, pero para nosotros ese día sólo habrá oscuridad. Será entonces cuando se intente quebrar el velo y será entonces cuando tu liberarás al Ancestro para que lo evite.
-Ay! Chiquilla! Qué me estás diciendo de ancestros ni oscuridad? Ancestrales son estos huesos ya para tanto jaleo por Dios! Es que no puedes tu solita ? Debes de conocer mucho cómo funciona todo como para saber tanto y traerme hasta aquí.
-Mi sino me es desconocido pues los arcanos no revelan los pasos para uno mismo, pero me permiten ayudarte. Y es guiándote como puedo hacerlo. Estoy segura de que podrás oirme cuando sea necesario.
Ante ella apareció un gato negro, delgado y estilizado, esperando sentado pacientemente. Tenía tres ojos clavados fijamente en los dos de la mujer, que seguía medio tumbada en su cómodísimo sillón astral.
-Sígueme.- Le dijo con una voz que sonaba como muchos susurros a la vez.
-Eres una bruja?- preguntó Aya a la chica al ver al gato.- Qué clasicas que sois!
Frente a ellos, una espiral se abrió como si de un remolino en el agua se tratase y todo a su alrededor se curvó y distorsionó.
El gato se adentró en ella y Aya, tranquila, lo siguió. La voz seguía sonando en la lejanía mientras una multitud de colores iridiscentes se los tragaba.
-Deja que el Egregor te muestre el camino. Confía en él. Confía en mí. Las brujas no somos todas tan malas...Algunas sabemos sacar provecho de las circunstancias favorables sin dañar a nadie. Y, ahora mismo, esto es lo más provechoso para todos.
Entraron en un túnel de luces que giraban sin cesar , el gato delante, la abuela siguiéndole los talones.
-A dónde me llevas, gato?- preguntó esta.
-Al lugar donde se guardan los misterios.
-Vamos a Akesha?
-Así es.- respondió el egregor, conciso.
-Habedlo dicho antes! Sé llegar perfectamente.
-No es tu Akesha. No es el Akesha blanco donde todos los milagros son recogidos. Aquí se obtienen otra clase de conocimientos.
-Qué me cuentas, gato?!- exclamó horrorizada- Esta vieja no va a pisar ni un sólo adoquín de la Ciudadela Negra. Tenlo por seguro.
-Es allí dónde encontrarás el saber necesario, Aya. Tu tercer ojo no estará verdaderamente abierto hasta que equilibres la dualidad.
-De verdad crees que yo, una Praesidium, voy a querer aprender a matar?
-De verdad creo que tú, - y se giró para mirarla fijamente con sus tres ojos enormes, azules y cristalinos.- Praesidia del prado, tendrás que saber cómo defenderte pues grandes horrores esperan a que cruces sus puertas y entres en sus casas para caer directamente sobre tí. Por mucho que tú respetes la vida, nadie va a respetar la tuya.
-No será hoy el día en que, despues de siglos esquivando la Mano Negra , me convierta en una bruja! No hay necesidad de ello ni la habrá! - Estaba perdiendo el control de sus emociones y una rabia intensa le recorría el cuerpo de pies a cabeza.- No señor! No cambiaré mi rama de olivo por el Cónico.
Y sintió cómo el cordón de plata, que une nuestro cuerpo con la conciencia cuando uno hace un viaje a los planos superiores, tiraba de ella ansiosamente, arrastrándola a traves de planos y planos, mezclados en una amalgama de imágenes intermitentes y fugaces, hasta arrojarla de nuevo bruscamente dentro de su cascarón.







El suelo era de metal y estaba plagado de miles de cubos metálicos apilados. Era todo lo que podía ver en sus entumecidos y secos ojos que ya llevaban bastante rato abiertos debido a su parálisis.
Iba volando, suspendida por un campo de gravedad proporcionado por la cápsula que llevaba clavada en la nuca, siguiéndo a toda velocidad al general, que volaba en su traje de metal, sobre la ciudad de Sevsha y sintió el hedor caliente que desprendía y vió claramente como el color de la energía era totalmente distinto al que estaba acostumbrada a ver. Se percató de que el flujo vital era turbio y parecido al fango. Jamás había visto tal densidad en algo etérico. El flujo vital que ella observaba alrededor de las flores, en los toros del prado, en el río, era cristalino y brillante, lleno de vida. Y este sin embargo solo transportaba muerte y dolor.
Agudizó la vista todo lo que pudo y se arrepintió de haberlo hecho. Pasaban sobre un cúmulo de cubículos por donde transitaba mucha gente, todos inmersos en una realidad virtual, reproducida dentro de sus cerebros, siguiendo las instrucciones que allí les daban, sin cuestionarlas.
Gira a la izquierda, allá iban. A la derecha, allí giraban. Parecían hormigas, todos sincronizados, subiendo y bajando de vehículos, pasando unos al lado de otros sin chocarse aún cuando ni se miraban a la cara. Algunos reían sólos. Otros lloraban en alguna esquina. Nada parecía tener sentido pues para Aya , un ser humano cien por cien, sin ningún tipo de implante, era imposible percatarse de la realidad ficticia en la que estos caminaban. Ni si quiera la podía imaginar.
Comenzaron a sobrevolar una amplia avenida, muchísimo más lujosa que el resto de la ciudad, y el escuadron empezó a aminorar la velocidad. Estaba llegando al panal de sus avispas captoras y ahora tendría que conocer a su reina.
Quién sería la bruja y para qué querría darme la llave del Lore Occultus?” se preguntaba “

Print this item

  Reto Sep19: La Ofrenda de Muertos
Posted by: Joker - 17/09/2019 12:48 PM - Forum: Retos Mensuales - No Replies

Reto Sep19: La Ofrenda de Muertos

Ha llegado la hora del crepúsculo… El rústico cuarto de paja y adobe se encontraba solo, apartado del resto de la casa, como si así quisiera respetar la lejana memoria de los difuntos.
La suave penumbra se hizo presente y la luz, que cada vez se tornó más débil, aleteó cuan grácil mariposa en la oscuridad del interior de aquella solitaria habitación.
Un rayo de luz entró al recinto y pareció luchar contra la sombra fugaz y agazapada de algo que se escondía entre los murmullos de lejanos recuerdos, haciendo brillar en unos leves chispazos, los pétalos anaranjados de las flores de cempasúchil.
Cristo se afila, en un raro contraste de luces y de sombras, y se hizo grande sobre la pared, al ritmo de la lucecita llorona y bamboleante de la veladora que a lo lejos apenas si se deja ver.
La corona de espinas que él tenía en su cabeza, hizo que mi mente vagara veloz hacia el cementerio, donde las zarzas y los zacatones secos que mueve el viento provocan un leve ruido que interrumpe la paz de los muertos.
Todo era silencio y la enorme mesa se levantaba en forma imponente ante mí.
Suspiré al detectar en mi nariz el tenue olor de las flores de jacinto y de cempasúchil. El olor dulce de las guayabas que estaban en la ofrenda, llevó mis pensamientos a mi niñez, cuando mi boca saboreaba y se deleitaba entre juegos y risas, con el néctar de esa granulosa fruta.
Miré cómo se abría la piel porosa de una naranja que está del otro lado del plato con la ofrenda de pan y canela, muy cerca donde está el vaso de agua. Una hormiga se deleitó con una pequeña gota de miel que sobresalió de la cáscara.
Mi abuelo entró silencioso al recinto llevando el sahumerio con el incienso que va a dedicar a todos los muertos. Lo puso al lado de los retratos y el olor fragante inundó el ambiente.
Trajo otra veladora y la colocó entre la ofrenda.
La luz levantó largas y delgadas sombras de las cosas que hay en la mesa. El incensario desprendió varias tiras de humo de copal, para que los difuntos se guiaran y entraran al hogar de mi familia, donde van a ser bienvenidos y venerados.
Discretamente abandonó el lugar y yo me volví a quedar solo, sentado en aquel rinconcito en el que había estado por horas contemplando la ofrenda.
Estoy aquí, sumido en mis recuerdos desde que todavía había luz del día hasta éste momento en que las sombras ya me han envuelto.
Solo me alumbran las velas lloronas…
El suave olor a chocolate con leche llegó hasta mi nariz. Mi abuela entró al cuarto y colocó su rica y aromática ofrenda ante las fotos de dos o tres bebés que no tienen nombre porque se fueron al cielo.
En sus ojos se asomó una lágrima. Se escurrió en su rostro hasta ser absorbida por una arruga de su seca mejilla. Un leve suspiro simuló el dolor que ella sintió al recordar a sus angelitos.
La abuela salió con pasos entrecortados, lentos, y su espalda encorvada parecía cargar con el peso de ya muchos años.
Momentos después, mi sobrina Sandra entró al cuarto vistiendo su vestido blanco y estaba descalza. Colocó un platito con sal en la ofrenda.
Una vez que la niña se persignó, salió tan rápido como había entrado.
Yo estaba muy absorto en mis pensamientos, y de pronto sentí la mirada de mi tía Esperanza, quien me sonreía con sus labios rojos que la caracterizan, como si acabara de saborear una tuna colorada.
No me despegaba la vista de encima en un raro sincretismo entre la vida y la muerte, entre lo real y lo irreal. Sus pestañas largas, me siguieron aunque su cara estaba atrapada en el cartón de la fotografía.
La hormiga dejó la naranja. Se encontraba sobre el pan de muerto, tratando de robarle unos granitos al azúcar.
El ambiente se inundó con el zumbido de una mosca verde que volaba sobre los plátanos maduros de la ofrenda. Dio dos giros alrededor de ellos y de pronto se hundió en el dulce de camote.
Con una ramita, la quité del dulce y la arrojé al exterior, por la puerta abierta. Regresé a mi rincón y miré los jarros con pulque, que estaban al lado de la botella de tequila.
Todo estaba bien acomodado en la mesa de la ofrenda… La sal de la pureza, el plato con mole y pollo que le gustaba a la tía Enriqueta, los cigarros ‘Faros’ que fumaba el tío Alfonso, el tequila que bebía el compadre Nicolás, los pastes de Morelia que saboreaba la prima Inés…
Todo lo que le gustaba a los difuntos estaba bien dispuesto en la mesa. Estábamos en la víspera del Día de Muertos y en todas las casas se habían hecho los preparativos para recibirlos.
Con el calor adormecedor de la tarde, el pulque de los jarros se fermentó todavía más, y se empezó a derramar un poco.
Esto hizo que me acordara de los licuados de papaya que hacía mi tía Juana, cuando vivía…
La noche había llegado. Mis ojos ya estaban acostumbrados a las penumbras que daban las dos velas lloronas. Todavía alcancé a ver una arruga que estaba sobre el mantel y con la mano la alisé.
Una leve ráfaga del viento perturbó las luces de las veladoras. El lengüeteo de las flamas parecían unos danzantes que giraban teniendo como fondo a la oscuridad.
Con los miembros entumidos y algo adoloridos por estar agazapado en un rincón, comencé a caer en un leve sopor que me fue llevando más y más a la inconsciencia y empecé a dormitar un poco.
Entre sueños, abrí los ojos y escuché unas voces que se entrecruzaron casi en secreto. En la penumbra comencé a ver algunas sombras que se movían y yo pensé que quizás se trataba de mis abuelos y algunos familiares que habían entrado a ver la ofrenda.
Me quedé inmóvil, todavía me encontraba en un estado intermedio entre el sueño y la vigilia. Pensé que si me quedaba quieto, no notarían mi presencia y pronto me volverían a dejar solo.
Mis ojos parecían estar llenos de plomo, ya que me costaba trabajo abrirlos… ¡De pronto escuché la risa de la tía Esperanza!
La tía Enriqueta le comentó a mi tío Alfonso que el mole estaba delicioso. A mi nariz llegó el olor del humo de los cigarros ‘Faros’ y mi mente se dio cuenta de una inquietante realidad.
Pero me sentía tan cansado que seguí ahí, en un estado intermedio de sueño, pero con los sentidos muy alerta.
La prima Inés comentó acerca de lo hermosas que se veían las flores de cempazúchil y el compadre Nicolás le ofreció un tequila a la tía Juana quien se negó amablemente.
Todo sucedió muy rápido... Varias figuras se disolvían en el aire, entre colores y los sonidos de las cosas.
Quedé envuelto entre fugaces sombras, leves ruidos, vientos, vibraciones que hacían rechinar la puerta de madera seca y apretada que enseñaba sus partiduras como si guardara el sol de todos los años.
El aroma del copal inundó mis pulmones y todo mi ser. Los párpados me pesaron, y cuando los cerré vi una serie de figuras del color de los vidrios de la iglesia, que refulgen como un calidoscopio.
En mi sopor me sentí como si estuviera flotando y de pronto, escuché a mi tío Alfonso que decía con voz fuerte… ‘¡Vámonos!’.
Hice un esfuerzo para tratar de ver a los difuntos pero solo alcanzo a distinguir desde la puerta abierta, los pastizales secos y marchitos y la Luna llena que brillaba como la perla que tenía el collar de mi tía Juana…
Sentí como que me envolvía un remolino…
En mi poca lucidez que todavía tenía, antes de caer en el sueño más profundo, me escuché a mí mismo que preguntaba: ‘¿A dónde van todas las almas cuando nos dejan y nos llenan de soledad?’.
Ya no supe más de mí pues mis ojos se cerraron y la inconsciencia me envolvió… Todavía alcancé a ver cómo la débil llama de una vela llorona alcanzó a alumbrar la ofrenda de los tejocotes en dulce.
Me quedé solo, y agazapado en mi rincón y ya inconsciente, pronto me envolvieron las sombras…

Print this item

  ¿Privacidad?, ¿y eso que es?
Posted by: Duncan Idaho - 15/09/2019 05:56 PM - Forum: Fuera de tema - No Replies

Si me das tu número de teléfono es probable que ni imagines lo que puedo averiguar sobre ti

A finales de 2017 estaba viendo la fenomenal 'Arrival' un sábado por la noche en casa cuando un número de teléfono desconocido me llamó al móvil. Por mi trabajo suelo usar mucho el teléfono con números que no tengo agendados, pero recibir una llamada de uno un sábado a medianoche era muy raro. Respondí y escuché la voz de una chica, la conversación fue tal que así:

¿Quién es?
Hola, ¿eres Javi?
...sí. ¿Quién eres tú?
Soy una chica que te sigue en redes, y bueno, me pareces muy mono y he conseguido tu teléfono. Te llamo porque me gustaría quedar contigo.
Ya, claro. Ahora dime quién eres de verdad.
Te estoy diciendo la verdad.
Tendré suerte si no te llamas Kingsley y esto es una estafa nigeriana. ¿Me vas a decir quién eres y quién te envía para gastarme la broma?
Que te estoy diciendo la verdad.
Ahí colgué y pensé "ya me enteraré de quién está detrás de la broma". No pasaron ni cinco minutos y me llamó otro número desconocido diferente. Esta vez, con la voz de un chico.

¿Quién es?
¿Eres Javi?
Sí, ¿y tú quién eres?
Soy uno que te sigue en redes porque eres un crack y me interesa mucho Apple y eso.
Ya, venga, ¿me vais a decir quién os está diciendo que me gastéis esta broma?
Que es verdad, tío.
Volví a colgar. Acto seguido agregué ambos números a mi agenda para ver sus fotos de perfil en WhatsApp. Las de ambos se mostraban: una chica rubia, un chico moreno. Ambos desconocidos para mí. Ya mosqueado, paré 'Arrival' -algo de lo que no me enorgullezco- y abrí el ordenador para continuar investigando.

Busqué el teléfono de la chica en Facebook, pero no hubo resultados. Sí lo hubo con el del chico, que me llevó a un perfil concreto, de alguien valenciano, paisano mío. En su lista de amigos, visible para mí, encontré a Inés (nombre modificado), una amiga mía de toda la vida. Supuse que ella era la instigadora. También encontré a una chica rubia muy parecida a la de la foto de perfil de WhatsApp. Al ampliar vi que era ella, así que ya tenía las identidades de ambos.

Una broma telefónica recibida en 2017 me sirvió para encontrar multitud de información personal de los dos bromistas únicamente a partir de sus números de teléfono
Con ellas anotadas, empecé a indagar todo lo que pude. Él tenía bastante información pública, incluyendo su puesto de trabajo actual o estados que dejaban intuir su ideología política. También tenía en abierto su correo electrónico, y buscándolo en Google quitándole el dominio aparecían mensajes suyos de hacía años en un foro.

De la chica había algo menos de información (en una búsqueda de apenas unos minutos), pero seguía siendo más que suficiente: no solo sabía su nombre, también sabía dónde había ido de vacaciones en los últimos años, cuáles eran sus relaciones anteriores, y bastante más información personal que seguro que no quería compartir con un desconocido como yo.

La historia terminó devolviéndoles la llamada y contándoles que sabía perfectamente quiénes eran, dónde trabajaban y varios detalles de su vida personal. Me despedí con un "os pongo un 5 en la idea, un 6 en la ejecución y un 0 en la elección de la víctima. Y un abrazo a Inés, que imagino que está con vosotros". Unas semanas después me encontré con Inés y me explicó lo que ocurrió aquella noche, y que todos los presentes alucinaron. De paso, obtuvieron una valiosa lección sobre privacidad.

Experimento 2019

En Xataka hemos querido hacer un experimento en esta misma línea, y en pleno 2019. Lo del año es importante porque la GDPR que entró en vigor en mayo de 2018 puso fin a algunas posibilidades interesantes para el stalker promedio, como encontrar el perfil de Facebook de una persona buscando su número de teléfono.

Una compañera (gracias, Alesya) me ha facilitado cuatro números de teléfono de empleados de Webedia, el grupo matriz de Xataka. Solo sé que son cuatro números de cuatro perfiles distintos de personas en cuanto a edad, género y nivel de presencia digital, digamos. El objetivo es ver cuánto podría averiguar de esas personas únicamente con su número de teléfono. Empieza la pesadilla de la privacidad.

Sujeto 1

El sujeto 1 no tiene una foto de perfil en WhatsApp visible por alguien a quien no tiene guardado en su agenda, así que nada que hacer aquí. Acudo a Telegram y ahí sí muestra una foto de perfil, la de un varón de unos cuarenta años, moreno, con ojos marrones y con barba de tres días. Podría ser cualquier español de entre los dos millones que encajan en esa descripción, pero es que además también figura su alias: @alias1 (modificado para preservar su privacidad).

Una búsqueda en Google de ese alias y empiezan a aparecer perfiles en algunos foros. En alguno, como en uno sobre videojuegos, aparece que es de A Coruña (aunque ahora vive en Madrid) y se llama Álex. Busco "Álex @alias1" en Google y aparece su nombre completo, Álex Ferrero, en varias cuentas de redes sociales. Sus fotos de perfil encajan con la de Telegram. Ya no hay dudas.

Seguimos rascando información y conseguimos acceder, entre otros, a:

Su lista de 626 amigos en Facebook.
Sus cuentas en redes como Facebook, Twitter, Instagram, Medium, LinkedIn... Con fotos de la última década.
Sus más de 300 valoraciones en FilmAffinity (le disgustó 'Flubber' -2- pero le entusiasmó 'La Venganza de los Sith' -10-, además de ser un gran fan de 'Las Chicas de Oro' -10-).
Su perfil en una aplicación de citas, con varias fotos suyas que no encontramos en sus otros perfiles.
Su historial de comentarios en varios foros sobre videojuegos y juegos de mesa.
Su puesto de trabajo actual y anteriores.
Algún proyecto de crowdfunding al que ha dado su apoyo.
Una entrevista que le hicieron hace años.
Gracias a una búsqueda profunda en su perfil de Twitter, el barrio en el que vive.
¡Su participación en un programa de Saber y Ganar de la década de los 2000!
La valoración de 48 videojuegos jugados por Álex.

Sujetos 2 y 3

La sujeto 2 es un ejemplo en cuanto a gestión de la presencia online para preservar la privacidad. O al menos, partiendo del teléfono y atendiendo a la información disponible a partir de esta información.

No tener un alias que nos vincule en Telegram ni estados de WhatsApp que deriven a perfiles sociales nuestros son aliados de la privacidad

En WhatsApp podemos ver su foto de perfil: es una mujer, presumiblemente, que sale junto a sus dos hijos en un viaje. Su estado es un fragmento de una canción, nada que le vincule a su persona. No tiene perfil en Telegram y no hay rastro de su número en Google.

Lo mismo ocurre con el sujeto 3: ni siquiera tiene fotos de perfil ni estados visibles, ni cuenta en Telegram. Tampoco en servicios similares, como Signal, ni tiene una huella en Google. Parece imposible llegar a ningún tipo de información personal sobre el propietario de este número.

Luego podemos saber, tras desistir, que estos números son de dos mujeres, una de treinta años y otra de algo más de cuarenta, como sugería su foto. La primera tiene una presencia bastante grande en redes sociales, la segunda mucho más reducida.


Sujeto 4

El sujeto 4 tiene un perfil similar al 1. En WhatsApp vemos una foto de una pareja joven, en su veintena, en la playa. Chico y chica. No sabemos cuál de los dos será. En Telegram nos queda claro que es el chico, y además muestra su nombre y apellido en el alias.

Una búsqueda en Google y empieza la fiesta. Es nuestro compañero del departamento de Vídeo, Dani Esplá. A partir de su nombre podemos sacar:

Su canal de YouTube sobre vídeos de tecnología y lifestyle.
Su puesto de trabajo y empresa actual.
Sus anteriores puestos de trabajo.
Su nombre y apellidos de pila (no son exactamente "Daniel Esplá").
Su formación académica (curiosamente, universitaria y sin relación con el vídeo ni la comunicación).
Su lista de 231 amigos en Facebook.
Curiosamente, su equipo de hardware para la grabación de vídeo.
Las personalidades y páginas de Facebook que ha marcado con un "me gusta".


Estos son algunos ejemplos de lo que puede conseguir a partir de un simple número de teléfono y sin entrar en crackeos ni ataques propios de alguien con altos conocimientos técnicos: todo ha sido fruto de unas búsquedas como las que puede hacer cualquier persona.

Paradójicamente, el nick de Telegram, pensado por motivos de privacidad, ha sido la vía de acceso a una gran cantidad de información personal de alguien a partir de su número.
En los dos casos más "exitosos" del experimento, el nick de Telegram ha sido la vía de entrada a una gran cantidad de información. Paradójicamente, Telegram introdujo la posibilidad de tener un alias por cuestiones de privacidad, para posibilitar conversaciones con otros sin tener que dar nuestro número de teléfono.

La elección de un alias con el que ya se tiene un largo historial online, y que además está vinculado a nuestro nombre real (sujeto 1) o que directamente es nuestro nombre y apellido (sujeto 2) puede propiciar el que hallen mucha información sobre nosotros a partir de nuestro número. La solución, tener un alias inédito para nosotros que sirva de cortafuegos.

Los casos en los que más se ha protegido la privacidad no permiten que nadie que no esté en su agenda pueda ver sus fotos de perfil o sus estados. O en todo caso, no tienen nada que les vincule a entornos con su nombre y apellidos (como lo de poner el usuario de Instagram en el estado de WhatsApp, por ejemplo).

Y tenemos suerte de ser europeos en este sentido. La GDPR nos ha protegido de prácticas como la de encontrarnos en Facebook o Instagram a partir de nuestro número de teléfono, algo que allanaba el camino. En Estados Unidos, más laxos con esta cuestión, hay historias dignas de pesadilla, como la de un redactor de The New York Times (https://www.nytimes.com/2019/08/15/techn...-have.html)  a quien a partir de su número de teléfono sacaron su dirección postal, su historial impositivo, y un largo etcétera únicamente con una web que provee esta información a cambio de cinco dólares.

En Europa no tenemos esta amenaza, pero seguimos encadenados al peligro que subyace en la cantidad de información que vamos dejando, a veces de forma inconsciente y otras veces basada en la vanidad, durante años en distintos rincones de Internet. Como lo de cascar un 10 a 'La Venganza de los Sith' en 2005 que sigue siendo visible en 2019.


Fuente: Xataka

Print this item

  Dibujante fantasma: El negro de Ibáñez
Posted by: Duncan Idaho - 13/09/2019 08:47 PM - Forum: Fuera de tema - No Replies


La entrevista borrada al 'negro' de Ibáñez que nos recuerda los problemas de autoría en el cómic en España


El bocata de Nocilla, la raspadura en la rodilla y el Mortadelo. El dúo más famoso de la historia del tebeo español ha criado a, por lo menos, dos generaciones de españoles en el humor quintaesencialmente patrio, y sus aventuras han dejado una huella emocional ineludible. Su creador es, además, uno de los pocos autores dentro de nuestras fronteras que puede ir con la cabeza alta en cuanto a sus ventas. No todo el mundo es capaz de elaborar personajes tan carismáticos como para poder seguir sacando tomos 60 años después.

En fin, que a Ibáñez no se le discute.

Pero, como han dicho estos días en redes sociales los aficionados al medio a raíz del asunto que nos concierne, los “negros” de Ibáñez son el secreto a voces peor guardado de la industria. Juan Manuel Muñoz ha sido y es uno de ellos, el entintador de Mortadelo y Filemón, que se sigue editando en Ediciones B. Canino, un medio cultural, publicó hace dos semanas una entrevista a este creador en la sombra. El artículo tuvo considerable éxito en las redes, en parte porque profesionales del noveno arte quisieron difundir esa realidad que comparten muchos trabajadores anónimos y también porque muchos lectores de Mortadelos desconocían esta coautoría ocultada durante décadas.


Quote:@Dandastur
Lo que dice el negro de Ibañez aquí es muy jevi, ¿no? "Me da unos garabatos y yo los redibujo quitando los errores de continuidad, porque el señor está gagá y no se acuerda de lo que hizo hace dos viñetas."

https://t.co/dcoNrddiRd

11:51 - 13 sept. 2018

Días después, Canino hace público que se ha retirado la entrevista de la web por petición del entrevistado, es decir, por el propio Juan Manuel Muñoz. Pese a las especulaciones de los usuarios de las redes sociales, desde Canino nos confirman que el gesto ha nacido directamente del entintador. Teme que sus palabras hayan sido demasiado duras.

Quote:@caninomag
Por razones ajenas a nuestra voluntad, nos hemos visto obligados a retirar la entrevista con Juan Manuel Muñoz, entintador de Mortadelo, de la web. Perdonad las molestias.

3:43 - 18 sept. 2018

Pero lo que contó Juan Manuel Muñoz, en realidad, no tenía nada de raro. En la entrevista, que ya no se puede consultar, no se ponía en duda la creatividad y autoría del maestro barcelonés, cuyo proceso de trabajo actual es la realización de guiones y borradores por parte de Ibáñez mientras Muñoz se encarga del perfilado y entintado (aunque en algunos momentos puntuales también haya realizado él mismo otras tareas).

El problema, como se desprendía de la entrevista, son las reticencias a lo largo de esos 35 años de colaboración estrecha por parte de Ibáñez de visibilizar la mano del dibujante. Su firma no está en ni uno sólo de todos esos volúmenes a los que ha dedicado su vida profesional. No es sólo cuestión de royalties, sino, también, de reconocimiento artístico.

Pero esto no es ningún escándalo. En Todo el Colodrillo publicaba en 2010 una cronología de los apócrifos e inspiraciones de Ibáñez. En resumen, las siguientes cuestiones:

Los plagios franceses

Son relativamente conocidos los plagios e inspiraciones del español de Franquin, el creador de Spirou y Fantasio, el Marsupilami o Tomás el Gafe.

Tinta

Esto es consecuencia del modelo de trabajo de la casa Bruguera, que imponía plazos de entrega absolutamente agotadores a sus historietistas e incluso de la imposición de los jefes de copiar estilo y personajes del cómic que estuviese funcionando fuera de España, y que, para cuando le tocó a Ibáñez, éste fue el franco-belga. Muchos de los autores de esta época imitaban o calcaban de vez en cuando (Sacarino no es más que una variación de Tomás el Gafe), y por si hubiera dudas, el propio Franquin pareció tomárselo con deportividad.

Y los equipos de realizadores fantasma

Pero hace mucho que no estamos en los años 70, como también hace tiempo que terminó el reinado de Bruguera. Ibáñez, que se independizó de la casa y consiguió recuperar a sus personajes más populares a través de Ediciones B, casa bajo la que sigue publicando sus Mortadelos. En estos años, y en parte justificado por la prolijidad que permitía la demanda de los lectores, Ibáñez ha necesitado equipos de personas para cumplir los plazos de publicación de todos los personajes de su universo.


Desde 1973 y hasta 1984, aún con Bruguera, estuvo el Estudio Sanchís. Desde 1985 y por tres años, el Bruguera Equip. dentro de Bruguera y los colaboradores de Ibáñez para sus proyectos propios. En 1988 arranca su etapa con Ediciones B y nacerá lo que se llamó como el Equipo B., herederos realmente del Bruguera Equip. 40 años y un reguero de nombres entre los que destacan Anna Maria Palé, agente literaria de Ibáñez, y Juan Manuel Muñoz, su más longevo colaborador y el que continúa haciéndose cargo de ciertas facetas, como hemos visto.

Desde 1969 Mortadelo y Filemón han pasado por más de 500 álbumes publicados, más de 200 de ellos son “historias largas”. Por comparar, Asterix, que también sigue en activo, va por el número 35. La industria cultural de nuestro país siempre ha sido bastante precaria, así que, cuando decenas de miles de niños demostraron su interés por las peripecias de los peores agentes de la T.I.A. las editoriales se volcaron en poner todos los medios posibles por mantener semanalmente viva la franquicia, aunque ello haya supuesto publicar historias mediocres, plagiar o explotar a terceros. Pero, y como decía Juan Manuel Muñoz en el post de Canino ahora desaparecido:

Quote:Por motivos que no acabo de comprender, siempre me ha mantenido en la sombra. No ha sido fácil para mí escucharle una y otra vez negar mi existencia. Quizás cree que decir públicamente que tiene un ayudante desde hace más de 35 años lo desmerece como creador. Es posible que algún día justifique la injusticia que ha cometido conmigo, que he dedicado prácticamente toda mi vida profesional a sus personajes. Y por supuesto las editoriales han tenido su parte de responsabilidad en este ocultamiento, intuyo que para no contrariar a Ibáñez.

La hora del reconocimiento

Si el post se ha borrado por voluntad del entrevistado, no hay ningún problema. Si hubiese sido un movimiento suscitado por presiones de Ibáñez o de la editorial, no habría sido la mejor de las decisiones, ya que pasajes de la entrevista han circulado estos días gracias al efecto Streisand. Pero más interesante aún ha sido el debate suscitado. El periodista de cómics Álvaro Pons dedicaba un extenso hilo a decenas de “ayudantes” o “asistentes” de gigantes del cómic (Will Eisner, Bob Kane o Akira Toriyama o Hergé) invisibilizados.


Pons También explicaba cómo el sistema de estudio de autor (al modo de talleres que tenía, por ejemplo, Miguel Ángel) ha sido una práctica habitual durante décadas, pero que tanto en Japón como en Estados Unidos bastantes estudios y autores han promovido la correcta acreditación de guionistas, entintadores, coloristas y demás facetas en un proceso de trabajo que, muchas más veces de las que pensamos, es compartido entre varios. Aunque no aparezca en los créditos de Mortadelo y Filemón, al menos unos cuantos sabremos reconocer ahora la aportación de Juan Manuel Muñoz.

Print this item

  La Rosa Deshojada
Posted by: Bicerofonte - 10/09/2019 03:07 PM - Forum: Tus historias - No Replies

LA ROSA DESHOJADA
La rosa roja temblaba en sus manos. El corazón de Felipe latía aceleradamente ya que estaba a punto de encontrarse con Minerva, la agraciada muchacha de ojos azules y serenos que le había robado sus sentimientos y todo su amor…

Dio vuelta a la izquierda y después de recorrer la alta barda, entró por la enorme puerta abierta de par en par. Salpicó su rosa con agua que goteaba de un grifo para simular que estaba impregnada con el rocío de la mañana.
Esa flor fue la única que pudo comprar al precio de la única moneda que llevaba en el bolsillo. Estaba un poco marchita y sus pétalos amenazaban con caerse muy pronto, pero el trozo de celofán con el que la rodeó y el moño que desprendió de una caja de regalo que estaba en la basura, le dieron un aspecto más que presentable.

Apresuró sus pasos por la vereda, la cual estaba bordeada por las estructuras de mármol y de granito pintado de blanco. El olor de las flores revoloteó hacia su nariz.
Tan fácil que sería cortar unas cuantas, ya sea margaritas, gladiolas o crisantemos, pero para él lo más valioso era su rosa, su flor tan especial que le costó la última moneda que tenía.
Con la ansiedad reflejada en su rostro, miró hacia donde su amada lo esperaba. Se arrodilló ante ella en profunda reverencia, adorándola, amándola, venerándola con todo su corazón.

Sintió el suave y sutil perfume de Minerva... Su Minerva... Entrecerró los ojos y su alma probó las mieles de esos besos, el néctar dulzón de ese cariño que se derramaba gota a gota.
En un suave remolino de ilusión, de placer embriagador, sintió sus caricias y sus oídos se deleitaron con los suaves susurros que esa boca de fresa le prodigaba diciéndole que era solo suya, y que su amor sobrepasaba hasta los límites de la muerte.

Pasó el tiempo en un idilio delicioso, en el cual ambos se dijeron cuanto se querían, que estarían juntos hasta la eternidad, teniendo como mudo testigo de ese romance, la rosa roja que temblaba y que amenazaba con deshojarse.
Pronto, el atardecer dio paso al crepúsculo.

Los rayos rojos y amarillos de la puesta del sol anunciaban que la llegada de la noche era inminente.
Felipe estaba de rodillas ante ella. Derramó su alma llena de amor y sus manos se aferraban a los bordes de granito blanco cuando de pronto una mano lo despertó de su estupor.
Levantó la mirada y vio a un hombre de avanzada edad que le dijo:
- ¡Vamos, amigo, usted es el último en estar todavía aquí! ¡Ya vamos a cerrar el cementerio!

Sin decir una sola palabra, se incorporó pesadamente, aturdido por regresar a la realidad.
Se enjugó las lágrimas y caminó lentamente hacia donde había entrado.
Las sombras envolvieron la silueta de ese hombre derrotado, cabizbajo, melancólico, hasta que se perdió en la lejanía, mientras que en una solitaria tumba, en la polvosa lápida se podía leer:
‘Minerva Álvarez. Nació el 13 de mayo de 1978, murió el 29 de octubre del 2012. El Señor se apiade de su alma’.
El viento frío sacudió aquél lugar mientras que la rosa roja, la cual quedó sobre la lápida, cansada de resistir, sucumbió y quedó ahí, totalmente deshojada...

Print this item

  La Sombra Pegajosa
Posted by: Bicerofonte - 10/09/2019 03:05 PM - Forum: Tus historias - No Replies

He aquí otro relato de Ciencia Ficción que escribí...


LA SOMBRA PEGAJOSA
La espesa neblina cubrió todo al ras del suelo. Él estaba aterrado… ¡Aquella sombra lo estaba persiguiendo! La soledad de la noche y las calles vacías no le dieron seguridad alguna… Al voltear, vio horrorizado cómo la sombra pegajosa se le vino encima, como un pulpo, y lo empezó a envolver. ¡No pudo escapar! ¡Ya era demasiado tarde!...

Andrew caminaba por las calles vacías y solitarias. Hacía frío y una espesa neblina lo rodeaba. Apresuró sus pasos para llegar pronto a su casa, pues la medianoche ya estaba muy cerca.
Una ráfaga luminosa cruzó el horizonte rompiendo la negrura del cielo. De pronto un fuerte destello iluminó por unos instantes la lejanía y se escuchó una explosión.
Muy intrigado ante ése hecho tan extraño, caminó calle tras calle hacia el punto donde había caído lo que al parecer era un meteorito.
Sus pasos resonaron en el pavimento, rompiendo el silencio de la noche, donde ni un alma se podía ver en las cercanías. Salió por la última calle de la ciudad y ante él estaba un espeso bosque.
A lo lejos se divisaba un leve resplandor, entre los grandes matorrales y los árboles. Sigilosamente Andrew se fue acercando hasta un claro del bosque y en el ambiente había un raro olor a un tipo de combustible que no alcanzó a definir.

Lo que vio lo dejó pasmado. Una nave ovoidal había caído y yacía semienterrada entre el pasto. ¡Era un OVNI que se había accidentado y su centro brillaba con una luz ocre que parpadeaba!
No habían rastros de seres extraterrestres cerca de ahí y todo se encontraba envuelto en un misterioso silencio…
Se quedó por unos momentos inmóvil, observando cómo la luz ocre se fue apagando lentamente. La bruma siguió envolviendo el ambiente y solo la Luna alumbraba aquel lugar.
Con el rabillo del ojo percibió un movimiento que lo hizo voltear rápidamente. No había nada, solo las sombras de los matorrales y de los árboles que lo rodeaban.
De pronto notó otro movimiento, ahora a su derecha. Volteó y tampoco vio nada. Solo sombras y la neblina que se movía lentamente. Su corazón latió aceleradamente y su cuerpo se puso muy alerta.
Un escalofrío recorrió su columna vertebral y todos los vellos de su piel se le erizaron. ‘Algo’ negro que estaba en el suelo se movió y esto le hizo dar un salto… ¡Solo vio su propia sombra!
Andrew comprendió que tenía los nervios alterados por todo lo que estaba viviendo. Decidió alejarse del lugar.

Pensaba regresar al día siguiente, ya con calma y con algunos amigos para ver al OVNI que se había estrellado.
Caminó hacia la entrada de la ciudad y con el rabillo del ojo notó que ‘alguien’ lo estaba siguiendo. Apresuró sus pasos y pronto llegó a las calles solitarias y cubiertas de niebla.
De reojo alcanzó a ver que lo que se deslizaba atrás de él, al parecer era… ¡Su propia sombra! ¡Eso era algo ridículo, inconcebible, pero real! ¡Su sombra, o lo que él creía que lo era, lo empezó a acosar y amenazaba con alcanzarlo!
No había nadie a quien pedirle ayuda… Comenzó a correr y la sombra lo siguió más rápido. Su corazón estaba a punto de salírsele del pecho por el pavor que sentía. La sombra, como si fuera algo líquido y pegajoso, empezó a envolverle los talones y las pantorrillas.
Esa sensación viscosa y fría le hizo pegar un grito. Al voltear, vio horrorizado cómo la sombra pegajosa se hizo muy grande y se le vino encima, como un enorme pulpo, y lo empezó a envolver.
¡No pudo escapar! ¡Ya era demasiado tarde! Aquella sombra lo envolvió completamente, de pies a cabeza, y lo empezó a disolver. Lo había tragado y el cuerpo material de Andrew se convirtió en una pasta pegajosa, un líquido negro, semejante a la sombra que lo había devorado.

Lo curioso era que él no murió ahí mismo… ¡Seguía vivo y totalmente consciente!
En realidad la supuesta ‘sombra’ no era tal. Se trataba de un ser extraterrestre proveniente de la nave que se había estrellado. Su misión era crear seres idénticos a él para así conquistar la Tierra.
Para ello necesitaba alcanzar, envolver y ‘tragarse’ a seres humanos como Andrew, para alterar su metabolismo biológico y convertirlos en sombras pegajosas.
¡Andrew ya era uno de ellos! La sombra se lo llevó a lo más espeso del bosque. En estos momentos se encuentra acechando entre los árboles, los matorrales, y la niebla…
¡Está esperando a algún desprevenido que se acerque al lugar para seguirlo, para perseguirlo, y finalmente para ‘tragarlo’, y de esta manera convertirlo en otro miembro más de la Gran Invasión Alienígena!...

Print this item

  El Par de Esmeraldas
Posted by: Bicerofonte - 10/09/2019 03:00 PM - Forum: Tus historias - Replies (8)

Me encanta escribir breves relatos de Ciencia Ficción.
Este es el primero que subo al Foro. Espero que les guste...


EL PAR DE ESMERALDAS

“¡Usted tiene qué encontrar ese par de esmeraldas, ya que de no ser así, mi padre nunca va a nacer, y por lo tanto yo no tendré razón de ser! ¡Si usted no encuentra las gemas, profesor, me disolveré en el tiempo y de mí no quedará ni el recuerdo!”…

El profesor Anthony Austin dormía plácidamente en su cama cuando lo despertó el insistente sonar del timbre de la puerta.
Muy molesto se levantó. Se había desvelado hasta las 4 de la mañana por tratar de perfeccionar una máquina que él mismo inventó, y por culpa de una persona inoportuna que estaba llamando, ya no pudo descansar hasta las 12 como se lo había propuesto.
Se asomó por la ventana del balcón y vio a un joven como de 20 años de edad quien le suplicó que bajara pues tenía algo importante qué decirle. Parecía muy nervioso.

Ya estando juntos le dijo que se llamaba Bernard, y que venía del año del 2063. Una fuerza o energía lo había transportado al pasado, hasta el 2019.
Asombrado, el profesor Anthony recordó que anoche había estado probando su Disociador Molecular Cuántico, una máquina con la que pretendía viajar hacia el pasado o al futuro, pero todavía no estaba perfeccionada.
El caso era que había programado su Disociador para que transportara una moneda de medio dólar al año 2063 y la moneda había desaparecido.
Esto se lo contó a Bernard, quien sonrió perplejo, a la vez que sacaba de su bolsillo la moneda que tenía el año del 2019 y se la entregó al profesor.
 ¡Ahora entiendo! –-Dijo Anthony ¡Cuando volví a activar la máquina para regresar la moneda al pasado, tú la recogiste y en ese momento viniste junto con ella!... ¡Pero no entiendo por qué no te materializaste en el laboratorio!
Bernard asintió con la cabeza y comentó:
Por alguna razón extraña aparecí en su patio trasero y me quedé ahí confuso hasta que amaneció. Los Registros Akáshicos que son una memoria universal de la existencia, un espacio multidimensional donde se archivan todas las experiencias del alma, son los que me trajeron aquí.

El muchacho prosiguió:
 Mire, profesor, le diré algo muy difícil de entender, algo que ni yo lo comprendo... A pesar de que vengo del 2063 tengo altas probabilidades de no nacer… ¡A menos que usted encuentre las dos esmeraldas!
Anthony se quedó con la boca abierta y dijo:
— ¿Las dos esmeraldas? ¡No entiendo…!
 Si, las dos esmeraldas. ¡Tiene qué encontrar ese par de gemas verdes, ya que de no ser así, mi padre nunca va a nacer y por lo tanto yo no tendré razón de ser!... ¡Si usted no las halla, me disolveré en el tiempo y de mí no quedará ni el recuerdo!
¡Encuéntrelas!... No puedo quedarme más tiempo en el 2019, ya que como en el futuro no he nacido hasta que usted tenga las gemas, tengo qué volver al Plano Etéreo. ¡Por favor, transpórteme al 2063 con su máquina!
El profesor Anthony transportó a Bernard al futuro con el Disociador Molecular Cuántico. Ahora tenía qué resolver el enigma de las dos esmeraldas.

Pasaron los días y por más vueltas que le daba a éste asunto, no pudo encontrar una respuesta al problema. Muy agobiado, salió a la calle a caminar para despejar un poco su aturdido cerebro.
Se encontraba sentado en la banca de un parque y en ese momento pasó a su lado una muchacha muy bonita.
Ella cayó al suelo al pisar una grieta y se torció el pie. Anthony la ayudó a levantarse y a sentarse en la banca.
Él comenzó a darle masaje con mucha delicadeza en su pie desnudo y ella le dijo ‘Gracias’. Sus miradas se encontraron y en ese momento él sintió como una descarga eléctrica al ver sus ojos… ¡Sus hermosos ojos verdes!
Sintió que su alma pendía de un hilo, ya que ese par de ojos parecían gemas… ¡Parecían dos esmeraldas finas y refulgentes! Tenían un brillo especial, y en ese momento recordó las palabras de Bernard:
“¡Usted tiene qué encontrar ese par de esmeraldas, ya que de no ser así, mi padre nunca va a nacer, y por lo tanto yo no tendré razón de ser! ¡Si usted no encuentra las gemas, profesor, me disolveré en el tiempo y de mí no quedará ni el recuerdo!”…
Sintió como que una venda cayó de sus ojos. El chico con el que había hablado días antes y que venía del futuro era nada menos que… ¡Su nieto!
Las piezas del rompecabezas comenzaron a encajar…

El padre de Bernard era su hijo, y ese hijo no nacerá si él no se casa… ¡Con la chica de los ojos de esmeraldas!
La muchacha se llamaba Brittany. A partir de aquel encuentro, ella y el profesor Anthony iniciaron una linda amistad que con el tiempo fue fructificando, y pronto los dos dieron paso al amor.
Se casaron a los seis meses de ese primer encuentro. Dos meses después, estando ya acostados en su recámara Brittany le comentó que estaba embarazada.
Esa noche fue de dulces sueños para la pareja. Ella soñó con el bebé más sano del mundo y Anthony vio en sus sueños a Bernard quien lo abrazaba con lágrimas en los ojos, a la vez que le decía: “Gracias, abuelo”…

Print this item

  El Internet muerto
Posted by: Duncan Idaho - 09/09/2019 02:32 AM - Forum: Fuera de tema - Replies (3)

Existen más de 1.700 millones páginas webs en el mundo y la mayoría están muertas


El tiempo es el peor enemigo del hombre (una palabra: arrugas). No obstante, al parecer, tampoco es muy amable con las páginas web. Existen aproximadamente 1.700 millones de páginas webs en existencia, aunque la mayoría están inactivas.

De acuerdo con datos de Internet Live Stats, Internet ha crecido de forma exponencial desde 1992, cuando solo había alrededor de 10 páginas web. Para ponerlo en perspectiva, hubo 2.4 millones en 1998 y 17.1 millones en 2000. La primera vez que la cantidad de webs llegó a mil millones fue en 2014. Pero aunque la cantidad de webs haya crecido, con el tiempo la mayoría se han convertido en zombis.

Según Internet Live Stats, de las 1.700 millones de páginas webs en Internet hoy en día, solo alrededor de 200 millones están activas. En otras palabras, el 88.24% de Internet está muerto.

En realidad, los números no sorprenden. ¿Quién recuerda haber tenido un blog o una web propia? (¿Lo borraste?) Hubo una época en la cual estaba de moda hacer webs en los colegios, institutos y universidades, y esto solo ha sido en los últimos años. Demos gracias a buscadores como Google que se dedican a buscar las webs interesantes y activas entre todas las abandonadas.

https://www.internetlivestats.com/

Fuente: Gizmodo

Print this item

  Abuela Golosa y sexosa
Posted by: Duncan Idaho - 08/09/2019 03:05 AM - Forum: Fuera de tema - No Replies

Mientras a ti te dejan en visto, abuela de 83 años consigue 50 citas en Tinder

Una abuelita de 83 años de nombre Hattie Retroage abrió su cuenta en Tinder y ha logrado tener sexo casual con más de 50 hombres

Hattie es una excelente conversadora y así conquista a los jóvenes.  Huh
.

No sé a los demás, pero esto de ligar a medida que pasan los años se vuelve una pesadilla. Tal vez sea porque hemos madurado lo suficiente o quizá se debe a que simplemente no estamos tan dispuestos a soportar actitudes que ya no nos gustan.

Posiblemente (aunque no queramos admitirlo) nos hemos vuelto torpes e inseguros. Por eso no es raro que existan tantas aplicaciones para ligar o buscar sexo ocasional, lo triste viene cuando te das cuenta que ahí afuera hay muchos incapacitados emocionales con los que no puedes conectar como te gustaría, ni para una cosa, ni para la otra.


Pero qué ocurre cuando mezclas tecnología con personas adultas, personas que bien o mal aprendieron a tener mejores relaciones personales que nosotros, los millenials inseguros que preferimos la pantalla a la interacción real.

Pues ocurre magia. Resulta que una abuelita de 83 años abrió su cuenta en Tinder y ha logrado llevarse a la cama a poco más de 50 hombres, todos más jóvenes que ella y eso no es todo, la mujer se ha vuelto una amiga muy cercana de varios de ellos.


Hattie Retroage se concibe así misma como una mujer sexualmente activa y una chica ‘caliente’ a la que le gusta tener encuentros sexuales con jóvenes de cualquier edad, pues, según declaró en una entrevista, vivió 25 años a lado de un hombre que jamás supo hacerla feliz.

Luego de divorciarse Hattie publicó un anunció en el periódico buscando un amante joven y estable que quisiera tener una vida llena de pasión y aventura, y lo consiguió, varios hombres llamaron a la puerta.


Pero ahora con 83 años había que actualizarse y Tinder parecía una gran opción para conocer hombres. Ella publicó su perfil y los hombres no tardaron en llegar… el éxito, según Retroage, se debe a que es una excelente conversadora y a que básicamente sabe ‘más de genitales masculinos que cualquier urólogo".

Esta abuelita, además confesó, que siempre hace caso a su instinto, pues sí hay algo de química o algo que detone su excitación, ella lleva a su cita a su departamento para darle los mejores orgasmos de su vida.

Print this item

  BASES Reto Mensual Septiembre 2019
Posted by: Cabromagno - 03/09/2019 11:08 AM - Forum: Retos Mensuales - Replies (33)

BASES

Mano Inocente: SE BUSCA

Normas generales

1. La extensión máxima de los relatos será de 5.000 palabras. No hay mínimo. La tematica de cada relato queda al libre albedrio de su autor.

2. Los relatos serán titulados de la siguiente forma: "Reto Sep19: Titulo del relato".

3. Cada participante, antes de enviar los votos, debe leer y comentar todos los relatos participantes, incluido el suyo propio para mantener el anonimato. Cualquier participante que no lea y comente todos los relatos será descalificado.

4. En el plazo de votación cada participante deberá enviar sus votos a la Mano Inocente mediante un mensaje privado. En el caso de otros miembros del foro que quieran votar en el reto, pueden hacerlo siempre que antes lean y comenten todos los relatos.

5. Las votaciones se realizarán del siguiente modo: Cada concursante ordenara los relatos según su preferencia otorgandole la mayor cantidad de puntos al que mas le gusto y la menor al que menos. Los puntos variaran en funcion del numero de participantes. Por ejemplo: Si hay 8 relatos, al relato que mas te gusto le otorgarás 8 pts, al siguiente 7, al siguiente 6, etc. Para los concursantes, la menor puntuación (1) quedará reservada obligatoriamente para su propio relato.

6. También se elegirá 'Mejor escena', 'Mejor personaje principal', 'Mejor personaje secundario', 'Mejor descripción' y 'Mejor lugar'. Para ello se elegirá una opción para cada categoría y se enviará a la Mano Inocente junto a los votos. Se pueden dejar categorías en blanco.

7. No debe desvelarse la autoría del relato salvo a la Mano Inocente mientras dure el reto y hasta que los resultados sean publicados.

8. Para subir los relatos se utilizará el usuario Joker, cuya contraseña será debidamente proporcionada el día de inicio de las subidas.

9. Cualquier participante o relato que no cumpla estas normas y/o no respete los plazos establecidos quedará inmediatamente descalificado.

10. La organización se reserva el derecho a modificar las presentes bases y plazos cuando crea oportuno.

Plazos

Inscripciones: Desde la publicación del presente tema hasta el 22 de septiembre de 2019.

Subida de los relatos: Del 8 hasta el 22 de septiembre.

Comentarios y votaciones: Hasta el 29 de septiembre.

¿Quién es quién?: 30 de septiembre.

Resultados finales: 1 de octubre.

Índice de concursantes

Cabromagno
Duncan Idaho
Guardian Ciego
Mithrandir


Cualquier duda, preguntad en este hilo.

Print this item