Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Bienvenido, Invitado
Tienes que registrarte para poder participar en nuestro foro.

Nombre de usuario/Email:
  

Contraseña
  





Buscar en los foros

(Búsqueda avanzada)

Estadísticas del foro
» Miembros: 746
» Último miembro: Dest_145
» Temas del foro: 2.193
» Mensajes del foro: 35.825

Estadísticas totales

Usuarios en línea
Actualmente hay 28 usuarios en línea.
» 1 miembro(s) | 26 invitado(s)
Google, juanma17

Últimos temas
Tigana
Foro: Novelas autoconclusivas y duologías
Último mensaje por: Zarono
2 horas
» Respuestas: 45
» Vistas: 3.825
Novedades Editoriales
Foro: Novedades y noticias
Último mensaje por: aravan
08:23 PM
» Respuestas: 14
» Vistas: 4.484
¿Qué estáis escuchando?
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: aravan
07:29 PM
» Respuestas: 366
» Vistas: 52.195
Resultados Reto Navidad 2...
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: JPQueirozPerez
03:43 PM
» Respuestas: 7
» Vistas: 71
Locura en Navidad
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Duncan Idaho
03:00 PM
» Respuestas: 9
» Vistas: 153
Deep Web 2020
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: Duncan Idaho
02:58 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 15
No hay edad para ser escr...
Foro: Taberna Literaria
Último mensaje por: aravan
01:42 PM
» Respuestas: 4
» Vistas: 295
Reto Nav19: Poderoso Rey ...
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: JPQueirozPerez
01:38 PM
» Respuestas: 7
» Vistas: 183
Reto Nav19: ¿Quién es qui...
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: JPQueirozPerez
01:26 PM
» Respuestas: 10
» Vistas: 103
Lo que Sucedió en la UNAM
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: Bicerofonte
20/01/2020 08:16 PM
» Respuestas: 2
» Vistas: 39

 
  Simplemente Buk
Enviado por: Josefina Simón - 31/10/2019 09:48 AM - Foro: Tus historias - Respuestas (6)

S I M P L E M E N T E  B U K

Donde no hay amor,
pon amor y recibirás amor.
San Juan de la Cruz

BUK es la triste historia de la corta vida de un perro foxterrier abandonado por sus dueños en la carretera. Yo tuve el enorme placer de conocerlo, de ganarme su confianza y afecto por un corto periodo de tiempo. Suponía, con enorme tristeza, que otro ser humano sin entrañas ni conciencia, decidió abandonarlo, provocándole gran sufrimiento.
-----0-----

Como cada mañana, en mi paseo diario, enfilé por una de las salidas del pueblo, la Avenida de la Violeta que, a su término, enlaza con la carretera Buñol a Godelleta. Ésta es una de mis rutas preferidas porque en ella tengo la posibilidad de admirar desde distintos puntos la belleza de éste singular y “frondoso valle” que es Buñol.
Era una mañana, casi de madrugada, del mes de junio. Comencé mi andadura con desmesurado afán, en la necesidad vital de cumplimentar la cita con la madre naturaleza, donde ambas éramos cómplices de lo bello, sutil y armonioso que Dios puso al alcance del ser humano para su contemplación y disfrute. Hasta el kilómetro uno el ascenso es considerable. No obstante y acostumbrada a la marcha, llevaba el ritmo aeróbico adecuado a mis posibilidades y, sin experimentar esfuerzo alguno, llegué a la cumbre donde me detuve unos instantes para contemplar el paisaje. Después de un breve descanso, reanudé la marcha, esta vez llaneando por una recta hasta más allá de la subestación de Hidroeléctrica. Un poco antes de la misma, a unos cien metros a la derecha, existe un camino de acceso a la montaña (Alto Planell) donde se encuentran varios chalets rodeados de parcelas de secano, con olivos, algarrobos… Precisamente allí, muy próximo a la carretera y un tanto escondido entre la maleza, asustado, desorientado y ¡qué sé yo cuantas cosas más!, se encontraba el protagonista de nuestra historia, “Buk”.
Antes de seguir con el relato de nuestro “fiel amigo”, y para mejor comprensión de los hechos, me remontaré a meses atrás en el tiempo, cuando mis salidas a “cielo abierto” las hacía acompañada de mi marido Samuel.
Salíamos todos los días, de común acuerdo, desde su jubilación y recorríamos grandes trechos a pie, entre otras cosas, para mantenernos en buena forma física… Pero un buen día, para mi sorpresa, me planteó cambios de horario sin venir a cuento ya que ello suponía darnos el consiguiente madrugón sin necesidad alguna. Aquella nueva situación se hizo difícil adecuarla a sus pretensiones que, por otro lado, no tenía lógica explicación y, como no venía a razones, decidí continuar adelante en solitario, cada uno por su lado, en la esperanza de que entendería la sinrazón y “volverían las aguas a su cauce”.
Qué lejos estaba yo de sospechar en aquellos momentos, que aquel comportamiento absurdo de Samuel, era el inicio sintomático de la enfermedad de Alzheimer que más tarde padecería, tan galopante que en un año se lo llevó para siempre.
Pero volvamos al inicio de la historia de Buk. Como decía, Samuel y yo salíamos por separado. Al principio y durante mucho tiempo, tuve que acostumbrarme a prescindir de su compañía.
Llevaba casi siempre el mismo itinerario, carretera Buñol a Godelleta. Al comienzo bastante baja de moral tratando de descifrar el enigma que correspondía a mi situación de abandono y soledad por parte de mi marido. Enfrascada en mis pensamientos, en aquella espléndida mañana, llegué al lugar exacto citado anteriormente, donde nuestro “amigo”, seguramente desde un buen rato me vendría observando. De pronto escuché un ruido en aquella dirección, ruido característico de la maleza al ser removida por alguien o por algo que hizo llamar poderosamente mi atención. Fue entonces cuando pude entrever la silueta de un perro grande, de color canela, que trataba de huir temeroso de mi presencia. Me detuve un tanto sorprendida por el hallazgo observando al animal y comprendiendo con tristeza su situación de abandono aunque presentaba buen aspecto, por lo cual deduje que hacía pocos días del mismo. Crucé la carretera llamándole, dirigiéndome a él con suma cautela y, por una asociación de ideas, recordé uno de los protagonistas de un libro de Susana Tamaro, “Donde el corazón te lleve”, en el que un perro llamado Buk compartía con una anciana la soledad de sus días. En un breve impulso, pronuncié aquel nombre con voz tierna y suave, cosa que pareció gustarle, y lentamente, con precaución, se acercó permitiendo que le acariciara pasándole las manos por su cuerpo todavía tembloroso y, dando media vuelta, desapareció por el mismo lugar.
Continué mi camino condolida, pero en esta ocasión, nada tenía que ver con mi situación personal sino con la mala suerte de aquel pobre animal que, sin lugar a dudas, cruelmente habían abandonado.
Durante el camino de vuelta, traté de quitarlo del pensamiento sin apenas conseguirlo, pues adoro a los animales, los respeto y admiro; de hecho siempre tuve perros y gatos y hasta un periquito que llenaba con simpatía la soledad que más tarde me impondría la vida.
A la mañana siguiente, cuando llegué al mismo lugar, Buk me estaba esperando. Corrió hacia mí y apoyó en mis piernas sus grandes patas, dispuesto a acompañarme en el habitual recorrido.
En los primeros días se limitaba a acompañarme un cierto trecho, y cuando le parecía, bien porque consideraba muy largo el trayecto o cualquier otra razón que yo ignoraba, se daba la vuelta perdiéndose por los campos, entre la maleza.
No sé realmente cuanto tiempo transcurrió hasta que el animal depositó su confianza en mi persona, aunque con ciertas limitaciones, y decidió dejar a un lado sus temores acompañándome los ocho kilómetros, más o menos, que distaban entre ida y vuelta hasta casa aunque él se despedía antes, en el lugar exacto donde nos conocimos por primera vez. Me dedicaba una mirada profunda y se alejaba con resignación. Era su forma de decirme adiós.
Así uno y otro día, quizá meses, no recuerdo con exactitud, él me esperaba fielmente a la misma hora y en el mismo lugar, como si de un ser humano se tratara, cumpliendo puntualmente su cita, y ya juntos, carretera adelante, pegados el uno al otro en solidaridad, caminábamos disfrutando del paseo y del paisaje.
Con el paso del tiempo llegamos a compenetrarnos tanto que, por mi parte, llegué a considerarlo mucho más que un animal, el mejor compañero, querido y respetado que nunca tuve.
Como los enamorados, nos bastaba cruzar las miradas para entendernos. Obviamente, él no podía expresarse de otro modo ¡pero tampoco era necesario!, pues como respuesta a mis palabras de afecto, sus miradas y halagos iban acompañados de lamidas en mis manos sobre la marcha.
Desde el primer momento me preocupaba el hecho de cómo se las arreglaba el resto del día, sin agua ni alimento, aunque pensaba, un tanto aliviada, que el instinto de supervivencia le obligaría a encontrar la forma. Tal vez por la noche aprovechando la oscuridad se acercaría al pueblo perdiendo el temor a ser visto y seguramente estaba en lo cierto. Según pasaban los días, Buk salía a recibirme más cerca de la población, provocando cierto malestar entre los viandantes. Así, mi preocupación por él y por su seguridad, iban en aumento.
Lo cierto es que, entendiendo las necesidades básicas del animal, que por otro lado cada jornada se hacían más patentes en su cuerpo, decidí llevarle comida de casa para evitarle la mayor parte del problema y riesgo. Al principio aceptó devorando hasta la última migaja, y los días posteriores la rechazó rotundamente a pesar de mi insistencia. Aquel comportamiento suyo me desmoralizó; era evidente que lo que Buk quería de mí, no era precisamente “comida”, sino venir conmigo a casa, que lo adoptase. Y lo pensé en más de una ocasión, porque le quería y consideraba imprescindible su afecto y compañía, pero habían varias circunstancias que me impedían dar el paso: Ya había en casa una perra, Yaki, dos gatos y, lo que era peor, mi futuro personal incierto bajo la sospecha de que algo grave le sucedía a mi marido, dado que su extraño comportamiento, en general, iba en aumento.
Cada noche al acostarme, me acordaba de mi fiel amigo Buk, donde y de qué modo las pasaría él en su precaria situación. Deseaba se hiciera de día para salir a su encuentro y comprobar, una vez más, que seguía vivo aunque fuera de milagro.
Así, día tras día, pasaba el tiempo para ambos, él abandonado y yo en casa preguntándome como acabaría todo aquello, hasta que una mañana, al abrir la puerta de la calle para iniciar la marcha diaria, cual no sería mi sorpresa, que allí estaba Buk esperándome y, a partir de entonces, todos los días. Lo peor para ambos estaba por llegar.
Estaba muy claro, Buk había perdido el miedo o sus necesidades eran tan acuciantes que se dejaba ver con frecuencia por el pueblo, siguiendo a cualquiera que le prestase un mínimo de atención, en su afán por conseguir que alguien se apiadara de él y lo adoptara.
Y como todas las historias, unas acaban bien y otras mal, incluso trágicas, como por desgracia la de Buk.
Después de una larga noche de lluvia, que descargó una tormenta con gran aparato eléctrico, me levanté más preocupada que de costumbre pensando donde habría pasado Buk aquella noche infernal. Me arreglé con rapidez para salir lo antes posible en su búsqueda…, pero no hizo falta; al abrir la puerta me quedé de una pieza, de nuevo estaba allí mi fiel amigo, echado en el umbral, mojado de la cabeza al rabo y temblando de frío. Entré corriendo a casa sin saber muy bien lo que hacer por él animal, pensé ¡secarlo lo primero!, sin lugar a dudas, y darle algo caliente de comer, pero en ese instante se dio la casualidad de que salía mi marido Samuel con nuestra perra, y Buk echó detrás de ellos sin atender a mi insistente llamada.
Esperé toda la mañana el regreso de Samuel, que por otro lado, sabía perfectamente lo que aquel animal significaba para mí puesto que desde el principio de conocerle salía el tema de Buk a relucir en todo momento en la esperanza, de solucionar su problema de abandono de algún modo. Al verle aparecer, le abordé con impaciencia, con recelo y lo que es peor, con el presentimiento de que algo trágico se cernía sobre mi fiel y querido amigo. Samuel trataba de encontrar la fórmula para narrarme los hechos de manera que me hiciera el menor daño posible, pero ante mi insistencia por conocer la verdad por dura que ésta fuera, me dijo con cierto temor: A Buk no lo volveremos a ver más, se lo han llevado los municipales a la perrera, lo siento por ti y también por mí, porque lamentablemente he tenido que intervenir para que se dejase coger sin emplear la fuerza.
Cuando se me pasó el disgusto, me contó con más detalle como habían sucedido los hechos: Ocurrió, me decía, nada más salir él de casa aquella mañana con la perra y seguidos de Buk hasta la esquina de la calle donde sucedió lo inevitable. Según le dijeron los municipales, iban tras él mucho tiempo porque varias personas habían denunciado su presencia deambulando por el pueblo, originando algún que otro incidente.
Me quedé estupefacta escuchando el triste final del mejor amigo que tuve nunca, “Buk, mi fiel compañero”… Me sentí sucia por dentro, culpable de su cruel destino; cobarde, muy cobarde por no recogerlo, y lloré, lloré mucho de rabia y arrepentimiento, pero ya era demasiado tarde…
Tuvo que pasar mucho tiempo para que volviera a pasar, en mi paseo diario, por aquel lugar donde en otro tiempo Buk y yo teníamos una cita cada mañana de compañeros, de cariño mutuo sin condiciones…; dos corazones solitarios, el de un animal noble y el de un ser humano con carencia de afecto que juntos encontraban la paz en el corto plazo de un paseo, poniendo el punto de armonía la madre naturaleza que nos acogía en su seno.
Todavía hoy, mi querido Buk, escribiendo la breve historia de tu vida a mi lado, después de cinco años, cuando la mía la llena la soledad, el dolor de haber perdido a mi marido Samuel, a Yaki mi perra, y mucho antes a ti, mi fiel amigo…, me cuesta creer que ya no estáis conmigo; por todo ello y por que no te olvido, cuando en mi paseo llego al lugar exacto donde tú y yo nos conocimos, me ilusiona pensar que de un momento a otro vas a aparecer como entonces, por algún recodo del camino…
Sé que nunca volverás, mi querido Buk, y no quiero pensar en lo que no fue y pudo haber sido, y desde lo más profundo de mi corazón te pido perdón y te digo que encontrarte en mi camino y conocerte, ha sido una de las mejores cosas que me han sucedido.
                                                        Josefina

                                                                                    Buñol, Febrero - 2010

Imprimir

  Precuela Cancelada
Enviado por: Duncan Idaho - 29/10/2019 08:16 PM - Foro: Canción de hielo y fuego - Respuestas (10)

'Juego de Tronos': HBO cancela la precuela protagonizada por Naomi Watts tras gastar diez millones de dólares en el piloto


HBO acaba de cancelar la precuela de 'Juego de Tronos' tras la producción de un piloto que ha costado 10 millones de dólares. La nueva adaptación de la obra de George R.R. Martin tenía lugar miles de años antes de los acontecimientos que vimos en la serie original, cuya octava temporada concluyó el pasado mes pasado.

El propio Martin estaba implicado en la creación de este proyecto. Era autor de la historia en colaboración con Jane Goldman, que además de escribir el guion debía ejercer de showrunner, en caso de que HBO apostase por seguir adelante. La puesta en escena del piloto corrió a cargo de S.J. Clarkson, directora elegida para continuar la saga 'Star Trek' en el cine.

En cuanto al reparto, la gran estrella del piloto era Naomi Watts, a quien acompañaban en pantalla Josh Whitehouse, Naomi Ackie, Denise Gough, Jamie Campbell Bower, Sheila Atim, Ivanno Jeremiah, Georgie Henley, Alex Sharp, Toby Regbo, Miranda Richardson, Marquis Rodriquez, John Simm, Richard McCabe, John Heffernan y Dixie Egerickx.

A falta de conocer la versión oficial de lo ocurrido, resulta sorprendente que HBO no quiera continuar exprimiendo la franquicia teniendo en cuenta el fenómeno en torno a 'Juego de Tronos', sobre todo en el actual escenario, con tanta competencia en el mercado del streaming. En todo caso, cabe recordar que hay otro proyecto de precuela en marcha, centrado en la familia de los Targaryen, con George R.R. Martin también involucrado en el desarrollo. Quizá este salga adelante, ya veremos.

Lo que sí han asegurado desde HBO es que no hay intención de continuar la trama de 'Juego de Tronos' hacia delante, con una secuela o un spin-off de alguno de los protagonistas que sobrevivieron a la última temporada. Solo se plantean ampliar el universo basado en 'Canción de hielo y fuego' con historias ambientadas en el pasado. Se ha hablado de una tercera precuela pero de momento no hay detalles.

Fuente: Espinof

Imprimir

  El retorno del Obra Dinn
Enviado por: Guillermo Solís - 28/10/2019 03:32 PM - Foro: Fuera de tema - Sin respuestas

No sé si conocéis este videojuego. En él tienes que investigar que le ha sucedido a la tripulación del barco Obra Dinn. No os voy a hacer spoilers. Solo os cuento que les pasó todo lo que os podáis imaginar.
Muchos seguro que lo conoceréis porque está muy influenciado por las historias de Lovecraft y de Poe, pero si no es así, os lo recomiendo.

Imprimir

  Exposición Juego de Tronos en Madrid
Enviado por: Daghdha - 28/10/2019 07:21 AM - Foro: Canción de hielo y fuego - Sin respuestas

Los fans que residan en Madrid-alrededores pueden estar de enhorabuena. La exposición oficial de Juego de Tronos ha llegado a la capital española, concretamente al IFEMA. Isaac Hempstead (Bran Stark) y Liam Cunningham (Davos) estuvieron promocionandola la semana pasada.  

No soy de los que se hacen la pechá de kilómetros para asistir a estas cosas, así que si alguien tiene la suerte de vivir cerca y asiste, que nos cuente por aquí sus impresiones.

Más información, bastante detallada, aquí. Por si alguien quiere pensárselo:

https://lossietereinos.com/impresiones-e...os-madrid/

Así, a primera vista, parece que lo más destacable es el variopinto vestuario original, pero hay más cosillas.

Imprimir

  Pasé una Noche en una Casona de Espantos
Enviado por: Bicerofonte - 24/10/2019 06:17 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (1)

UNA EXPERIENCIA INQUIETANTE… 

¡PASÉ UNA NOCHE EN UNA MANSIÓN DE ESPANTOS!
Soy Bicerofonte, reportero de una editorial. Lo que viví la noche del martes de la semana pasada en una enorme casona que está ubicada en la colonia Lorenzo Boturini, en la Ciudad de México fue algo desconcertante. Ahí sucedieron cosas interesantes… ¡Mis compañeros y yo, no pudimos dormir en toda la noche!

Mi jefe me encomendó investigar y realizar un detallado reportaje acerca de ese lugar abandonado y de las almas en pena que dicen que merodean por ahí.
Al principio como que ‘algo’ en mi interior me decía que no lo hiciera, pero la experiencia se antojaba mucho por los hechos inexplicables que podría encontrar en la casona y por la emoción a lo desconocido y sobrenatural. Decidido, le dije que si.
Llegamos como a las siete de la noche, pero no pudimos entrar sino hasta las ocho y media, mientras llegaba Ramiro, uno de mis ayudantes.
Ramiro fue a una oficina del gobierno a recoger el papel legal del Ministerio Público donde se nos autorizaba entrar a la casa abandonada.
Ya con la orden, nos presentamos ante la casona y quitamos con mucho cuidado las viejas maderas que tapaban la entrada, y abrimos la puerta.


Los vecinos nos decían que estábamos locos e incluso una anciana me regaló un escapulario que decía que estaba bendito y que me iba a proteger.
Mis demás ayudantes metieron todo el equipo al interior.
Encendimos las lámparas en una sala polvosa y muy antigua y las cortinas obscuras y entelarañadas tapaban las ventanas.
Aquello estaba muy oscuro y no pudimos evitar sentirnos nerviosos ante ésa perspectiva.
Ya que habíamos entrado, cerramos la puerta detrás de nosotros… Nuestro mundo cotidiano se había quedado atrás y enfrente estaba otro mundo, uno sobrenatural y muy misterioso.
Olía a mucha humedad, a lugar viejo y encerrado…


Empezamos a armar todo el equipo para poder registrar psicofonías, para tomar fotos, grabaciones, en fin.
Estando instalados, Norma, la única chica del equipo, que es la hija de don Roberto, uno de mis fotógrafos, preparó café en una parrilla de baterías que llevábamos.
Ella, su padre y otro amigo llamado Silvio, se quedaron preparando el café y el equipo, mientras que Ramiro, Julián, y yo, nos dedicamos a recorrer la casa.
Estaba llena de telarañas, olía a humedad y como a orines de gato… ¡Pero no se veía ningún gato por ahí!
Entramos a una amplia recámara, en la cual, en las paredes, se caía en pedazos el caliche y una cama de bronce opaco estaba en un rincón.
Vi una palangana de peltre y unas tres cajas de madera en otro rincón. El polvo acumulado era tal, que fácilmente se podía recoger a puños.


La aguja del termómetro que llevaba en la mano, marcaba una temperatura ambiente de 23 grados centígrados.
En el cuarto contiguo había un baño que tenía los mosaicos mugrientos y la aguja se disparó a los 28 o 29 grados… ¡Hacía calor ahí adentro!
Había una tina grande para bañarse que estaba muy sucia, y con un cochambre que parecía sangre seca.
Luego pasamos por un pasillo y había 3 puertas.
Abrimos la primera y adentro se encontraban muchos maniquíes antiguos. Se veía que en ese lugar la gente guardaba ropa para un negocio.
En la segunda puerta había mucho polvo y olía muy feo, como a carne descompuesta, pero no vimos nada pudriéndose.
Al alumbrar al interior, nos percatamos de que era una biblioteca muy desordenada.


Al detectar el olor, nos pusimos unas caretas como las que les ponen a los enfermos para darles oxígeno, ya que también detecté el olor de guano de murciélago y las esporas de éste, hacen mucho daño.
Cerramos la habitación y el tercer cuarto nos condujo a una estancia que era como una gran sala, llena de sillones... ¡Y hacía mucho frío ahí!
La aguja marcó 7 grados centígrados. Conforme entramos más (Creo que medía la sala como unos 30 metros de largo), hacía más frío.
Julián, uno de los muchachos que estaban a mi lado, dijo que había escuchado un quejido de mujer, pero yo no oí nada, ni Ramiro tampoco.
Y nos dijo: “¡Ahí está otra vez, escuchen!”.


Tampoco oímos nada... Dejé una grabadora especial para psicofonías y salimos de la estancia.
¡Entonces fue cuando vi la luz! Todo sucedió rápido… Mis dos amigos retrocedieron y vimos una especie de llamita que era del tamaño de una naranja, que salió como del techo, recorrió el pasillo y se perdió en la oscuridad.
Era como una pequeña centella amarilla y se alejó tan rápido que duró solo unos segundos.
Mis amigos me suplicaron para que regresáramos con los demás y de momento ya no entré a los demás cuartos.
Les prohibí estrictamente que no dijeran alguna palabra de esto para no asustar a los demás.


Ya estando reunidos todos, tomamos café, unos sándwiches de pollo con queso y platicamos casi una hora en voz muy baja, ya que en los otros cuartos el equipo que instalamos, ya estaba haciendo su labor.
Ramiro y Julián, los muchachos que me habían acompañado se quedaron en la sala, según cuidando el equipo junto con don Roberto, el fotógrafo de 57 años de edad.
No los culpo que tuvieran mucho miedo… Y Norma, Silvio, y yo, empezamos a recorrer el resto de la casa, o más bien, de la casona.
En los demás cuartos nos encontramos con lo mismo: Polvo, humedad, olor a encerrado…


Entonces fue cuando llegamos hasta una enorme escalera de caracol. Me llamó la atención un cuadro que estaba en una pared donde se veía un paisaje de los Alpes suizos, pero la tela tenía como navajazos.
Le dije a Silvio que era raro que la tela estuviera así, cuando de pronto, Norma pegó un fuerte grito que me espantó mucho, ya que hasta me hizo saltar.
Volteamos a verla y ella estaba aterrada... Me abrazó y de los nervios clavó sus uñas en mis brazos.
Yo la saqué de ese lugar y la llevé con todos los demás.
Norma lloraba mucho, estaba temblando llena de pavor, y no podía articular palabra alguna.


Entonces, después de que le dimos café, todavía en shock y con los labios temblando, me dijo que había visto a una señora, a una mujer vestida de blanco que iba subiendo la escalera.
Cuando la vio, quiso hablarnos pero se quedó quieta, como petrificada, mientras que nosotros hacíamos comentarios acerca del cuadro que acabo de mencionar.
Y me dijo que en eso volteó la mujer y que vio un rostro tan blanco y que no tenía ojos, ya que se le veían las cuencas negras.
Gritó con todas sus fuerzas y cuando volteamos nosotros a verla, en la escalera no había ya nada…
Los muchachos se pusieron muy nerviosos y les dije que en estos momentos iba a ver la famosa escalera, pero nadie quiso ir, y solo me acompañó don Roberto, el papá de la chica.


Llegamos a donde estaba la escalera… Subimos y bajamos varias veces, y no vimos nada.
Don Roberto y yo fuimos recorriendo el resto de la casa. En un recinto donde había muchas cajas que estaban apiladas, a lo lejos vimos algo de luz, pero cuando nos acercamos, esa luz se apagó. Era una luz tenue como cuando encendemos un cerillo.
Lo que sí escuché claramente fue un gruñido muy leve, como el emitido por un perro cuando un extraño se le acerca.
Dejé ahí mi grabadora de bolsillo grabando el ambiente y regresamos con los demás. Para eso, ya era la una y media de la mañana.


Tuve que quitarles los smartphones a todos los muchachos, ya que con sus llamadas (entiendo que hablaban para darse valor) podían interferir en los registros que estábamos tomando con los aparatos.
Todo estaba quieto, monótonamente quieto. Los chicos y Norma se calmaron y pronto platicábamos en voz muy baja.
Como a las dos y media de la mañana, a Norma le dieron ganas de ir al baño, pero no quiso ir sola, por lo que su papá y yo la acompañamos.
Ella entró con su padre al baño y obviamente yo me quedé afuera… Pronto, tuve a todos los demás a mi lado y me dijeron que habían visto unas sombras que se deslizaban por la pared.


El caso es que en toda la noche yo no vi nada, más que la luz que he comentado y oí el gruñido.
Los demás decían escuchar cosas a cada rato, pero entiendo que estaban muy sugestionados. Esa fue una noche de muchos sobresaltos y tuvieron los nervios en gran tensión todo el tiempo.
No digo que yo tenga los nervios de acero ni me quiero hacer el héroe de la historia pero debido a que padezco de cierto grado de sordera mis oídos no pueden registrar todo lo que captan unos oídos que son normales.
Eran las cuatro y media de la mañana, y hasta cerca de las siete que empezó a amanecer, fueron las dos horas más largas de nuestra vida, ya que tuve que estar lidiando con el nerviosismo de mis amigos.
Lo que también vi, fueron sombras grises sobre el espejo sucio de la enorme sala, pero prefiero pensar por ahora que todo eso fue el producto de mi imaginación.


Cuando acabó la noche, al día siguiente salimos de la casa, cargamos todas las cosas en la camioneta, fuimos a casa de don Roberto donde dejamos el equipo, nos bañamos, desayunamos, y yo me vine a trabajar a la Editorial.
Silvio me trajo mi grabadora de bolsillo y en la cinta se escuchan cosas muy interesantes, como unos gruñidos, gemidos, y otras cosas más, que contaré en la segunda parte del artículo.
Hasta el momento, eso es lo que vivimos. Una semblanza mucho más completa daré una vez que estudiemos el material.
En una de las fotos que tomamos a la escalera, en la cual al principio no vimos nada, se nota una sombra blanca, como un bulto difuminado y curioso.
En las fotos del espejo, se alcanzan a ver unas siluetas…


Esa casona era de una familia rica que tuvo su opulencia a principios del siglo XX. El dueño que la construyó, (me enteré después al hacer muchas averiguaciones), era de Monterrey.
Este hombre se llamaba Jacinto García.
Mientras que él trabajaba, su mujer lo engañaba con uno de sus amigos, pero el marido los descubrió abrazados y desnudos en la recámara, y asesinó a su rival.
La mujer desapareció... Se dice que el esposo engañado la encerró en medio de dos paredes, por lo que murió emparedada.
Por otra parte, Jacinto prefirió morir antes de entregarse cuando se enfrentó a tiros con la policía.
La única hija adolescente de ese matrimonio, posteriormente y sin razón aparente, perdió el juicio y fue encerrada de por vida en un manicomio.


El segundo dueño tuvo la desgracia de que su bebé se le muriera en la casona, sin razón aparente y los médicos declararon “causas naturales”, además que él y su familia veían cosas raras, escuchaban ruidos y los muebles se movían sin razón aparente.
Lo que hizo que abandonaran la tétrica casona fue porque veían a la señora de blanco que asustó a Norma, bajar en varias ocasiones por la escalera.
Y el tercer dueño se fue cuando a su mujer le dio un ataque al corazón por el terror de estar viendo luces, por escuchar voces, lamentos, y detectar olores muy desagradables como de carne descompuesta.
La casa se ha quedado abandonada desde los setentas, hasta apenas que nosotros entramos anoche a perturbar la paz de los entes del Más Allá…

Imprimir

  Prostitutas ¿del estado?
Enviado por: Duncan Idaho - 23/10/2019 07:55 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (5)

Prostitución pagada por el estado: algunos países ya subvencionan el sexo a personas con discapacidad


La asistencia sexual para personas con discapacidad es un servicio tan necesario como la existencia de centros educativos o el apoyo en las tareas cotidianas. Sin embargo, la diversidad funcional que presentan este tipo de personas hace que a menudo sus necesidades sexuales sean obviadas. Mientras en Dinamarca el sexo es un derecho más al que tienen acceso los discapacitados, el gobierno australiano acaba de recurrir una sentencia que obliga al estado a pagar una terapia sexual a una mujer con esclerosis múltiple.

Sexualidad y discapacidad. Como en muchos casos este tipo de pacientes requieren de asistencia para realizar tareas de primera necesidad como asearse o salir a la calle, el sexo termina por caer en el olvido. Los discapacitados pasan a identificados solo por esta condición y su rol de seres sexuales desaparece para el resto de la sociedad. De hecho, ha sido la victoria de una paciente australiana con esclerosis múltiple frente al Servicio Nacional de Seguros para la Discapacidad lo que ha reabierto el debate. La financiación de una terapia sexual valorada en 10.000 dólares anuales no solo da la razón a la paciente, sino que cuestiona si el gobierno debería hacerse cargo de este tipo de servicios.


Hay demanda. El documental Scarlet Road, que aborda el sexo como una necesidad fisiológica muy presente en la vida de las personas discapacitadas, incluye un dato revelador: el 90% de las trabajadoras sexuales entrevistadas reconocía haber tenido clientes con discapacidad que aseguraban que su recurrencia estaba limitada por razones económicas. En la misma línea, la deportista paralímpica Ange McReynolds contó a la edición australiana del diario The Guardian que pagaba 280 dólares por tener sexo una vez al mes y durante dos horas y añadió: "si pudiese elegir, iría cada dos semanas".

La opinión del ministro encargado de gestionar el plan nacional para la discapacidad es meridiana: "financiamos los servicios razonables y necesarios" algo que, a juzgar por la apelación de la sentencia que dio la victoria a la paciente con esclerosis múltiple, deja fuera los servicios sexuales. Para Stuart Robert costear con dinero público el sexo de las personas discapacitadas es algo que no cumple con las expectativas de la comunidad y cuya financiación "supondría un riesgo financiero para el futuro del plan para la discapacidad".


NDIS. Es el organismo que gestiona las necesidades y servicios casi medio millón de australianos que sufren algún tipo de discapacidad permanente. A pesar de que en su página web sostienen que su principal objetivo es apoyar a la comunidad y dotarla de las herramientas suficientes para que puedan ser lo más independientes posibles, actualmente hay alrededor de 3 millones y medio de ciudadanos que se quedan fuera del plan nacional para la discapacidad. Y es que para acceder a este servicio de apoyo y tutela, los ciudadanos tienen que rellenar previamente un formulario donde explican qué tipo de discapacidad presentan y cómo ésta les limita en su día a día. ¿Resultado? Los más dependientes son los elegidos para diseñar su propio plan de discapacidad.

El caso de Dinamarca. Dinamarca aprobó en 2005 una ley que otorgaba a algunas personas con discapacidad el derecho a hacer uso de un trabajador o trabajadora sexual una vez al mes y sin coste alguno. Esta medida pretende equiparar los derechos entre todos los ciudadanos al facilitar el sexo a las personas más dependientes. Países como Holanda también reconocen la importancia del sexo en las personas discapacitadas y, aunque no existe un subsidio como tal para financiar estos servicios, los pacientes reciben apoyo económico para satisfacer sus necesidades sexuales.

Fuente: magnet.xataka.com

Imprimir

  Consejos para escribir
Enviado por: Duncan Idaho - 23/10/2019 05:40 PM - Foro: Taller Literario - Respuestas (1)

Para no revivir viejos temas voy a poner como tema nuevo los consejos de escritura de el blog de Ana Katzen.

http://anakatzen.com/consejos-para-escribir

Imprimir

  Para mi Musa
Enviado por: Bicerofonte - 16/10/2019 05:25 PM - Foro: Tus historias - Respuestas (4)

PARA MI MUSA
Sus tiernos labios gesticularon las tristes notas de una trágica historia, empapada del más puro dolor… Así la recuerdo al paso del tiempo, entre el remolino de mis evocaciones y el bullicioso caos de mis pensamientos…

Vertiginosamente, mi mente estuvo girando en torno a aquella triste y lejana situación, sobre todo lo que pasó.
Me encontré analizando cada preciso momento que al final de cuentas me llevaron a hacer lo que hice, tomar lo que tomé, sentir lo que sentí.
Mi mente se comenzó a alejar presurosa hacia los añorados recuerdos, mientras que las estrellas brillaron y la Luna se levantó. Las ramas de los árboles crujieron con el viento, agitándose suavemente.
Mi alma se angustió preguntándose, con ansiedad, buscándola… ¡Que dilema el mío! ¡He aquí mi eterna tragedia! Una flor para una rosa.

Tu labios carnosos, el fuego en tus ojos, la ternura de tu ser, tu blancura nacarada… ¡Eres tan perfecta! En ese momento empecé a evocarte.
Cuando escuché tu voz en la lejanía, tu silueta en la niebla, tus ojos en la oscuridad, me estremecí sintiendo tu calor sobre mi cuerpo, sintiendo tus labios en los míos.
No pude arrebatarte tu inocencia y en cambio, me arrebataste mi corazón.
¡Cómo extraño tus labios que antaño palpaba con el corazón, en noches de eternos desvelos en que en mis sueños se dibujaba una tierna historia de amor veraniego, posados sobre la luz de un sol eterno, cubiertos por el aroma marino, fielmente unidos en eterna armonía!

Deja la guerra a los hombres, déjame el amor a mí. Mis brazos rodearon tu cuerpo, tu cuerpo se estremeció al sentir el mío.
Ahora que te alejas tengo mucho miedo de perderte y no tenerte.
Mientras las aves vuelan sobre nosotros y una brisa agita tu cabello, mis labios enmudecen y mis ojos se cierran, mi corazón se enfría y mi mente se nubla.
He creído escuchar que me has querido decir, ‘Todo ha terminado’. ¿Pero que hemos terminado si ya nada hemos empezado?

Enterraste lo nuestro al olvido absoluto y dejaste cicatrizar los besos que enamorados nos dimos. Ahora llamas “algo” a lo que nunca pudo existir.
Dime que me equivoco, dime que me amas. No existe certeza alguna, quiero ser eternamente ignorante, no saber nada y ser un completo ignorante. ¿Es que esta es la única forma en que me puedas amar?
Tomé tu corazón pero me lo robó el destino, aquel que tan cruel me ha tratado y que tan bien me ha acompañado en las noches gélidas, apasionadas y embriagadas de amor en la que nos entregamos al deseo y al amor.

Tengo miedo de dejarte ir...
Ahora que destruyes lo que nunca existió, siento mi corazón partirse en dos. Solo te pido un beso más.
Sentir tus labios contra los míos, sentir la emoción del momento en mi corazón, al que hace pocos meses le arrebataste la fría cubierta que poseía.
Nada es ciertamente cierto y nada es ciertamente verdadero… ¡Si hay algo realmente puro en mí, es el amor que siento por ti!
Si algo he de odiar es a mí mismo, por no haberte amado lo suficiente. ¡Déjame, siento un dolor enorme en mí triste y pesado corazón!…

Imprimir

  Un dia de un salaryman japones
Enviado por: Duncan Idaho - 15/10/2019 08:17 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (2)

Un día promedio de un salaryman en Tokio, aunque vive en una casa y no un minidepartamento, su jefe es gaijin y solo hay cuatro empleados en esa empresa.

Imprimir

  Las brujas de Mayfair
Enviado por: DeKa - 14/10/2019 06:32 PM - Foro: Trilogías - Respuestas (2)

Estoy a punto de embarcarme en la lectura de esta trilogía, escrita por Anne Rice y compuesta por los títulos "La hora de las brujas", "La voz del diablo" y "Taltos". Quisiera saber si alguien de acá ya la leyó, y (sin spoilers) si tienen una opinión al respecto.

Sin dudas vendré a dar mi opinión cuando las termine, ja.

Saludos
DeKa

Imprimir