Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Bienvenido, Invitado
Tienes que registrarte para poder participar en nuestro foro.

Nombre de usuario
  

Contraseña
  





Buscar en los foros

(Búsqueda avanzada)

Estadísticas del foro
» Miembros: 542
» Último miembro: gabrielmarrero
» Temas del foro: 1.917
» Mensajes del foro: 32.804

Estadísticas totales

Usuarios en línea
Actualmente hay 38 usuarios en línea.
» 0 miembro(s) | 37 invitado(s)
Google

Últimos temas
¿Hispanos no apoyan en Pa...
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: JPQueirozPerez
29 minutos
» Respuestas: 6
» Vistas: 42
[FANFIC] LA FUERZA DEL DE...
Foro: Fan Fiction
Último mensaje por: Daghdha
39 minutos
» Respuestas: 8
» Vistas: 138
Reto Jul19: Nil Admirari
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Sashka
4 horas
» Respuestas: 3
» Vistas: 79
Reto Jul19: ¿Y si...?
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Sashka
4 horas
» Respuestas: 3
» Vistas: 34
Fragmentos
Foro: Tus historias
Último mensaje por: Artifavs
4 horas
» Respuestas: 5
» Vistas: 84
BASES Reto Mensual Julio ...
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Celembor
4 horas
» Respuestas: 32
» Vistas: 646
Una frase este día
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: Alhazred
8 horas
» Respuestas: 17
» Vistas: 379
Crónicas de un amor diabó...
Foro: Poesía
Último mensaje por: Sashka
07:11 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 10
¿Qué estáis leyendo?
Foro: Taberna Literaria
Último mensaje por: Shamrocky
08:09 AM
» Respuestas: 809
» Vistas: 123.830
Reto Erótico I: El dios d...
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Duncan Idaho
03:01 AM
» Respuestas: 8
» Vistas: 335

 
  Rambo real
Enviado por: Duncan Idaho - 14/06/2019 01:49 AM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (1)


Stallone siempre ha dicho que la verdadera naturaleza de John[i] Rambo es[/i] pacifista, lo que pasa que las circunstancias le obligan a ir contra su verdadero yo. Siendo así, es posible que el legendario personaje haya estado inspirado en una leyenda real de la guerra. Y al igual que RamboAlvin York no quería pelear.

Sin embargo, para ser pacifista, hace aproximadamente 100 años tuvo lugar una batalla en la Primera Guerra Mundial que le iba a convertir en el soldado más condecorado y legendario de Estados Unidos.


Retrocediendo unos años antes de la batalla, en 1887 nacía Alvin C. York. No podía ser más estadounidense al nacer: su hogar fue una cabaña de troncos en Pall Mall, una aldea de media docena de cabañas cerca de la frontera entre Tennessee y Kentucky. York fue el tercero de 11 hijos en una familia que vivía de la agricultura y la caza como medio de subsistencia.
 

Por muy pacifista que fuera desde crío, su lugar en el mundo no le iba a poner nada fácil su vocación zen. La necesidad de trabajar y aportar mano de obra a la familia terminó con su educación formal en tercer grado mientras se convertía en un experto tirador a una edad donde los niños solo piensan en jugar. Un dato: para el pequeño York, un sábado cualquin dato: para el pequeño York, un sábado cualquiera en llevar su rifle a la montaña con su tío mientras ambos disparaban a todo lo que se movía. También comenzó a beber.

Unos años después, aún muy joven, York se convirtió en una especie de promotor de bares ilegales de fines de semanas del área rural, lugares donde la violencia se palpaba en cada esquina, locales que solían terminar la noche con un estallido de sangre donde nuestro joven pacifista se veía inmerso y acababa participando.

Unos años después trató de buscar remedio a tanta testosterona. Si quería ser pacifista tenía que acabar con todo lo que había estado haciendo hasta ahora. Así fue como buscó refugio en la iglesia, aunque a decir verdad, lo hizo únicamente porque era el único lugar donde se le permitía socializar con la chica que le gustaba.


Este “despertar” religioso ocurrió alrededor de 1911, momento en que su padre murió y se convirtió en el jefe de la familia. Se unió a una secta llamada Iglesia de Cristo y Unión Cristiana. Dejó de beber, apostar y maldecir. 

También aceptó el voto de la iglesia a obedecer el mandamiento principal: “No matarás”. Con el tiempo, la religión pasó a ser el principal motor de vida de York, y se volvió, no solo una pieza genuina y fundamental, sino también ardiente, especialmente después de un sermón del Día de Año Nuevo de 1915 de un predicador que “[i]me hizo sentir como si un rayo golpeara tu alma[/i]”, diría años después.

Año 1917. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, Alvin recibe una notificación de ingreso al Ejército de Estados Unidos. En un primer momento abogó por la exención sobre la base de que tenía sentimientos religiosos contra la guerra, pero su apelación fue denegada dos veces. 

Finalmente y a regañadientes, fue admitido el 14 de noviembre y enviado a Camp Gordon. En muy poco tiempo adquirió una reputación de experto con el rifle, aunque todavía se mostraba reacio a pelear.Rápidamente se convirtió en miembro de la 82 División de Infantería. Su vida disciplinada y su extraordinaria capacidad de disparo fueron las bazas de su ascenso. 

Pero aún lidiaba con su pacifismo, e incluso discutió con dos oficiales superiores muy religiosos, quienes trabajaron para convencerlo de que uno podía seguir la Biblia y matar por la propia nación.Fueron tiempos difíciles para el hombre que se iba a convertir en leyenda. A medida que se corría la voz acerca de las tendencias pacifistas de York, otros soldados comenzaron a aislarlo y ridiculizarlo abiertamente.u figura de cara a sus compañeros iba a cambiar completamente en breve.

El 1 de mayo de 1918 llegó a Francia y sirvió en el Frente Occidental, donde la brutal guerra de trincheras estaba teniendo lugar a través de ataques con gas, y donde los bombardeos de artillería por una disputa en tierra de nadie provocaron más de 13 millones de bajas entre los dos bandos.

Pero como detallábamos al omienzo, la vida de York fue pura contradicción. Un tipo que quería ser pacifista y amaba a su dios se miraba al espejo y no dejaba de crecer y crecer. Era un gigante de joven, un tipo al que le salían los músculos casi sin querer, ¿iba a desperdiciar el ejército un ejemplar de este tipo?


Su figura de cara a sus compañeros iba a cambiar completamente en breve.  El 1 de mayo de 1918 llegó a Francia y sirvió en el Frente Occidental, donde la brutal guerra de trincheras estaba teniendo lugar a través de ataques con gas, y donde los bombardeos de artillería por una disputa en tierra de nadie provocaron más de 13 millones de bajas entre los dos bandos.

York sirvió en la exitosa ofensiva de Saint-Mihiel en septiembre de ese año, fue ascendido a cabo y se le dio el mando de su propio escuadrón.
Y entonces llegó el evento que lo iba a convertir en leyenda.


La ofensiva de Meuse-Argonne, el último gran impulso de la guerra, comenzó el 2 de octubre de 1918. En los albores del 8 de octubre la compañía del cabo York se encontraba en la colina 223 cerca de Chatel Chehery, Francia, con la asignación de avanzar a un ferrocarril unos kilómetros por delante.

A medida que la compañía se movía hacia el objetivo, el fuego enemigo iba dejando bajas desde la cima de una colina. La mayor parte del primer grupo murió o resultó herido, y 17 hombres del segundo grupo que aún estaban en condiciones para la batalla se desviaron a lo largo del valle para situarse por detrás de las armas alemanas.
Finalmente, 9 de los 17 soldados en la segunda unidad de York también fueron derribados por el nido de ametralladoras alemanas en la cima, caían mientras intentaban escabullirse detrás de las líneas enemigas. Las víctimas incluyeron al oficial de rango, dejando a York y otros siete enfrentándose a una fuerza más grande en una posición bien defendida y, por supuesto, con York y sus hombres sin el elemento sorpresa.


Si tuviéramos que hacer un símil con el bueno de [i]Rambo[/i], la escena que estaba a punto de comenzar se iniciaría con York amarrándose fuertemente una cinta a la cabeza. La música eleva el tono para erigirse en protagonista de la tensión y la épica que está a punto de comenzar.

[i]Uno de nuestros hombres disparó a los alemanes, y seguro que comenzó algo, pero lo recuerdo todo negro[/i]”, recordaba un cabo años más tarde. “[i]Nos dispararon desde todas direcciones[/i]”.

York se quedó quieto. “[i]Me senté justo donde estaba, y me pareció que cada ametralladora que tenían los alemanes estaba disparándome[/i]”, diría. “[i]Todo este tiempo, sin embargo, casi sin darme cuenta estaba usando mi rifle, y los alemanes estaban empezando a sentir el efecto, porque lo cierto es que estaba disparando bastante bien[/i]”.


“Bastante bien” es una definición demasiado vaga para lo que estaba haciendo. Unos minutos antes de convertirse en un auténtico [i]badass[/i] de la guerra, incapaz de maniobrar para cubrirse, York pensó una vez más si sus convicciones lo podrían librar de aquello, o si por el contrario debía devolver las balas al enemigo. York estaba expuesto bajo un aluvión de fuego; y su única posibilidad de supervivencia era silenciar las 35 armas que se encontraban en la cima.

La respuesta parecía clara. Como el mismo York explicó:

[i]Las ametralladoras escupían fuego y cortaban la maleza a mi alrededor, algo horrible…. No tuve tiempo de esconderme detrás de un árbol o sumergirme en el suelo, ni siquiera tuve tiempo de arrodillarme o acostarme ... Tan pronto como las ametralladoras abrieron fuego contra mí, comencé a intercambiar disparos con ellas. Para poder verme o apuntarme con sus ametralladoras, los alemanes tenían que mostrar sus cabezas por encima de la trinchera, y cada vez que veía una cabeza, simplemente la destrozaba. Durante la batalla no paré de gritarles que bajaran las armas. No quería matar más de lo que tenía que hacerlo. Pero eran ellos o yo. Y les estaba dando lo mejor que tenía.[/i]

Quienes estuvieron allí ese día han corroborado que mató a 18 alemanes en las primeras 18 balas. Y el tipo iba subiendo una colina, en posición de desventaja, mientras les gritaba que tirasen las armas para no acabar con más vidas. Le faltaba una gaita para ser el primo de Mad Jack.

Una segunda oleada de soldados alemanes cargó desesperadamente con bayonetas. York, ahora en una especie de trance que solo le hemos visto a [i]Rambo[/i]en las películas, los derribó a todos con su Colt .45. Subido a su propia ola de sangre y violencia, diría sin contemplaciones que “[i]fue como disparar pavos salvajes de vuelta a casa[/i]”.

Siguiendo el ejemplo de York, los soldados restantes devolvieron el fuego y, mientras maniobraban hacia la posición del enemigo, un teniente alemán, afectado por la agonía y la súplica de un compañero oficial, hizo sonar un silbato y ordenó a los soldados restantes en su batallón que se rindieran, según relató de Douglas V. Mastriano, autor de [i]Alvin York: A New Biography of the Hero of the Argonne[/i].

La siguiente escena fue probablemente la más épica de todas. A lo lejos del camino, una sombra cada vez más grande se tornaba en un batallón de 133 hombres, todo caminando hacia los restos del batallón de York esparcidos a lo largo de la colina. El teniente Woods, superior de York, al principio creyó que era un contraataque alemán. Le dijo a sus hombres que cargaran rápido ante lo que parecía un ataque suicida inminente.


Sin embargo, de entre los hombres surgió la figura de York, quien saludó y le dijo al teniente: “[i]El cabo York informa con los prisioneros, señor[/i]”. Cuando el aturdido oficial preguntó cuántos eran, York respondió como la leyenda viva que ya era: “[i]Honestamente, teniente, no tengo ni la menor idea, y me importa una mierda[/i]”.


El cómputo total fueron 132 prisioneros alemanes de regreso a su asombrado oficial al mando. Aunque trató de minimizar sus acciones, a York lo promovieron al rango de sargento, y el 31 de diciembre de 1919 recibió la Medalla de Honor, la más alta distinción militar de la nación.El héroe ileso también recibió altos honores militares de naciones aliadas como Francia o Italia. Curiosamente, su fenomenal hazaña había pasado inadvertida para el público estadounidense hasta que apareció un artículo que detallaba su valentía y puntería en 1919 de The Saturday Evening Post.

[i]Me sentía más bien como un zorro rojo dando vueltas cuando los perros lo persiguen[/i]”, escribió más tarde. “[i]Me preguntaron sobre muchas de las cuestiones que había dentro de mi cabeza y querían que contase y contase[/i]”.

En mayo de 1919, el Sargento York regresó a Estados Unidos y recibió una tumultuosa bienvenida. Incluso la Bolsa de Nueva York se suspendió y los miembros llevaron al héroe de la guerra alrededor del piso de negociación sobre sus hombros. Obtuvo una ovación del mismísimo Congreso en pie.

El 7 de junio de ese mismo año, él y Gracie Williams se casaron en una colina cerca de su casa. Ambos se establecieron en una granja en el río Wolf que le dio el estado, y continuó la vida de siempre, con la granja y la caza. También enseñó en una escuela dominical y predicó laicos.Con el reconocimiento llegaron cientos de ofertas para giras de conferencias, actuaciones de todo pelaje y apariciones públicas. York las rechazó todas argumentando: “[i]Este uniforme no está a la venta[/i]”, y regresó a Tennessee.

El 7 de junio de ese mismo año, él y Gracie Williams se casaron en una colina cerca de su casa. Ambos se establecieron en una granja en el río Wolf que le dio el estado, y continuó la vida de siempre, con la granja y la caza. También enseñó en una escuela dominical y predicó laicos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, York intentó volver a alistarse en el Ejército como soldado de infantería, pero tenía 54 años, estaba fuera de forma, era diabético y padecía artritis. Su solicitud fue rechazada, pero se le encomendó un puesto en el Cuerpo del Ejército, recorriendo campos de entrenamiento y participando en campañas para recaudar fondos para el esfuerzo de la guerra.


Alvin C. York, el soldado de infantería de la Primera Guerra Mundial que se convirtió en una leyenda estadounidense, murió el 2 de septiembre de 1964 en un Hospital de Veteranos después de una larga enfermedad. Tenía 76 años, y [i]Rambo[/i] no le llegaba ni a la suela de los zapatos.


[i]Rambo[/i] se enfrentaba a una gran parte de los soldados vietnamitas que custodiaban a un campo de prisioneros de guerra matándolos a todos. Sin embargo, eso fue 10 años después de que terminara la guerra. No voy a decir que [i]Rambo[/i] fuera un cobarde, pero desde luego, los vietnamitas no esperaban a nadie a la fiesta. Y qué demonios, [i]Rambo[/i] es un personaje ficticio.
York, por contra, fue muy real, y en medio de la guerra cambió en apenas unos segundos su naturaleza pacifista y religiosa para convertirse en un señor de la guerra con mayúsculas.


El Sargento York fue un héroe a la medida de Estados Unidos, un francotirador que no hablaba con sencillez y que combinaba en su gran desempeño bélico el mundo de bosques, licor y piedad fundamentalista de la montaña. Para un país como Estados Unidos que peleaba en su primera guerra en suelo extranjero, York fue el héroe perfecto, su verdadero John[i] Rambo.   [/i]



[i]Extraído de https://es.gizmodo.com/lo-mas-parecido-a...1835480225[/i]

Imprimir

  El Bar de los Villanos
Enviado por: Sashka - 13/06/2019 06:06 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (13)

Encontré esta serie en Youtube y quería compartirla, a mí me hace gracia. A Queiroz no, seguro.






Hay más!!

Imprimir

  Venus del paleolítico talladas por mujeres
Enviado por: Duncan Idaho - 13/06/2019 01:55 AM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (13)


¿Y si las venus del Paleolítico no fueron talladas por hombres sino por mujeres examinando su propio cuerpo?


Dicen que no vemos el mundo como es, sino como somos nosotros; con nuestros sesgos. Por eso las venus paleolíticas se llaman [i]venus[/i], porque los antropólogos creyeron que habían sido talladas como un ideal de belleza prehistórico, como objetos sexuales desde el punto de vista masculino.

Las primeras fueron descubiertas a finales del siglo XIX en cuevas y abrigos rocosos de los Pirineos franceses. En 1908 se exhumó la hechizante Venus de Willendorf, que acabaría convertida en un icono. Desde entonces han aparecido cientos de estatuillas similares entre el sur de Francia y las llanuras siberianas del lago Baikal. Figuras femeninas talladas en hueso, asta, marfil, piedra, terracota, madera o barro, de no más de 25 centímetros y datadas en el Paleolítico superior, entre el 27.000 y el 21.000 a. C.


Aunque no hay consenso sobre por qué se crearon o para qué servían, sus atributos exagerados, como la prominencia del vientre típica de una mujer embarazada, llevaron a pensar que podían usarse como amuletos de fertilidad. Pero esas proporciones exageradas no solo se aprecian en el abdomen. Muchas tienen un torso anormalmente delgado, pechos grandes y colgantes, nalgas y muslos voluminosos, piernas cortas, pies pequeños y un ombligo elíptico que queda aplastado por el ancho de las caderas.
La antropóloga Mariana Gvozdover describió estos rasgos como una “deformación estilística del cuerpo natural”, pero sus colegas Leroy McDermott y Catherine Hodge McCoide aportaron otro punto de vista. “Estas aparentes distorsiones de la anatomía se convierten en representaciones adecuadas —escribieron en un artículo de 1996— si consideramos el cuerpo visto por una mujer que se mira a sí misma”.

Los autores compararon las figuras con fotografías de una mujer moderna y la perspectiva encajó como un guante. La idea explica por qué los brazos desaparecen bajo los senos, por qué el cóccix no está a una altura normal respecto a las nalgas o incluso por qué algunas venus del Paleolítico no tienen rostro y fueron talladas con la cabeza inclinada hacia abajo.
"Es posible —explican McDermott y McCoide— que desde que se descubrieron estas figuras simplemente las hayamos mirado desde el ángulo incorrecto”. Los antropólogos asumieron que las mujeres de la prehistoria habían sido espectadoras pasivas de la vida creativa y que sus cuerpos, ya sea por sus atributos sexuales o como símbolos de fecundidad, solo habían sido relevantes para los intereses masculinos. Pero lo cierto es que no sabemos casi nada de estas estatuillas ni de las personas que las tallaron hace 20.000 años. Lo que sabemos es que nuestras suposiciones están inevitablemente sesgadas por nuestro propio bagaje cultural.
[Imagen: e605d41249725414.jpg]
[Imagen: 4eb3671249725434.jpg]
[Imagen: c77d231249725454.jpg]
[Imagen: 9ca45f1249725464.jpg]

Imprimir

Shocked Sobre las religiones de libro y la ciencia
Enviado por: Celembor - 12/06/2019 12:16 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (8)

Si La Guerra de las Galaxias la hubiera escrito un filósofo, sería muy parecida a Los que Sueñan. Ficción inteligente para mentes inquietas.
Sinopsis de Los que sueñan:

Dante vive en una casa en el campo, rodeado de bosques y naturaleza idílica, en un lugar donde todo aparenta ser plácido y ordenado. Pero nada es lo que parece en su vida, que entrará en un vórtice irreversible cuando se encuentre ante sí mismo en mitad de un descampado. Dante creerá que se ha vuelto loco. Pero la realidad es mucho más terrible: Dante no es Dante, aunque en realidad sí lo es. Y tiene que arreglar muchas cuentas pendientes.

Así, conoceremos a personajes como Caín Grey, un antiguo amigo de Dante, o Boss Pérez, un rey de los bajos fondos que ha dejado atrás su humanidad, y sobre todo a Lara, la mujer que ama a Dante pero a la que él no puede amar. Y finalmente a Dana, que ya lleva muerta varios años, aunque no totalmente.

Alrededor de Dante, Lara y Dana, el mundo entero se está derrumbando en una guerra de guerrillas interminable, cruel y ciega, y gran parte de la humanidad ha elegido suicidarse... para vivir para siempre.

Y Dante...

Dante tiene la culpa de todo lo que está pasando.


Este es un fragmento del libro de Elio Quiroga "Los que sueñan". Comparto este extracto porque me pareció de lo más interesante:


3. Sobre las religiones de libro y la ciencia.

«—El científico moderno no blasona de saberlo todo; se limita a afirmar que sabe más que sus predecesores, y sus explicaciones naturalistas parecen eficaces. No podemos beneficiarnos de la ciencia moderna y conservar al mismo tiempo la cosmología del hombre de las cavernas. Está usted atando a Dios a la ignorancia humana. En mi opinión, señor Kohler, él ha permanecido demasiado tiempo atado a ella.»
Roger Lambert, La versión de Roger,
John Updike, 1986-1988
Plaza & Janés. p. 73
Roger Lambert toma aquí, paradójicamente en un teólogo, el lado escéptico que necesita Kohler, respecto a su quimérico proyecto de encontrar a Dios en la numerología usando un ordenador digital del centro de cálculo de su universidad. Tenemos dos lados, dos aspectos del hombre que se mezclan mal: las religiones de libro, generadas en tiempos oscuros, en los que eran explicación de la naturaleza, fuente de normas morales y de juego de poder para los monarcas y líderes, y una ciencia que libera de la ignorancia al hombre y lo enfrenta con ella.
No se puede, efectivamente, hacer convivir nuestra ciencia actual con las cosmologías de nuestros antepasados, y en realidad gran parte de esa lucha se lleva produciendo desde el nacimiento de la ciencia moderna, allá por el siglo XVI, si bien siempre ha ocurrido en contextos previos, al ser la Iglesia a fin de cuentas un instrumento utilizado por el poder casi desde su inicio. El sacerdote, el que responde a las preguntas desesperadas del pueblo, el que les hace creer que posee un saber que los otros no poseen y que puede comunicar con los altos creadores de lo que existe, es el mejor aliado posible del poder político, pues es quien puede legislar, castigar y premiar con el sello de aprobación de la divinidad. Como elemento de poder, lleva vendiendo muy caro su pellejo desde hace milenios cuando se lo intenta descabalgar de su confortable grupa.
La situación de las «religiones de libro» no deja de ser interesante, si se examina fríamente. Desde el punto de vista de un testigo neutral, «no contaminado», un alto porcentaje de la especie humana se rige por unos libros escritos, en el mejor de los casos, en la Edad del Bronce, unos tiempos en los que la ignorancia respecto a los fenómenos y la vida era completa, que han llegado hasta nosotros, y en vez de ser tratados como joyas literarias —como sí ha ocurrido con obras consideradas «mitología», como las griegas— son tomadas como revelaciones. Ese testigo neutral, aplicando la «navaja de Ockham» decidiría que aquellos libros, escritos, o dictados, o como en muchos casos, nacidos de tradiciones orales pasadas por diversas adaptaciones, reescrituras o censuras, son nada más y nada menos que obra de hombres de su tiempo, ignaros de la gran mayoría de lo que los rodeaba, y abiertos a la explicación mágica.
Es imposible de demostrar el nacimiento de la religión. Tal vez ocurriera en una sabana africana hace doscientos mil años con un hombre interrogándose sobre las luminarias que inundaban un cielo especialmente bello una noche despejada, o por el poder del sol, capaz de dar vida, pero también de secar y quemar... o el del fuego... En cualquier caso, la especie humana nació con la explicación mágica del cosmos, y eso está dentro de nosotros. La perplejidad ante la magnificencia de la naturaleza, la ausencia de los padres —normal durante la mayor parte de la historia de nuestra especie, dada la escasa esperanza de vida que entonces era inevitable— lleva al nacimiento de una figura divina, paterna o materna, que no sólo explica lo inexplicable, sino que da sentido a la inexorabilidad de la muerte, a la rabia impotente por el ser querido perdido para siempre, y, en manos de líderes suficientemente hábiles, a coartadas para dominar a grupos humanos bajo penas de castigos de seres superiores.
Todo este nacimiento antropológico del fenómeno religioso se nos presenta como una necesidad humana: las personas necesitamos explicaciones, tenemos una pulsión desesperada de comprender, y la primera explicación disponible es la mágica. El mal de ojo antes que la teoría microbiana, la curación milagrosa antes que el antibiótico; los logros humanos han ido llenando los agujeros de ignorancia de nuestros antepasados, huecos que fuimos rellenando previamente con la argamasa de la religión.
Parece algo tan humano que podría ser parte de nuestro carácter como especie; religiosidad y superstición suministran explicaciones en eras previas al salto intelectual «cuántico» del cientifismo como mirada sobre el mundo. Son la vía fácil, paternalista, sumisa, de extender la autoridad familiar (lo de «paternalista» tiene aquí todo el sentido, al menos en el caso de las tres religiones mayoritarias, regidas por un Dios masculino y colérico) al dominio social, especialmente en pueblos que inician su actividad en urbes donde el control ciudadano deviene fundamental y necesario para evitar estallidos sociales. La religión organizada y de libro es un concepto anterior a la ciencia y propio, conjeturo, de centros urbanos, pues es un excelente elemento para mantener la paz entre las gentes aglomeradas en pequeños espacios, y contribuye a construir el llamado «contrato social». No tiene tanto sentido ya como institución de represión y mantenimiento de un orden en pueblos nómadas desperdigados, donde mantiene su origen animista de explicación del cosmos. Se torna política y libro en contextos urbanos, que devienen en ciudades-estado, en metrópolis y en capitales nacionales finalmente, y así se desarrolla hasta la actualidad. La mirada de Lambert es aquí reveladora, pues piensa en cierta medida en lo bueno del cuestionamiento de la utilidad de la religión estatalizada y sistemática en unos tiempos como los actuales, en los que parte de su efectividad ya no es obvia. Hay ya otros elementos de control social disponibles, desde el entretenimiento a las hipotecas, y sólo la religiosidad íntima parece tener cabida en esta realidad presente. Dios se libera entonces de su prisión, la ignorancia humana, y cambia hacia otra cosa. No sabemos aún lo que es, pero el cambio será a mejor, sin duda. La humanidad abandona la infancia.
El monstruo al que se refería Lambert en la cita que abría el capítulo anterior, surge aquí, de la misma manera que un lector de horóscopos usará ascendentes, fechas y horas para trazar líneas sin sentido (pero con todo el sentido para él) en un papel y creerá ser capaz de describir a su cliente y su destino basándose en ellas, o que un espiritista o tarotista practicará la lectura fría inconscientemente sobre su interlocutor; la ciencia mal comprendida crea fantasmas como el proyecto de Kohler, que son una mezcla de conocimiento e ignorancia a partes iguales, preguntas de un humano adolescente que le permiten crearse una bruma intelectual. Kohler está equivocado, y lo comprobará posteriormente. Lambert lo sabe. Lo ha visto demasiadas veces. Todos lo hemos visto, es el choque entre lo que creemos saber y la nueva información. Entre nuestro prejuicio y la terca realidad. Y volvemos a un concepto anunciado antes: el sesgo cognitivo.
El llamado «sesgo cognitivo» es una de las herramientas principales que tiene nuestra mente para aproximar el mundo. Probablemente su origen esté en nuestros antepasados, teniendo que sobrevivir en ambientes hostiles, desnudos, y con la sola herramienta de la inteligencia como valor que les permitiría mantenerse como especie y no extinguirse. Pero en ciertos aspectos es un problema potencial, y actualmente está por todas partes. Es muy difícil mantenerse fuera de su poderoso alcance, que condiciona nuestro pensamiento y la forma en que afrontamos muchos problemas. Los prejuicios, la desconfianza del otro, los tópicos, el racismo, la xenofobia, las guerras, las batallas políticas, tienen su origen en el sesgo cognitivo, en que nuestra mente tiene como costumbre convertir en categoría la excepción, y en las mentiras piadosas que el llamado «sentido común» nos regala. De esta manera, muchos gobiernos legislan —con resultados catastróficos— basándose en el sesgo cognitivo, y millones de seres humanos lo cultivan a diario, aun sin saber que lo hacen. Uno de los frutos principales, en opinión de quien esto escribe, del sesgo cognitivo que antes deberemos afrontar como especie si queremos progresar son las religiones, especialmente las llamadas «religiones de libro».
Las religiones de libro alimentan, a través del uso de un texto indiscutible como herramienta, la generación de situaciones de poder. Son religiones altamente estratificadas, rígidas y de gran poder de convocatoria. Basan todas ellas su afirmación de contacto con la divinidad en la figura de los profetas, seres humanos elegidos aparentemente para ser los voceros del dios en la tierra. Esta estrategia es hábil, pues el profeta es incuestionable, como lo son los dogmas que se han de respetar si se quiere ser parte de ellas. Como todas las grandes religiones de libro han creado con el paso de los dos últimos milenios series rígidas de normas y dogmas incontestables, han surgido constantemente grupos religiosos escindidos que niegan tal o cual libro, tal o cual dogma, sacramento o norma. Unas han tenido más suerte que otras. El cristianismo fue una secta del judaísmo con una suerte especial, pues dos de sus sectas dimanantes, el catolicismo y el protestantismo, se han convertido en dominantes en una parte del mundo.
Si bien el catolicismo parecía una religión de gran dinamismo en sus primeros siglos de vida, es en el siglo XV, con la separación de Lutero, cuando se vuelve más conservadora y violenta (los tiempos lo eran, no obstante), y la secta protestante y sus subsectas permitieron en el norte de Europa el florecimiento, gracias a normas laxas y a una separación entre religión y vida personal, el fomento de la inventiva, de las artes, los viajes, las conquistas y sobre todo la ciencia, pues es bajo su dominio que la ciencia occidental tiene su gran florecimiento. En cambio, la Iglesia católica se volvió terriblemente celosa de sus dogmas e intolerante con las sectas que se formaban de vez en cuando, reforzando elementos represivos como la Inquisición y fomentando la colaboración con los monarcas totalitarios de la época, que la necesitaban como elemento de control social.
De esta manera, la secta católica, la que tuvo más suerte de las dimanantes del judaísmo, se separa en otras dos que mantienen su excelente rendimiento en términos de conversiones: la católica por su colaboración con los monarcas absolutos y la protestante por su fomento de la separación entre Iglesia y Estado. Dos formas de ver la gestión de las almas de los mortales y dos resultados bien diferentes. También de entre las religiones de libro surgen otras sectas de gran aceptación, como la islámica, a partir también del judaísmo, o la evangélica o la de los Santos de los Últimos Días a partir de la protestante.
La religión de libro, si bien posee un indudable aspecto de gran utilidad para la humanidad que es el consuelo ante el tránsito de la muerte por el que todo ser humano ha de pasar, ha ofrecido desde su nacimiento oficial (probablemente, como indico anteriormente, en alguna de las primeras ciudades-estado y como elemento de alianza de control político entre los magos-sacerdotes y los monarcas totalitarios), un terrible efecto, y es el de las constantes guerras religiosas, la intolerancia y, en nuestros días, el terrorismo de origen religioso.
Si bien su utilidad hasta ahora es incuestionable, en unos días en los que cada vez queda menos espacio en el mundo natural y su descripción para los relatos religiosos, que han sido descartados por los avances de la ciencia, la religión ha perdido su capacidad de descriptor del mundo para pasar a ser un consuelo necesario para las personas. Pero sus jerarcas se resisten a abandonar esas cómodas áreas que hace unos siglos ocupaban, y ello ha llevado a movimientos irracionales como el creacionismo o la negación de la ciencia. De hecho, las religiones de libro encierran el peligro de ser llamadas a sí mismas científicas, de modo que un «estudioso bíblico» pudiera hablar de tú a tú con un físico. En cambio, la ciencia exige un gran sacrificio a sus practicantes y estudiosos, y es la comprensión de un lenguaje, el matemático, que es en ocasiones abstruso y requiere un largo, duro y a veces frustrante período de entrenamiento el que lleva a entenderla. En cambio, la religión de libro ofrece respuestas a todas las preguntas «en el libro» en que se basa, más allá de que éste fuera escrito originalmente en tiempos oscuros, partiendo de tradiciones orales de pueblos que vivían en la ignorancia, y haya pasado por traducciones, cambios, adaptaciones y diversas tergiversaciones a lo largo de los siglos para mejor responder a los intereses de sus líderes (véanse los concilios católicos como ejemplos perfectos de esta reescritura de un libro irreescribible por definición, como es la Biblia). Al mismo tiempo, el científico generalmente no habla el «lenguaje revelado» del libro, y de esta manera, el llamado «estudioso bíblico» carece de las herramientas intelectuales básicas para poder sostener un debate, discusión o acuerdo con el científico, y su frustración se convierte en rabia, su dogma en martillo y su ignorancia en soberbia. El científico, por su lado, vive en un similar enrocamiento, al no existir capacidad de comunicación con el otro lado del debate. Son escasos, pero honrosos, los casos de científicos con sólida fe religiosa y de religiosos con sólida formación científica, que sí pueden sentarse a debatir sobre los límites de sus respectivas disciplinas.
Si bien las religiones han jugado su papel, es de esperar que la humanidad, tarde o temprano, tome las riendas de su destino y las coloque en su lugar en la historia, el de unos útiles elementos de sabiduría y consuelo para la muerte, creados en eras en las que el hombre vivía en una terrible oscuridad e ignorancia, pero indudablemente llenas de fascinación y capacidad para hacer el bien. Esa «separación entre hombre y religión», que probablemente no verá la humanidad en varias generaciones, será el primer signo de su madurez como especie, de un abandono de la infancia (edad en la que las explicaciones del mundo son responsabilidad de los padres) a la entrada en un camino de madurez (en el que el mundo es explicado por el propio hombre). Este proceso, que probablemente comenzara en la Grecia clásica, en los tiempos de filósofos como Platón y Aristóteles y precientíficos como Aristarco, ha tenido movimientos de flujo y reflujo, y tendrá su final seguramente en algún momento futuro. Probablemente, entonces nos libremos del yugo autoimpuesto de las religiones de libro, y las miremos con ojos más limpios y calmos.
Existe una línea de pensamiento posible que nos ofrece la que llamo «trampa de Dios» y a la que cualquier persona puede llegar con el viejo método de la mayéutica. Si hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, como reza el libro cristiano, algo se nos ha hurtado que nos hace imperfectos, falibles y perversos. Ese «agujero» o «falla del hombre», nos persigue toda la vida, y podemos intuir que será rellenado finalmente en el momento en el que el ser humano, tras su muerte, llegue a la presencia del Creador, al cielo o al paraíso eterno. De esta forma, este Dios juega con cartas marcadas, roba a sus hijos una parte de ellos y, de hecho, no los hace a imagen y semejanza suya, sino que los fabrica como objetos imperfectos, falibles y perversos con algún incierto fin. No suena nada bien.
Somos animales en muchos sentidos. Las necesidades físicas a veces nos dominan, la violencia entre hombres es moneda común, y la bestialidad que cada día nos acerca a la materia, el sexo, la fisiología, el dolor, la defecación o la enfermedad nos reflejan en el espejo divino como máquinas animales con conciencia de sí mismos, dotados de sentidos y habilidades limitadas, y por tanto, castrados en un aspecto fundamental, el que nos separa de la divinidad. Ese «trozo» que nos falta Dios se lo ha quedado y nos lo dará o devolverá en el paraíso. ¿No suena un poco extraño? ¿Qué intenciones tiene un Dios que fuerza a sus criaturas a ser seres esclavos de sus cuerpos, sus necesidades y sus ansias?
Actualmente, se puede proponer un experimento imaginario. Cítese a varios creyentes en una religión de libro y plantéenseles hipótesis descabelladas en sus modelos religiosos: por ejemplo, que existe vida extraterrestre. El creyente negará tal hipótesis. Plantéenseles que existe una afirmación de esa absurda hipótesis en el libro de creencia que usan, y entréguenseles una copia falsificada con esa cita. En un alto porcentaje el escepticismo desaparecerá. Es un experimento que se puede plantear fácilmente y que no es distante de las «lecturas frías» o los experimentos que hacen los magos ante sus audiencias pretendiendo que se les lee el pensamiento o que se puede averiguar su futuro. Pero siempre que se plantean estos experimentos se olvida que el otro lado puede ser completamente honesto. Por ejemplo, un echador de cartas o un lector de horóscopos que crea de buena fe en sus mancias pueden practicar una lectura fría sobre sus clientes de forma no consciente, ignorando que su «saber» es una falacia. De esta manera, la combinación entre buena fe y fe ciega se suman para crear en mentes humanas perfectamente sanas la profesión de dogmas contrarios a todo común sentido, y que incluso, si se pararan a pensar seriamente en ellos, los moverían a risa.
Pues de esta combinación de necesidades humanas que tan fácilmente se pueden explotar, del miedo a la muerte y del hambre de normas de convivencia, se alimentan las religiones de libro, las cuales han olvidado completamente sus orígenes en la noche de los tiempos y, actualmente, ofrecen a sus fieles un galimatías de normas extemporáneas, de dogmas inexplicables e inexplicados y de coacciones puras y duras que pueden causar gran daño a generaciones de personas. Un ejemplo perfecto de ello que debería ser sometido a estudio psicológico es el caso de España, un país del sur de Europa que pasó los primeros 75 años del siglo XX bajo el yugo de una dictadura con un poderoso brazo religioso (caso único en la Europa occidental), y que convirtió a sus ciudadanos en gentes de baja estima, escasa formación intelectual, dóciles y envidiosas, perfectos súbditos de una dictadura eclesial, lo que explica el increíble poder de la curia católica en el país y sobre sus gobernantes. Este terrible atraso social de España pone en términos intelectuales y de capacidad de estructura de respuesta civil, al país ibérico en la paradójica situación de que parecía encontrarse en las primeras décadas del siglo XXI sumergido en mitad del siglo XX en grandes aspectos de su sociedad, cultura, política y religión, y enfrentándose a una crisis (económica y sobre todo institucional y política) sin precedentes. De ahí el poder omnímodo y cada vez más desesperado de los lobbies de poder católico en la sociedad española, como el Opus Dei, los «kikos», o los Legionarios de Cristo, o de las universidades católicas, de las que jamás saldrá innovación alguna por definición (están sometidas a los dogmas de una religión de libro y conducidas por lobbies que perpetúan tradiciones obsoletas en la sociedad). Curiosamente, esas formas cuasi castrenses de religiosidad fanática son tan ahistóricas en el contexto actual de la humanidad como los grupos fundamentalistas islámicos en sus respectivos países.
En España convive el viejo animismo o la idolatría del culto a las imágenes (muñecos creados por los imagineros que muestran a cientos de advocaciones, por ejemplo, de la Virgen María, o a otros miles de miembros del santoral católico), el culto a un libro que comparte su origen con el texto sagrado judaico, y con el añadido del llamado Nuevo Testamento, una obra de origen incierto que ha sido censurada, reescrita y modificada en sucesivos siglos y en varios concilios, añadiendo a ello extraños dogmas de fe (la triple personalidad de la divinidad católica, creada para justificar el Nuevo Testamento, la Asunción de María, etcétera). Cuando cualquier persona puede rastrear las falacias creadas por todas las religiones de libro a lo largo de los siglos en aras del control social (es obvio en el caso del catolicismo, aliado del poder desde tiempos de Constantino) es claro que poco tienen que aportar a la calidad de vida espiritual de las personas esas viejas religiones en estos tiempos, en los que la humanidad está tomando las riendas de su pensamiento y su propia libertad.
Paradójicamente, muchas religiones de libro han sufrido y sufren incontables herejías y desplantes por parte de sus fieles, algo por otro lado perfectamente normal en la historia de la humanidad. El protestantismo surgió de la rebeldía de un monje católico harto de la venta de bulas papales que permitían al buen pagador una cómoda entrada en el reino de los cielos (obsérvese la asombrosa capacidad que en aquel tiempo salvaje se podían atribuir los miembros de la curia y compárese con sus tímidas declaraciones al respecto en la sociedad contemporánea), los arrianistas negaron la triple personalidad de Dios, y entre otras sectas más actuales, los Moon (Iglesia de la Unificación), los mormones o los Testigos de Jehová, que declararon que las traducciones bíblicas disponibles eran falaces y sólo la suya era la verdadera. Esta legión de grupos irreconciliables, que además han generado sufrimientos, guerras y horrores sin cuento, es el ejemplo perfecto de la incapacidad de las religiones establecidas para responder a las preguntas de las gentes.
La revolución científica nacida en el siglo XVI en Europa empezó a dar a las personas respuestas incontrovertibles, verdades naturales, a las que las religiones eran, y son, incapaces de responder. De esta manera, los espacios de las religiones se han ido haciendo más y más pequeños. Es probable que en este siglo asistamos al inicio de su agonía, pero no esperemos que sea pacífica ni incruenta. En el pasado (y en el presente, desgraciadamente) hemos tenido evidencia de todo lo contrario, y las guerras, vejaciones y atentados por causa religiosa son algunas de las posibles muestras de esos estertores.
El capítulo V de este ensayo requiere de la suspensión del pensamiento automático que tiene cualquier ciudadano occidental que se haya criado en una sociedad dominada por la religión, como es la comentada y atrasada España católica, de divinizar y explicar por vías mágicas y teológicas ciertos fenómenos que se nos escapan, simplemente porque su existencia se pelea con nuestro sentido común, que no es sino una forma de prejuicio.

Imprimir

  Reto Jun19: Estrellas sobre Alepo
Enviado por: Joker - 12/06/2019 03:10 AM - Foro: Retos Mensuales - Respuestas (12)

Farid asomó la cabeza por encima de las piedras. Oteó la calle mientras aguantaba la respiración de forma inconsciente. Los disparos habían cesado hacía ya largos minutos, pero no significaba que el peligro hubiese pasado. La carbonizada furgoneta del señor Herat seguía delante de su derruida tienda de alimentos y la fachada del edificio de su amigo Khaled tenía los mismos trece agujeros. Volvió a sentarse en su escondite un rato más. No tenía prisa.

Pasaron los minutos y escuchó unos gritos lejanos y el atenuado eco de más disparos. Volvió a asomar la cabeza y a aguantar la respiración.
Como una rata avezada se escurrió entre los escombros, atravesó las grietas y recorrió habitaciones desnudas hasta llegar al derrumbado umbral de la entrada al edificio. Sacó la cabeza ligeramente y miró hacia lo alto. La mayoría de las veces la muerte miraba desde arriba.

Tras unos largo minutos escudriñando ventanas, boquetes, azoteas y balcones, estuvo seguro de que no había nadie. Salió disparado como una perdiz que ha oído el peligro hasta el edificio adyacente a la antigua propiedad del señor Herat. Se coló por un pequeño agujero creado por el mortero y entró en el edificio. Caminó por la penumbra esquivando muebles y escombros como un bailarín interpretaría su danza, silencioso y preciso, y atravesó la estancia y el pasillo que le llevaron a una habitación a oscuras. Con el corazón todavía golpeando su pecho y la respiración agitada, se apoyó en una pared y se frotó la nariz. Siempre le picaba cuando entraba allí.

Buscó en su bolsillo y extrajo un mechero. Encendió la chispa y una pequeña llama arrojó penumbras allí donde antes solo había un pozo de oscuridad. Con sumo cuidado se acercó hasta una pared, apartó la alfombra y colocó la mano sobre una cajonera cubierta de polvo. Como iba a necesitar las dos manos, apagó el encendedor y lo volvió a colocar en el bolsillo que no estaba agujereado. Empujó con gran esfuerzo, intentando hacer el menor ruido posible, y las patas se deslizaron sobre el suelo emitiendo un leve crujido. Farid hacía esto con sumo cuidado, y movía el mueble muy despacio. Aunque nunca había visto a nadie por allí, no quería que descubriesen su tesoro.

Cuando consideró que había esperado el tiempo suficiente, volvió a encender el mechero y se coló por un agujero en la pared que daba al almacén de la tienda de comestibles. El señor Herat hacía tiempo que no aparecía por allí, y como no había otra forma de entrar, tampoco había motivo para que se enfadase si alguna vez se enteraba. Por supuesto, nunca se lo había dicho a sus padres, pero tampoco hacía falta.
Aún así, no podía evitar sentir un escalofrío cada vez que entraba allí. A pesar de que aquel lugar estaba abandonado, tenía la sensación de que en cualquier momento aparecería el señor Herat y le recriminaría el hecho de haberle vaciado los estantes un día tras otro y encima hubiese dejado tirado por el suelo las botellas de refresco y los envoltorios de los dulces de tahide.

Por eso siempre se quedaba allí durante unos minutos, en la más completa oscuridad y respirando muy despacio para no hacer el menor ruido.
Seguro de que no había nadie más, volvió a encender la llama y escudriñar los casi vacíos estantes. Ya no quedaban muchas cosas que llevarse. Al principio había sustraído ollas, cucharas y alimentos envasados para cambiarlos por dinero o comida, pero demasiado tarde se dio cuenta de que las estanterías no volvían a llenarse solas, y ahora solo tomaba aquello de necesitaba y cuando no había otros medios para conseguir comida.

Tomó otro bote de lentejas con albóndigas de cordero y lo introdujo en su zurrón. No tomó ninguna más, ya que sus padres ya habrían cenado cuando volviese a casa y sus hermanos ya no vivían con él. Echó un último vistazo a aquel desangelado lugar y volvió sobre sus pasos hasta el agujero. Tras pasar al otro lado volvió a dejar todo como estaba y subió un par de pisos, se coló en unas habitaciones y se descolgó por el dormitorio que había quedado a la vista tras los bombardeos. Con sumo cuidado, se colocó en cuclillas y saltó sobre un gran trozo de pared que había quedado horizontal sobre los escombros.

Corrió entre cascotes, subió paredes derruidas y se coló por ventanas abiertas hasta que llegó a la calle Harram. Esperó allí sentado un rato. Cuando vio una persona cruzar la calle supo que era seguro salir. Levantando el polvo tras de sí recorrió dos calles más, donde antes vivían Suud y Talal, y llegó a la plaza del mercadito. Se apoyó sobre una pared y recuperó el aliento mientras veía a la gente ir de un lado a otro.
Seguramente ya era hora de ir a casa, pero le apetecía practicar un poco de puntería antes de volver. Se acercó hasta el edificio donde el señor Mazen había colocado un plato metálico que captaba los canales turcos, el mismo donde vivía Samir, y practicó su destreza en el manejo del lanzamiento de piedras. Su hermano mayor lo hizo mucho contra la policía antes de que llovieran bombas del cielo.

Cuando se cansó, se colocó el zurrón en bandolera y caminó a paso resuelto de vuelta a casa con una amplia sonrisa. Practicar todos los días había hecho de él un gran tirador.
Pasó por delante de la casa de la señora Fareeda y se acercó a la desvencijada ventana para acercar la nariz. Todavía si se esforzaba mucho podía recordar los olores que salían de allí e inundaban toda la calle: fati de pollo, el baba ghanoush, su famoso tabbouleh... Farid salivó y se quedó unos instantes más saboreando el recuerdo. Con una ancha sonrisa dejó atrás las ruinas de la familia Fareeda y llegó a casa.

Cuando acabó su paupérrima cena puso el cazo en un pequeño barreño con agua y limpió con la mano los pocos restos que con su dedo no había podido rebañar. Dejó el cazo en el banco de la pequeña cocina y se dirigió al salón. Volvió a escuchar unas explosiones. No estaban muy lejos, pero sí lo suficiente como para no tener que preocuparse. Él solo temía a la niebla.  Sus manos temblaron y su interior se agitó de temor. La respiración se aceleró y empezaron a temblarle las manos. Sus pesadillas volvían al mismo tiempo que los pensamientos le traían a la niebla. Aquel día estaba jugando con Hamza y Firas lejos de casa, en los campos del sur. Todos la vieron a lo lejos, el humo blanco que atravesaba las calles sin elevarse hasta el cielo, y que dejó cuerpos muertos y agarrotados allá por donde pasó. Se golpeó la cabeza con las manos, intentando alejar aquellos pensamientos. La niebla se lo había llevado todo.

Se levantó y golpeó la cabeza contra la pared. Soltó unas lágrimas y se frotó con fuerza, intentando aliviar el dolor. Era la única forma de alejar las visiones y recuerdos. Antes, cuando era algo más pequeño, siempre tenía mucho miedo de las explosiones, miedo de que cayese una bomba en casa y los matase a todos. Pero desde que dormía con sus padres, ese miedo había desaparecido. Se acurrucaba entre ellos y volvía a sentirse protegido y feliz. Como antes de que todo aquello ocurriera.

Su padre nunca había querido que ninguno de sus hijos durmiera con ellos. «Los hombres han de dormir solos o con su mujer», decía; y también «dormir con otros hombres es pecado a los ojos de Alah». Pero Farid le suplicó dormir entre ellos, con lágrimas en los ojos. «Los hombres no lloran, Farid», solía decir. Pero el miedo y desamparo que sentía hicieron ablandar el corazón de su padre, porque no dijo nada más.

Tomó un par de mantas y salió al pequeño huerto donde antes su padre tenía algunos cultivos. Ya no crecía nada. Extendió la manta y se acostó, mirando las estrellas durante un rato. Siempre le fascinaron los puntitos luminosos que pintaban extrañas figuras en el cielo. Usama decía que eran los días que Alah tardó en crear el mundo, pero eso no tenía sentido: eran demasiadas estrellas. En cambio, Abir explicó una vez que fueron las lágrimas de Jadiya por la muerte de sus hijos varones, pero tampoco lo creía cierto. Las lágrimas caen al suelo, no suben al cielo. Una vez le quiso preguntar al profesor Rakin por qué Alah había puesto las estrellas en el cielo, pero le dio vergüenza. Nunca pudo preguntárselo. Tal vez, algún día, cuando fuese más mayor, sabría el por qué.

Se tapó y se giró para mirar el montículo de tierra y grava que tenía a su derecha.
—Buenas noches, papá.
Luego, se volteó y se giró a la izquierda, donde estaba enterrada su madre.
—Buenas noches, mamá. —Y en un susurro le dijo—: te quiero.

Imprimir

  ¿Nueva temporada o fake?
Enviado por: Duncan Idaho - 11/06/2019 06:20 PM - Foro: Canción de hielo y fuego - Respuestas (4)

Game of Thrones: Elon Musk quiere comprar los derechos y rehacer la octava temporada

El multimillonario dejó en claro en su cuenta de Twitter que quiere comprar GOT y rehacer la última temporada.

El último capítulo de Game of Thrones no fue del agrado de la mayoría del público, quienes firmaron una petición para que se rehaga la última temporada de la exitosa serie de HBO.

Luego de reunir más de un millón de firmas para que la compañía recapacite y vuelva a filmar la octava temporada, no se llegó a nada ya que los productores se mantienen firmes en su decisión.
Sin embargo, la balanza puede inclinarse a favor de los fanáticos de Juego de Tronos, gracias al multimillonario Elon Musk quién expresó su deseo de rehacer los último capítulos de la serie.


Esto lo publicó en su cuenta de Twitter, dónde anunció que desea comprar los derechos de Game of Thrones y filmar nuevamente la octava temporada.
[Imagen: 799756d8eygwlxsaagijr-g4ypjpg.jpg]

"Si esta publicación obtiene 5000 "me gusta", entonces compraré GOT y hacer que vuelvan a aparecer la temporada pasada. Los Caminantes Blancos podrán matar a todos".
Después de llegar a la ansiada meta, Musk decidió borrar el tuit, dejando desconsolados a los millones de fanáticos de Juego de Tronos, quienes se habían ilusionado por la declaración del multimillonario sudafricano.

 

Imprimir

  Reto Jun19: Sin ideas
Enviado por: Joker - 11/06/2019 11:24 AM - Foro: Retos Mensuales - Respuestas (29)

CITA DE LAS 08:00

La puerta del despacho se abrió y la secretaria le permitió el paso a una mujer que la doblaba en edad y en belleza. Claro está, eso último no era difícil en su caso.
El doctor Mendiverry la esperaba sentado en su sillón, debajo de una lámpara de pie que se alargaba y doblaba para alumbrar todo desde arriba. Con un gesto del brazo, el doctor la invitó a sentarse delante de él.
—Buen día, Sashka, ¿cómo ha despertado hoy?
—Mmm, de golpe y a los gritos.
—¿Una pesadilla?
—Huy, sí, la más horrible que podáis imaginar, doctor.
Hubo silencio entre los dos, Mendiverry tosió para aclararse la garganta.
—¿Está dispuesta a contarme más al respecto?
—Como gustéis. Veréis, en el sueño iba caminando por un hospital, de noche y por un corredor vacío. No recuerdo por qué coño hacía allí, y bueno, tampoco nada de lo que sucedió, más allá de un detalle. Oh, pero ese detalle es aterrador, doctor. Iba… iba…
—Dígame —dijo Mendiverry, sereno—, debe decirlo para dejarlo atrás.
—Iba… iba caminando a la par de… ¿Pero no se lo diréis a nadie, verdad? Porque si me llego a enterar… vela negra para ti y no me veis nunca más un solo pelo.
El doctor pareció considerar la idea, pero acabó descartándolo.
—A nadie, Sashka, todo esto es confidencial, lo sabe bien —afirmo—. Dígame, dígame con quién caminaba, por favor.
La mujer rumió unas palabras por lo bajo, luego exclamó:
—¡Va, que coño, que piensen con ello lo que quieran, que les den por saco! El que caminaba junto a mí era Cabromagno.
El doctor arqueó una ceja.
—Cierra la boca, que le entran moscas —dijo la mujer, con una sonrisa perversa por la reacción provocada.
Mendiverry volvió a toser.
—No veo el motivo de que llame a eso pesadilla —disimuló—. Por ello es que me ha sorprendido.
—Es que… le vi como Dios le trajo al mundo, con… ya sabéis, con sus piernas peludas, y esa cola… ¡puaj, qué horrible! Oh, doctor, pero eso no fue lo peor: el muy hijo de su madre, advirtiendo mi resquemor, arrastraba los cuernos por las paredes, haciéndolos chirriar, y sus pezuñas resonaban en el suelo enlosado, y… si habríais visto de qué manera tan… espantosa se mesaba esa chiva suya cuando pasábamos junto a una enfermera solitaria…
El doctor hizo un gesto con la mano.
—Ya no siga, he comprendido el meollo del asunto. Dígame, Sashka, ¿ha tenido algún problema con Cabromagno últimamente?
—No… bueno, sí, uno. Ya sabéis que le pedí una sección de Fanfic en el foro, ¿cierto, doctor Queiroz?
—Mendiverry es mi apellido —la corrigió él—. Pero llámeme Franco, por favor.
—Bueno, ahí tenéis otro de mis problemas con Cabromagno: desde que le puso pelo blanco al Queiroz en un relato, se me enredan los nombres unos con otros. ¡Bah! —agitó una mano con desdén—, nada grave. Lo que os decía, Francisco, es que la sección que me dio en el foro… ¿la habéis visto? El muy agarrado me dio un rinconcito que nadie ve, casi que hay poner una lupa en la pantalla pa’ncontrarlo. Fíjate que tú y Dahghda son los únicos que la ubican.
—Bueno —dijo el doctor, con una sonrisa—, he ahí la razón de su pesadilla. Dígaselo a la cara y ya no verá su horrible rostro de nuevo. —Se levantó y alargó la mano para despedirla—. Ha sido un placer.
—Pero, doctor, ese no era el problema por el que vine… solo contesté la pregunta que me habéis hecho. Hay… un problema más gordo.
El doctor miró por la puertecita del costado del despacho, desde donde se veía una pantalla encendida y un mando de playstation descansando al lado. Volvió a sentarse a regañadientes.
—La escucho, por supuesto.
—El problema, doctor Queiroz…. Eh, Francis, Francis, es que… le he visto a… Él.
—¿A Sauron? —se inquietó Mendiverry—. ¿Aquí, en la Tierra Entera? Pero si el Anillo Único fue destruido en el…
—Si seréis idiota, doctor, a Sauron que le den por culo, el muy cabrón se lo tenía bien merecido por tocarle los que no suenan al bueno de Gandalf. —Y se inclinó hacia adelante y susurró—. Vi… al rivio.
El doctor soltó un gran suspiro de tranquilidad.
—Oh, Geralt, Geralt, Geralt. Claro, por supuesto. Antes de que me cuente más, dígame, ¿ha seguido la disposición que le encargué en las sesiones anteriores, la de escribir un capítulo del fanfic cada vez que le vea?
—Cada vez, doctor, como me lo habéis mandado. Si no me creéis, mirad el foro: está a rebosar de ellos.
—Tranquila, los he visto. Bueno, entonces, ¿dónde lo has visto a él esta vez? ¿En la ducha?
—No, que va —respondió Sashka, y por lo bajo soltó un ‹‹ojala››—. Le he visto en… el trabajo.
El doctor irguió la cabeza de repente, como si aquello fuera algo que realmente no esperaba. Sabía que su paciente trabajaba en un tanatorio, y en su cabeza se imaginó enseguida las circunstancias de ese nuevo encuentro por la preocupación pintada en el rostro de ella.
—Eso es una gran noticia, Sashka —dijo—. ¿Se da cuenta de lo que significa? Significa que todo ha funcionado, que está curada. Por fin ha conseguido darle muerte al brujo.
La mujer amagó a abalanzársele encima.
—¡Huy lo que ma dixo! ¿Muerte yo a mi brujito? ¡Jamás! —Sashka exhaló con fuerza, sacó del bolso su tablet y picó a todo el mundo en el chat del foro. Así se calmó y, envuelta en esa nueva tranquilidad, entendió lo que el doctor había imaginado—. Tenéis la vista más corta que las mangas de un chaleco, doctor Queiroz; el seso un tanto seco también, que diría. No vi al rivio en un cajón, no, le vi… hablando con una aparición.
El doctor la miró fijamente, como para asegurarse de que había escuchado bien, entonces escribió unas pocas palabras en la libreta que apoyaba sobre su regazo.
—¿Qué garabatea ahí, doctor?
En la pequeña hoja podía leerse: MÁS LOCA QUE UNA CABRA.
—Unos apuntes, nada más —contestó el doctor—, para no olvidarlos. —Volvió a tapar el bolígrafo, cerró la libreta y continuó—: tendremos que cambiar un poco la receta, puesto que no ha funcionado como esperaba. Pero descuide, que no será nada muy diferente a lo que hace ahora. Óigame bien, quiero que haga esto: cada vez que vea al brujo de Rivia, debe escribir un capítulo de su fanfic. Oh, no, no, ya no ese en el que hace de Geralt un gran padre. Quiero que lo escriba a él envuelto en una relación sentimental con alguien más, que sea feliz con otra.
La mujer se puso a la defensiva, casi escupió las palabras:
—¿Con… cualquiera?
—No, Sashka querida, no con cualquiera. Dado que usted disfruta de darle ataques al corazón a los puristas, quiero que esa relación sea entre Geralt y Ciri. Pues, si lo disfruta, lo hará con más ganas y decisión.
—¿Con Ciri? —Una sonrisa apareció en los labios de la mujer, sus ojos se encendieron de alegría al imaginar el rostro de Daghdha al leer aquello que crearía. Luego adoptó una expresión de duro pesar, tan falso como la foto de su avatar—. Sí, creo que podría hacerlo. Pero… entonces, doctor, ¿tengo que escribir cada vez que le vea?
—Cada vez que le vea, exacto.
Sashka volvió a sacar la tablet del bolso, la abrazó contra su pecho y salió corriendo del despacho.
—¡Luego le diré como me va, doctor Queiroz! —exclamó, antes de perderse tras la puerta a toda velocidad.
—Mendiverry —susurró el doctor—. MEN-DI-VE-RRY.
Miró hacia la puertita del costado y vio la pantalla. Con una sonrisa, se olvidó de aquel error en el acto.


CITA DE LAS 10:00

La secretaria golpeó la puerta, abrió y dio paso a una joven que empujaba una silla de ruedas. El doctor les vio venir sentado en su sillón, les sonrió falsamente mientras se acomodaban frente a él.
—Buenos días, doctor —dijo la mujer.
—Buenos días, señora Cabra. —Le señaló el otro sillón—. Acomódese allí si le parece.
El doctor se concentró entonces en el hombre de la silla de ruedas. No superaba los treinta, y a simple vista se veía normal, más allá de esa horrible barba de chivo y de una expresión en el rostro que decía ‹‹me fumé hasta el orégano del especiero, y lo volveré a hacer mañana››.
—Buenos días, señor Cabro —dijo el doctor.
—Apuntaditos quedáis —le respondió el de la silla de ruedas.
—¿Y qué tal lleva su nueva vida?
—Apuntaditos quedáis.
—Bueno, eso no está nada mal. Casi diría que está bien. Bueno, ¿y que le ha hecho venir hoy? —preguntó el doctor, ahora mirando a la esposa.
—Mi marido insistió en venir. O eso es lo que me pareció, dado que…
—La comprendo. —El doctor volvió a clavar la mirada en el hombre—. ¿Qué le parece si me cuenta qué le sucede?
—Emoticón risa pícara —contestó el de la silla.
El doctor miró a la mujer.
—¿Eso es nuevo?
—Eso y lo otro es todo lo que puede decir desde el derrame —replicó esta—. Se habrá dado cuenta, doctor, si leyó las Bases del Reto Mensual.
—Ya veo.
El doctor miró al hombre, le pareció que hacía unos gestos con las cejas, entonces frunció el ceño y observó con disimulo a la joven. Esta lo advirtió y se extrañó por su reacción, temiendo que algo estuviera mal con su marido. Pero el señor Cabro mantenía la mueca de ‹‹¿Seguro que tú no quieres un poco? Anda, anímate, te gustará››.
—Ejem, ejem —tosió el doctor, levantándose del sofá. La joven hizo lo propio, extrañada por el asunto—. Acompáñeme fuera, señorita, tengo algo que decirle.
Con suavidad pero con insistencia, el doctor la arrastró hasta la puerta, mas no salió con ella fuera. Una vez la joven estuvo del otro lado, el doctor cerró con llave y caminó hasta la habitación lateral, perdiéndose en ella. Al regresar, traía consigo un objeto de cristal y cuello largo.
El hombre de la silla de ruedas se mantuvo imperturbable, pero solo hasta que Mendiverry se posicionó a sus espaldas y destapó la botella con un sonoro ¡plac! Entonces, el supuesto inválido irguió la cabeza y se levantó de un salto.
—¡Por los Dioses del Foro! —exclamó el hombre—. Creí que no aguantaría hasta hoy. —Le arrancó la botella de las manos y dio un largo, largo trago—. Es esa maldita mujer, Franco. Espera, no os equivoquéis, es dulce, y oh, qué bien se siente cuando me ducha, pero es que sin esto… —dio otro trago—, la vida es una tortura.
El doctor volvió a sentarse.
—¿No crees que ya es suficiente con esto, Cabro? Digo, ¿cuánto dinero piensas estafarle a la aseguradora de tu trabajo?
—El mismo que el trabajo me estafó a mí. Es lo justo, ¿no te parece? De algún modo me las tengo que rebuscar para no hacer nada.
—¿No podrías decirle al menos a ella? Se la ve cada vez más preocupada.
—Me lo pensaré. Pero ya sabes cómo es de lenta la burrocracia cuando me conviene —concluyó, con una de sus sonrisas de dos dientes.
Se oyeron golpes en la puerta. El señor Cabro saltó sobre la silla de ruedas y se acomodó enseguida en esa extraña posición que acostumbraba a adoptar. Su esposa entró pronta.
—¡Doctor! ¡¿Se encuentra bien mi esposo?! No sé por qué, cada vez que vengo a acompañarle, se le ocurre sacarme así a los empujones pero es que…
—Hay mejoría —dijo el doctor para acallar las palabras de la joven—. Lenta, pero la hay. Una luz al final de un largo túnel.
—¿De verdad, doctor? ¿No me está…?
—Siempre soy sincero respecto a mis pacientes.
—¡Oh, gracias, doctor! ¡Muchas, muchas gracias!
El doctor avistó la botella sobre el sofá, se sentó para esconderla deprisa.
—No es nada, querida. Ahora vaya en paz y solicite a la secretaria una cita para dentro de siete días. —El señor Cabro soltó un pedo de los ruidosos—. Que sean cuatro días, mejor —sonrió el doctor con falsedad—. Suerte.



CITA DE LAS 12:00

Entraron al despacho dos hombres adultos y caminaron hasta las sillas, rígidos como piedras.
—Buenos días, Iramesoj. Queiroz. —Ninguno respondió—. ¿Qué les ha hecho pedir una cita hoy? Si han venido juntos no puede ser tan malo.
Queiroz mantuvo firme la mirada en el doctor, Iramesoj bajó la vista y confesó:
—Nos encontramos en la puerta. Nuestra relación no está nada bien.
El doctor intentó poner paños fríos al asunto:
—Bueno, ni siquiera los hermanos se llevan bien todo el tiempo. —Mendiverry prefirió hablar con Iramesoj, dado que no deseaba empezar con Queiroz una discusión interminable; ese hombre era un especialista en eso, aun cuando le dabas la razón nada más comenzar—. A ver, dime, ¿qué es lo que acabó por romper la relación de manera tan drástica?
—El Foro, doctor, ¿qué sino? Veréis, la situación empeoró cuando comencé a participar del Dragón Lector. Yo subí allí el primer capítulo de mi novela, Dayana… ¿os la habéis leído?
—Un centenar de veces, a lo menos —respondió el doctor—, si la ha repartido por todo el foro. Tan solo le falta subirla al chat.
—Bueno, entonces ya sabéis de lo que hablo. La cuestión es que… —Iramesoj miró de soslayo a Queiroz, arrastró la silla un poco más lejos—, la cuestión es que este… el Señor RAE, como tú le llamas por lo bajo, se ha excedido una y otra vez con sus correcciones, y su tono… a veces es tan pedante que desquicia a cualquiera. Incluso a Vikken, diría, que se le parece más de lo que a ambos les gustaría admitir.
El doctor asintió con la cabeza, como si entendiera muy bien de qué hablaba. Miró al otro hombre.
—¿JP, entiendes la importancia, el significado que tienen estas palabras que él acaba de pronunciar?
Queiroz contestó:
—“Pedante: dicho de una persona engreída, que hace alarde de erudición, téngala o no”. “Desquiciar: quitar a una persona la paciencia, alterar, exasperar”.
El doctor soltó un suspiro de fastidio.
—Me refiero al significado simbólico de las palabras —se explicó—. La importancia que tiene que pueda decirlo estando cara a cara contigo.
Queiroz se mantuvo imperturbable.
—Si —fue toda su respuesta entonces.
—Bueno, he ahí que comenzó —dijo Mendiverry, pensativo—. ¿Pero cuál ha sido la gota que rebalsó el vaso? El problema más reciente, eso es lo que me interesa.
—Esto… es que perdí el desafío que le hice a esa… a esa… bueno, no soy ingenioso con las zascas, ni con los apodos. —Se encogió de hombros—. Sashka, a ella me refiero. La conocéis, ¿verdad doctor?
—Por suerte solo de nombre.
—Bueno, resulta que perdí y ahora debo pagar mi deuda —continuó Iramesoj—. E imaginaos, leer todos esos capítulos… esa… esa… Sashka se aprovechó de mí. Y ahora paso toda la semana leyéndolos, que un día Geralt le compra zapatos nuevos a Ciri, que otro le da a ella su manta cuando hace frío, brrr, esas cosas que no son capaces de mover un pelo a un hombre como yo. Y es todo esto lo que rompió mi relación con él.
—¿Está celoso? —preguntó el doctor, mirando a Queiroz.
Este se abstuvo de contestar. Iramesoj le aclaró el asunto:
—No, doctor, no. El caso es este: ya no tengo tiempo para escribir. Y si yo no escribo, ¿a quién le va echar él en cara su condenada RAE? ¿A Cabromagno? Si no se ha visto un relato de él en meses, solo dice que participa en los retos para atraer a los ilusos. ¿A Sashka? No, comenzar una discusión con ella es peligroso, esa mujer tiene la lengua más afilada que… que… es peligroso. Y discutir con Celembor te vuelve loco al instante porque no tienes por donde refutar, si a duras penas él mismo entiende todas esas paradojas que salen de su cabeza.
—Entiendo —dijo el doctor—. Es un asunto delicado. —En su libreta anotó: YA NO DARLES CITA—. Pero han venido al lugar correcto. Escuchen, tengo una pregunta para ambos: ¿Por qué no intercambian papeles? Sé tú, Queiroz, el que escribe, y tú Iramesoj, el que corrija.
—Bueno, yo… no sé si tengo tempo para leer de vacas sagradas y tal… —suspiró Iramesoj.
—Dejad que le pregunte algo yo a usted, doctor —replicó Queiroz—. ¿Ha visto la manera en que él corrige los textos? Anda, si le pone al asunto menos ganas que usted a la hora de leer relatos de humor. Hay tres palabras mal escritas, dice, y tendréis suerte si te dice cuáles, porque jamás te señala en qué parte del texto están, y tenéis que matarte buscándola en todo el puto relato; cuesta creer que no sea algo hecho ex profeso. —Negó con la cabeza—. Y sino va y suelta: ‹‹cuando sepa quién eres, te haré unas preguntas››, como para fingir que en verdad lo leyó. Eso es un casus belli más claro que el agua, y si no preguntadle a Sashka. —El doctor asintió, también comprendía a Queiroz—. No, no acepto ese trato, doctor. Antes preferiría que sea Vikken el que corrija mi texto, y diga que es flojo por haberlo escrito en sandalias o sin camisa.
Mendiverry caviló durante un minuto entero.
—Bueno, les propondré una opción más drástica —dijo—. Escuchen: escriban juntos el primer capítulo de Dayana 30.0, a ver si esta vez consiguen estar de acuerdo ambos con el resultado. Yo mismo acabo de escribir un relato en conjunto, y la experiencia me ha unido aún más a la otra parte. ¿Les parece adecuada esta resolución, señores?
Ambos hombres se miraron con recelo, suspiraron con desagrado.
—Estoy de acuerdo —dijo Iramesoj—, pero…
—Sin peros —le cortó el doctor—. O lo aceptas o no.
—Lo acepto.
—Yo también —dijo Queiroz—, pero…
—¿Usted no entiende, verdad? Sin peros. Ni uno. Háganlo. Oh, y Queiroz, si acaso funciona… convenza a Vikken de hacer lo propio. Es menos costoso que un hotel.
El doctor se levantó para señalar que era el fin de la cita. Estaba deseoso de volver a la Segunda Guerra Mundial, ya le temblaba el dedo del gatillo al pensar en ello. Le estrechó la mano a cada uno y por fin los dos hombres se encaminaron hacia la puerta.
—Oh, ¿puede uno hacerme el favor de decirle a mi secretaria que venga un momento? Gracias.

La secretaria se presentó enseguida.
—Querida —dijo el doctor—, haz el favor de llamar a Duncan Idaho.
—Pero, doctor, él no participa en el reto…
—Ah, lo sé, pero lo encanta meter la gamba cada vez que puede, así que le atenderé a él también.
—Doctor, ¿cuándo dice gamba se refiere a…?
—¿Te has estado juntando con él, eh? Cuando digo gamba digo pierna, de las que tiene dos, querida. ¿Y no te he dicho que te ibas a llevar una desilusión con el señor Idaho? Óyeme bien, tanta habladuría es la forma de esconder sus vergüenzas, el astuto arte de esconderlas a simple vista. Ya lo sabes, él mismo lo dijo alguna vez: “dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

CITA DE LAS 14:00

—Buen día, señor Idaho, por favor siéntese por aquí —dijo Mendiverry
—Yo no me siento sobre nada, doctor. Eso se lo dejo a las putas —respondió Duncan.
—Bueno, hazlo de pie entonces.
—Oh, sí, doctor, de pie me encanta…
—Como guste. Verá, señor Idaho, le mandé a llamar porque quiero hablar con usted. Hablando de una manera que me entienda: para que sueltes la lengua…
—Oh, no, yo a ti no te suelto la lengua para nada. Con su novia sería otra cosa, pero…
El doctor soltó un suspiro.
—Quiero que me hable de esos temas que sube al foro, señor Idaho. Del Megapene en el cielo, de las muñecas sexuales y la extraña fantasía que comparte con Mithrandir, también de los objetos en el ano 2018. ¿Por qué escribe estas cosas, Duncan?
—Es que el porno atrae a las personas, doctor. El sexo es amor, el sexo es vida.
Mendiverry le observó en silencio un momento.
—Está mintiendo, me doy cuenta —dijo al cabo—. Sea sincero, señor Idaho, ¿cuál es el verdadero motivo que le impulsa a ello?
Duncan le sostuvo la mirada, pero de pronto bajó la vista.
—Es que Sashka tiene una sección para ella y sus fanfics —dijo con un hilo de voz—, esos en los que Geralt le hace probar su espada a Ciri, y cuando digo espada sabe que me refiero a…
—Por supuesto que lo sé.
—Bueno, y si ella tiene su sección en el Foro, yo quiero la mía también. Es lo justo.
—¿Y cómo la llamarías a esa sección?
—“La soledad con manoella” me parece un gran título —dijo Duncan, con una luz de ilusión en los ojos.
—Hum, eso no lo discuto —convino Mendiverry—. Pero, señor Idaho, soy sincero con usted y le digo que no le comprendo. Si lo que quiere es una sección para usted mismo, ¿por qué no se lo pide a Cabromagno y le ahorra al resto sus… guarradas? Estoy seguro que él la anunciará con bombos y platillos, incluso te doy la certeza de que tendrás una multitud de fans, a diferencia de Sashka y yo.
—¿Guarradas, doctor? —Duncan se cruzó de brazos—. Si yo jamás he dicho una sola palabrota en todo el foro. Son ustedes los que les dan ese significado a mis dichos, y es así porque piensan en ello tooooodo el día.
—Es decir, que la culpa es nuestra. Entiendo. —El doctor hizo una serie de dibujitos en su libreta—. ¿Ha oído de la Proyección Psicológica, señor Idaho? ¿No? Deje que se lo explique de manera sencilla: es el mecanismo de defensa por el que un sujeto atribuye a otras personas sus virtudes y defectos, y en especial sus carencias. Dicho con otras palabras: ‹‹el ladrón juzga por su condición››. —Mendiverry hizo una pausa para que su paciente asimilara las palabras, dado que por lo general tardaba lo suyo en entenderlas—. He ahí su problema Duncan: ve a los demás como si mirara un espejo. Es usted el que piensa en sexo una y otra y otra vez, el que se esfuerza por meter tales pensamientos en los demás para no sentirse solo, para no sentirse un marginado. E iré más allá, Duncan, porque de esto se trata esta charla, de ser lo más sinceros posible. ¿Sabe por qué creo que sube todos esos hilos, que inunda el chat con su Gran Tema? Para no admitir su error, señor Idaho. Admítalo: usted se registró en Fantasitura porque creyó que era un foro para leer acerca de las fantasías sexuales de los demás, y para contar las suyas propias. Entonces, para no esconder su equivocación, quiere convertir el Foro precisamente en eso. —El doctor hizo una serie de anotaciones en su libreta: PROBLEMA CONFIDENCIAL: SU DISFUNCIÓN ERECTIL. PROBLEMA OBVIO: SU ADICCIÓN A LA MASTURBACIÓN—. Descuide, ha venido al lugar correcto, y creo haber hallado la solución a su problema. A Sashka no le ha funcionado en demasía, pero usted es mejor que Sashka, ¿cierto? Usted es joven y ella vieja, es lo que se empeña en repetirle una y otra vez. Bien, quiero que haga esto, Duncan: cada vez que su querida Manuela no le deje satisfecho, quiero que escriba una canción en español en el chat del foro. Y cada vez que no se le pare, ni siquiera con sus queridas hermanas Ortega, quiero que haga lo mismo, pero con una canción en inglés.
—No… no sé, no sé de donde ha sacado todo eso, si yo la tengo más grande que un gorila, y con lo joven que soy…
—No me mienta a mí, señor Idaho. Recuerde: sinceridad. Y le advierto, antes de que se le ocurra hacerlo: no use conmigo mi propia psicología, no use mis frases contra mí. Y eso va para Cabromagno también, dígaselo si quiere, pues soy capaz de imaginar lo que va comentar de esto si llega a enterarse.
Mendiverry se levantó, el joven paciente hizo lo propio y le tendió la mano para estrecharla en un saludo. El doctor se desentendió al momento, arrancando una hoja de su libreta y dándosela.
—Ahí tiene anotado lo que le dije —le explicó—. Y no se olvide, señor Idaho. Las canciones. Que tenga buenos días.

Imprimir

  Una frase este día
Enviado por: Vikken - 10/06/2019 09:08 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (17)

Directo desde F.E., acá pongo de vuelta este hilo para que suelten su frase, dicho, refrán, salmo, conjuro etc., etc.

Imprimir

Star I Mentalist: Riders Galaxy Cap 5
Enviado por: axelltvoz - 10/06/2019 11:16 AM - Foro: Tus historias - Sin respuestas

Capitulo 5


El Plan de Ditayl, vallamos contra los Riders!

12:00 am Planeta Bargra

** El destello de luz termina y la lluvia de luz por igual, y poco a poco en forma de polvo y luz comienza de desvanecerse Seraphim en el viento y se ve un Axl que se forma de nuevo parando en el suelo este se gira, al ver a su equipo con una sonrisa mientras buscaba de su bolsillo en su chaqueta una caja de cigarrillos **

Axl: estuvo difícil todo no?

Baly, Carly y Oda: Callate IDIOTAAAAA CASI MORIMOS!

Axl: ya cálmense la paga prometo quesera buena esta vez, bueno al menos esta vez les pagare 
jajaja

Baly, Carly y Oda: es que no pensabas pagarnos

Manablex: Nooooooo

Todos: aun sigue en pie

** Y Manablex cae fuertemente contra la arena levantando uan nube de polvo que zarandea las prendas de los demás, y al esta dispersarse se ve aun Manabllex muy lastimado con heridas cortes y quemaduras algunas partes de su cuerpo echaban chispas y empezó a mirar al grupo  fijamente, a lo que Axl empuño su Hacha y los demás se pusieron en guardia estando tensos **

Axl: pensé que ya estaba derrotado…

Baly: que vamos hacer ahora

Oda: el esta igual que nosotros quizás se retire y se valla a su casa feliz

Carly: lo dudo Oda pero en esta situación estamos muy críticos

Manablex: ustedes… es humillante admitirlo.. que unas simples bolsas de carne… me hallan llegado a estas circunstancias… Riders… Riders Galaxy… recordare sus rostros y nombre y….y… tu Axl.. Blaze… no se cuando pero pronto nos veremos… ese Sílfides.. que tienes… te llevara..aaghh.h…

Axl: que dices Manablex!

** Manablex comenzó a desvanecerse recordado la imagen del grupo completo y dejando a un Scribe inconsciente en el suelo boca abajo, los chicos suspiran todos y Baly intenta levantarse de rodillas y el cuerpo comienza a temblarle por la falta de energía, Carly y Oda se desploman de rodillas mientras sonríen aliviadas y se abrazan ambas mientras Axl guarda su hacha y mueve su mano derecho sujetando su caja intentando sacar un cigarrillo y cuando este esta apunto de metérselo en la boca se desploma hacia atrás cayendo a la arena, mientras Baly cae boca abajo y se rie y las chicas se levantan para ir a ayudarlos **

Axl: tu también yo no puedo moverme Baly

Baly: tu que crees, yo estoy igual que tu!, necesito recargarmeeee

Axl: yo necesito dormir

Carly, Oda Lycia: están bien seguros?

Axl y Baly: si solo necesitamos descansar ajajajajajaja

Axl: por cierto alguien sabe donde esta Benny necesitamos que nos busque

** 1 semana después de los sucesos ocurridos la personas del planeta Bargra volvieron a su vida cotidiana y se rego la voz rápidamente del derrocamiento de Scribe Winter, la mayoría de sus hombres fieles a el fueron encerrados en las mismas celdas de su castillo que permanecieron intactas después del feroz combate al igual que Scribe que se mantiene encadenado e inconsciente en la celda mas profunda del lugar, el Anillo Hextech Mamba Verde fue entregado por Lycia a las manos de Carly la cual decidio junto con los demás que se quedarían un tiempo en el planeta hasta recuperarse del combate, Lycia volvió a tomar el su lugar como soberana reina del planeta Bargra, Axl que estaba dormido desde hace una semana por fin despierta el cual abre los ojos y se ve que esta en una habitación fresca e iluminada los rayos del sol pegan en su rostro y este levanta su mano derecha para taparse, poco a poco se levanta sentándose en la cama y observando que su ropa era diferente la cual era un camizon manga larga y blanco con mono igual, sonríe un poco y al mirar a su derecha en una mensa aprecia que estaba su traje doblado y planchado y una caja de cigarrillos con una nota la cual toma y lee y decía NO LOS FUMES TODOS DE GOLPE y manteniendo su sonrisa toma la caja sacando uno y encendiéndolo **

Axl: por que creo que esto fue obra de Carly!

Lycia: oh ya ha despertado Señor Blaze

Axl: ehm? Lycia

** En eso entra Lycia a la habitación atravesando la cortina y esta manda una sirvienta que la acompañaba que valla avisarle al resto del grupo, esta entra a la habitación y Axl se sorprende al ver que lleva puesta una corona, ella se sienta a su lado y le agradece y le explica brevemente como han cambado las cosas este se sorprende mucho y se alegra mientras toca con su mano izquierda su cabeza al sentir un leve dolor, y Lycia lleva sus manos a su boca en señal de preocupación **
Lycia: señor Blaze esta bien?, aun esta herido. Su hermano Baly Blaze me dijo que esto le pasaba seguido a usted que no era necesario preocuparse solo abría que dejarlo descansar pero si siente algún dolor podría llamar al doctor del palacio
Axl: no tranquila Lycia, estoy bien es solo el pago por haber usado tanto a Seraphim, ella es una poderosa entidad y yo presto mi cuerpo y energía para que ella pueda manifestarse

Lycia: como asi? Pensé que los Sílfides eran solo armas

Axl: no ellos viven, aun que sea mecánicos también son orgánicos es la combinación entre un ser 
vivo, tecnología y mágica eso es un sílfides aun que ellos tengan grandes cuerpo necesitan de seres vivo con raciocinio y gran fuerza vital para que ellos puedan materializarse y funcionar, desgraciadamente mi poder mental no es lo suficientemente fuerte y mi cuerpo es de un simple humano los humanos no tenemos mucha resistencia comparado con otras razas, además usar a un Sílfides por prolongados ratos produce un cansancio excesivo en cuerpo y mente

Lycia: por eso Scribe no despierta aun!

Axl: exactamente creo que era la primera vez que invocaba a Manablex así que tardara un par de días mas en despertar lo bueno es que con sus heridas no le dará muchos problemas, y no me lo has preguntado pero la primera vez que use a Seraphim dormí durante 1 mes completo sin pensar que tarde 2 días en recuperar mi telepatía incluso ahora aun que quiera no puedo leer tu mente y estoy completamente vulnerable

Lycia: entiendo Señor Blaze

Axl: por favor Lycia deja los formalismo dime Axl somos amigos, de todas maneras mandare un mensaje a la Comandante Alfa, para que vengan a buscar a Scribe, por cierto y mis chicos donde estas?

Lycia: muchas gracias Señor Blaze digo Axl, y la señorita Oda y Carly están de compras en el mercado el señor Benny, se encuentra en el hangar donde estaba el castillo de Scribe el cual es el inicio hangar funcional del planeta y esta haciendo reparaciones su nave y aquí cerca esta el señor 
Baly que..

Baly: Axl hermano al fin despertaste!!!!!

Capitán Tejón: WIIIIIII WIIII!

** Entra a la habitación con una sonrisa Baly el cual no tenia su traje de batalla acostumbrado mas si conservaba sus aretes en sus orejas y lo único que tenia puesto encima  era un paño que cubría su cintura tipo Luau Hawaiano y el Capitán Tejón estaba en su hombro derecho que al ver que Axl avía despertado corrió entre sus patas hacia el saltando sobre las piernas de Lycia hasta llegar al regazo de Axl el cual lo abraza  mientras rosaba su cara con la de el Baly camina hacia donde esta el a lo que Lycia al ver su cuerpo detenidamente ve en su espalda, hombros, brazos ante brazos, pecho, costillas, abdome, piernas, tobillos y pies unos especies de placas con forma redonda y orificio en medio como si fueran tomacorrientes de energía con cicatrices a su alrededor de haberse implantado y queda sorprendida, Baly al estar frente Axl sonríe colocando las manos en su cintura, este termina de consumir su cigarrillo y lo apaga en un cenicero cerca d la mesa **

Baly: y bien como te sientes… me preocupaste un poco al ver que al 5 dia no despertaste enserio fue tanto el esfuerzo?

Axl: un poco hacia tiempo que no usaba tantos ataques seguidos además mantuve mucho tiempo la conecion telepática

Lycia: Señor Baly ejem.. disculpe pero su cuerpo este..

Baly: mis marcas tranquila fue producto de experimentos conmigo pero no es nada que me acompleje jejejej

Axl: si es verdad aun que parezca un frankesteins moderno aun sigue siendo humano

Baly: humano y sexy

Axl: y esa toga donde la sacaste

Baly: como mi traje fue dañado tuve queponerme otra cosa ya recibe mi carga de energía pero el calor de este lugar es fuerte asi que el otro dia estaba paseando por el mercado y vi que los hombres del lugar usaba estoy lo probe y mira me gusto … sabes que me lo quedo

Lycia: si Axl ese Luau es un atuendo típico y tradicional de los guerreros Bargrianos, se dice que para tener el honor de portarlo deben superar una gran prueba de fe y valor

Baly: asi se habla Lycia como yo desbordo Valor fe y SABROSURA!

Axl: y.. como desbordas sabrosura eso implica que debas usarlo sin nada abajo

Baly: QUE!!! Ya puedes leer las mentes

Axl: no puedo pero no necesito leer las mente para ver que n otienes nada es tan transparente y la brisa no ayuda

Lycia: ustedes los terréanos son tan raros

Baly: Lycia tu también me estabas pichando mi paquete

Lycia: que es un paquete, yo pensé que ustedes acostumbraban a estar así por ser tan primitivos

Baly: ee….

Axl: sin palabras…

Capitan Tejon: wiiii…

Baly: por cierto Axl avísale a la Alfa Comandante que ya tenemos el anillo y mándale mis saludos

** Baly le pasa una tableta mientras se sonroja rascando su cabeza y Axl la toma al pulsar en medio comienza a entrelazarse una llamada a distancia y de ella emerge el holograma de una mujer alta de cabello largo entrelazado con el color rosa pastes y unas mellones blancos, su piel era de color blanca  pálida con un pelaje fino cubriendo su rostro y un par de alas salían de su cabeza, su uniforme era el de una soldado pero con hombreas amarillas chaqueta de fondo blanca que bajaba hasta sus rodilla pero con un corte en b botas blancas y con una gran espada en su cintura colgando en sus manos se veía que tenia garras como si fuera de gato y sus ojos eran de color rosa y reflejos blanco con su nariz de gato, una cola atigrada y poseía buenas proporciones en piernas y senos los cuales eran tan grandes que aduras penas cerraban la chaqueta y cosmillos pequeños, tenia los brazos cruzados y Axl le sonríe mirando el holograma **

Axl: buenas tardes Comandante Alfa, o mejor dicho Mezul! Vengo a informarte que tu precioso anillo ya lo tenemos lo vendrás a buscar

Mezul: Axl Blaze, veo que estas hecho un trapo tan duro fue la paliza, lávate la cara tienes ojeras acaso son ojeras?

Axl: algo así, Carly tuvo que haber informado de lo ocurrido no?

Mezul: si es cierto, pero igual quería interactuar contigo una palabras ese Silfides era categoría 3 y poderoso, debo pedirte disculpa abría sabido que eraasi y os abria mandado ayuda

Axl: sabes que la federación no le abria gustado que unos mercenarios trabajen a la par con la ley

Mezul: yo la Comandante del grupo alfa lo que se haga en mis galaxias seré la responsable y un asunto asi no les interesa a los del consejo siempre y cuando no salga a la luz, bueno lo bueno fue que lo resolvieron dentro de poco mandare aun equipo a que valla a recuperar el articulo Hextech tu preocupa recuperarte, también el pago ya fue asignado a la cuenta y un poco mas por los inconvenientes causado mas deberían salir de hay pronto antes que vengan las fuerzas especiales a llevarse a Scribe y su gente

Axl: si por que la gloria se la llevaran ustedes no?

Mezul: sabes como funciona esto Axl, Bueno te dejo espero que mejores

Baly: Axl!!!

Axl: asi Mezul Baly te manda Saludos

Mezul: Baly jajajaa. Aun gusta de mi ese joven suelo dile que yo esoty mayorcita 678 son mucho de diferencia

Axl: jajajaja lo dices y apenas vas por tu mediana edad

Mezul: tu y tus cosas Axl bueno me despido hasta luego y cuídate

** En eso de la tableta llega otra llamada que Axl contesta y al ver el holograma ve que es Benny el cual saluda a todos alrededor mientras sostenía una llave con su mano y tenia puesto un caso enorme con 8 tipos de lentes de aumento  mirándose como un grupo de trabajadores estaba de fondo trabajando en la nave y llevando una pesada maquina tapada **

Benny: hola Axl ya despertaste que bueno

Axl: hola Benny, mantenimiento como se encuentra la Anemone

Benny: la nave esta bien ya estabilice las alas cambie el blindaje en realidad el hangar de Scribe esta bien dotado con muchos repuesto, cambie 1 de los motores que se estropeo con el impacto y ahorita estoy instalando o tratando una sorpresita para la nave podría ayudarnos en situaciones como esa, además los Bargranos de aquí son muy útiles el que no sabe de ingeniería tiene fuerza y así sucesivamente

Baly: Benny y mi traje lograste repararlo

Benny: Baly tu traje ya lo repare ese ataque que recibiste destrozo el condensador principal que distribuye toda tu energía y estaba haciendo fugas inconscientes estabas gastando mas energía que la que deberías me sorprende que no te ellas dado cuenta no te sentías cansado a medida que te movías?

Baly: ehm… puede ser… tu sabes la adrenalina

Benny: Baly tu traje es una obra maestra de ingeniería alienígena solo hay uno y debes cuidarlo yo aun no lo entiendo solo puedo  repararlo pero de ser así la próxima vez ten cuidado si se daña los condensadores el traje adsorberá tu propia energía estática de tu cuerpo y podrías morir..

Baly: si.. si.. tranquilo

Benny: como no entiendes nada igual ya lo repare y reforcé el blindaje del pecho

Axl: Benny la sorpresa que quieres instalas es eso que tienes a tu espalda, que es eso

Benny: si si.. pero como te dije Axl es un a sorpresa así que deberás esperar

Axl: bueno dale cuento contigo

Benny: Bye seguiré en lo mío entonces

** Benny se despide, Axl se acostó de nuevo en la cama colocando la table en la mesita mientras miraba al techo y otro leve dolor de cabeza e dio colocando su mano derecha sobre su cara y sonriendo **

Axl: que estarán haciendo las chicas?, o mejor dicho que estarán comprando sea lo que sea no será barato

** A unos kilómetros del castillo en unas cuevas se encontraban un grupo de Bargrianos los cuales eran soldados renegados de Scribe y entre ellos salió de en medio de la oscuridad una figura conocida era nada mas y nada meno que Ditayl, que sonreía mientras alía en el filo de la cueva mirando el castillo donde se encontraba Lycia y golpeando fuertemente la pared izquierda de esta **
Ditayl: Malditos Riders, como pudieron vencer al Señor Scribe y la Señora Rovin!, por suerte pudimos escapar a tiempo mientras están peleando con el Señor, pero no se procupe los rescataremos

Soldados: Capitan Ditayl! Cuales serán sus ordenes

Ditayl: simple les hemos observado estas ultimas semanas y aun que muchos de nosotros han caído nosotros no tenemos información de que 2 de sus integrantes Carly la Fantasma Purpura y Oda la Creadora están en el mercado de Shine, y GoodBye One Shot Benny esta en nuestro antiguo castillo todos sufrieron daños así que están débiles según nuestras fuentes así que ya mande 2 equipos a que se encargaran de cada uno de ellos y nosotros iremos por la Reina Lycia y la mataremos para asi rescatar a nuestro Señor Scribe y que todos sepan de una vez por todas que nadie podrá con nosotros, ENTENDIDO TODOS!

Soldados: Si Señor!

Ditayl: ENTONCES A POR ELLOS!

** Y Ditayl sale con su pelotón de soldados armados corriendo entre el desierto en dirección al castillo, mientras tanto Benny se encontraba debajo de la nave instalando las ultimas parte de su sorpresa mientras tenia un asistente a su lado que le iba pasando una que otra herramienta, sin darse cuenta un grupo de soldados entraron por la fuerza disparando a los Bargrianos que estaban en la entrada custodiando y se fueron movilizando poco a poco mientras bajaban el hangar, Benny ignorando el peligro termina de hacer los ajustes  a la nave y sale de abajo dejando su casco en el piso y se acerca a una toma de agua y uno de sus asistente le pasa un paño, este deja sus lentes aun lado y se lava la cara para después secársela **

Benny: Stuardi de verdad gracias a ti y a ustedes chicos sin su ayuda abria tardado meses en reparas a Anemone yo solo

Stuardi: no te preocupes Benny era lo mínimo que podríamos hacer por ustedes, por cierto cuando partirán

Benny: quizás con Axl despierto lo mas probable que nos pida hacerlo hoy o mañana temprano

Stuardi: lastima nosotros abríamos planeado hacerle una fiesta de despedida dentro de 2 días para celebrar su partida y que por fin finalizamos la instalación del AneIonis
Benny: fiesta bueno no es por presumir pero cuando Axl no esta disponible yo soy el segundo al mando jajajaja

Stuardi: enserio Benny no sabia que era así!, bueno por favor que alguien busque el vino blito que teníamos guardado celebremos haber terminado

Todos: siiiiii ya lo buscamos

** En ese momento cuando uno de ellos se disponía a salir se oyen que le disparan y caen al suelo y Benny se alerta y un grupo de 4 soldados entra por la puerta principal apuntando mi entras 8 mas se posicionan en las escaleras arriba del hangar Benny toca su cintura creyendo que tenia su arma pero se da cuenta que no la tiene los 4 Bagranes que quedaban rodean a Benny para protegerlo mientras los soldados seguían apuntando  y uno de ellos le habla**

Soldado 1: no se resistan venimos buscando a Benny miembro de Riders Galaxy si nos los entregan les dejaremos ir

Stuardi: Jamas te lo entregaremos nosotros protegeremos a Benny el es Valiente y fuerte y nunca sucumbirá ha sus demandas

Benny: Stuardi calla analisa la situación estamos rodeados y ellos tiene armas hagamos les casito

Stuardi: Benny no estoy cansado de que Scribe y sus hombres hagan lo que quieran y ya no mas ustedes los derrocaros y esta escoria que queda no quieren aceptar el cambio y el reinado de la Reina Lycia

Soldado 1: lo dire una vez mas a la cuenta de 3 1… 2… 3…

Stuardi: POR BENNY Y LA REINA LYCIA

** En eso Stuardi se lanza contra el soldado el cual le dispara en el pecho y cae desplomado y los otros cuatro que también iban a tacar también caen inconscientes por los disparos Benny  logra esquivar las balas corriendo de un lado a otro hasta  que salta a unas cajas y se refugia hay mientras se agita y un ataque de ansiedad y hasma lo ataca doliendo su pecho **

Benny: aaaaaaa no puede ser… Stuardi chicos… no tengo mis armas ando rodeado estoy solo…
Soldado 1: Benny salcon las manos en alto y dispararemos, mejor dicho dispare

Benny: hay mi madre

** Los soldados disparan balas en esa dirección empezando a perforar la caja mientras Benny se cubre con las manos en su cabeza hasta que sesa el fuego y ellos comienzan a recargar y Benny ve que se caen algunas tuercas a su lado y ese cierra sus ojso recostando su cabeza en la caja respirando profundo **

Benny: tu puedes tu puedes, se valiente no vas a morir no vas a morir la muerte es ta lejos…. Ojos del Señor

** Benny Abre sus ojos activando su habilidad y puede ver una vista panorámica de como están distribuidos todos los soldados y como esta la habitación y tomando un puñado de tuercas este lanza una a rápidamente a la esquina a su izquierda la cual rebota contra l otra esquina los soldados y cayendo en un tobo volteándolo los soldados piensa que se a desplazado y apuntan en esa dirección a lo que Benny aprovecha y sale de la caja y lazan las 4 tuercas que le quedan y apunta en los ojos de los soldados los cuales al recibir el daño lo entre cierra y este en un ataque de heroísmo se lanza hacia uno de ellos embistiéndolo y quitándole el rifle que carga rápidamente y le dispara a los 3 soldados de abajo y se levanta, los soldados de arriba ven lo ocurrido y comienzan a disparar desde arriba pero Benny sigue corriendo esquivando las balas entre brincos y tropiezos por suerte mientras unas lagrimas de susto le salen de los ojos hasta que llega a una de las cajas  a cubrirse, mientras le siguen disparando y este comienza a chequear cuantas balas le quedan al arma **

Benny: no voy a morir no voy a morir, hay mi madre!!!, 1…2…3… 3 balas… de nuevo… Ojos del Señor!

** Benny vuelve a pesar la situación al ver que le quedaban aun cuatro enemigos y el que le quito el rifle se le estaba pasando el dolor del ojo y comenzaba a levantarse Benny sale una vez mas y apunta a los reflectores de luz los cuales se apagan con sumiendo sus 3 balas y todo queda oscuro en eso salta la caja dejando el rifle aun lado y mientras ve como los soldados se desconcertaban comenzando a dispara a diestra y siniestra este se desliza por el suelo cogiendo otro de los rifles di dispara a los 4 soldados de arriba y estos cae y así se acerca portando el rifle en su hombro al otro que quedaba que estaba buscando el rifle y le apunto con su rifle en la cabeza y lo mira seriamente mientras sus ojos seguían blancos verdosos **

Benny: ahora dime que fue lo que paso aquí

Soldado 1: no te . diré nada..

Benny: sabes por que me dice así… por que nunca e fallado un tiro para matar a alguien!

Soldado 1: enserio…

** Benny le quita el seguro y el soldado sudando de miedo le cuenta todo el plan de Ditayl y este se pone serio y sin antes irse le dispara en una pierna por rencor a lo que le hizo a el equipo de mecánicos, Benny se acerca al cuerpo sin vida de Stuardi tomando su mano mientras agacha su cabeza con pesar cerrando sus ojos y sin pensarlo corre hacia las paredes con los controles del hangar abriéndolo hacia arriba y se aprecia que la luz del sol que baña todo el hangar el soldado herido abre sus ojos y puede ver como sus demás compañeros aun estaban vivos y que los disparos de Benny no fueron a matar y se sorprende, Benny sin perder tiempo se sube a la nave y en cuestiones de segundos y esta vestido tomando los controles de la nave y despegando hacia el castillo de Lycia con preocupación **

Benny: debo apresurarme Axl y Baly podrían estar en problemas y las chicas también debería avisarles ahora

** En eso Benny busca su comunicador Tablet pero se percata que le ha olvidado en el hangar y este y se enoja consigo mismo por su despiste, pero rasca su cabeza un segundo y toma los controles acelerando a fondo sin perder tiempo **

Benny: ya que no me devolveré lo mejor que puedo hacer es irme hacia allá soy el único que no fue lastimado en batalla todos dependen de mi!

** Mientras tanto las jóvenes de Riders Galaxy se encontraban dando un paseo placentero por el mercado de Shine Oda llevaba su chaqueta d e siembre junto con su pincel y abajo un vestido cortos de rosa con dibujos de tintas con carabelas y conejos llameantes, poseenyendo su cinturón con muestras de tintas que ya no le quedaba mas que uno solo lleno y sandalias , Carly por su parte llevaba un conjunto deportivo en la parte superior era cerrado dejando libre sus hombros y descubierto su abdomen con una abertura en forma de diamante en su pecho y un licra corta que la cubría con un pareo de flores moradas y rojas el conjunto era negro con blanco, unos botas cortas de cuero negro  y su bufanda roja de siempre tapando su boca también se apreciaba los vendaje en su pierna que aun sanaba su herida y una flor parecía a la cayena pero de color purpura, las dos caminaban normal mientras Carly sostenía una lista atrás de ella se encontraba una criatura mitad toro mitad mono creo Oda havia creado para alar la carrera ton el montón de cosas que tenían comprado pero unas sombras las acechaban desde los muros ventanas y techos sin darse cuenta **

Oda: Carly y como sigue tu herida?

Carly: bien Oda en realidad ya casi no me duele quizás en un par de días sanare como tampoco he estado guardando reposo

Oda: es que ninguno solo Baly y Axl han estado de vagos descansando, mientras Benny tu y yo hemos tenido que hacer los demás que hacer, yo he gastado casi toda mi tinta creando mis amigos para que ayuden a las personas de Bargras en la reconstrucción y que haceros del planeta me han dejado casi seca y tu has tenido que dar la cara por Axl en la federación… y Benny el pobre se ha vuelto casi un ermitaño en el hangar

Carly: entiéndelos ellos se esforzaron mas jeje

Oda: Carly eres demasiado condescendiente con ellos mira tu como quedasteis si esfuerzos hablamos tu has hecho lo imposible como siempre

Carly: e..e… tu crees?

Oda: no me cabe duda por cierto que mas nos falta

Carly: haber… haber tenemos pólvora azul, suministros, agua Baly quería una colección de Luaus,.. solo los quiere por moda seguro, pólvora azul para Benny, esta casi todo exacto la fruta Guely que nos recomendó Lycia

Oda: si la recuerdo dijo que era muy buena si llevamos algunas Axl quizás nos prepare algo sabroso con ellas… por cierto extraño su comida este tiempo que ha dormido he tenido que comer las exóticas cosas de aquí y no saben muy bien

Carly: concuerdo contigo, yo también veré si con ella preparo un buen postre

Oda: enceriooooo entonces vamos!

Carly: hee.. espera ODAAAAA!

** Oda corre rápidamente a un tendedero de comerciantes de frutas y comienza a buscarla, a lo que Carly estira su mano preocupada pero se resigna bajando su cabeza y decide acercarse caminando junto con ella Oda corre adentro de la tienda a buscarla y preguntar mientras Carly se queda afuera y comienza a mirar el paisaje tocando su pierna herida con su mano y entre cerrando sus ojos recordando brevemente su batalla contra Rovin, en eso una fuerte ráfaga de viento azota sus prendas y hace que su flor salga por los aires y ella intenta cogerla corriendo a tras de ella pero cuando la flor cae a unos metros de su distancia en el suelo esta ve como un soldado la pisa con fuerza y levantando su mirada lo ve y reacciona con sorpresa y ve como 3 soldados la apuntan con rifles mientras otros 6 salen a los lados de la tienda rodeado y apuntándola Carly los mira girando su cabeza y crujiendo sus diente se enoja apretando sus puños y en ese momento la criatura que llevaba el carruaje ruge levantando su cabeza en el aire y cuando se iba disponer a tacar los soldados le dispara una ráfaga de balas que lo agujerean y este se desase por los daños y explota dejando un charco de tinta en el suelo y la gente del lugar salio corriendo asustados, Oda al escuchar los disparos se asuma desde adentro por una de las ventanas y al ver la situación esta se agacha abrazando su pincel **

Oda: y quienes son esos… Carly .. yo te ayudare…

Carly: quienes son ustedes?, que quieren..

Soldado 13: por ordenes de nuestro capitán Ditayl, se nos ha ordenado capturarlas, asi que ríndanse Carly Fantasma Purpura o nos obligaremos a usar la fuerza contra usted!

Carly: Ditayl?, no es al tonta que capturamos al llegar al planeta… asi que ustedes son el ultimo rastro de resistencia de Scribe que queda  nos ahorraron la tarea de buscarles

Soldado 13: Silencio!, Busquen a Oda la Creadora esta adentro de esa tienda!

Oda: no tengo mucha tinta pero esto servirá Carly no puedo hacer mas nos tocara improvisar con esto Arte Mágico Pincel Hextech, la CREACION! Sal Pulblin!

** Oda tira la ultima muestra de su tinta y dibuja con su pincel agachada rápidamente una figura y esta cobra vida y después se esconde atrás de una de las cestas de fruta en eso 3 de los soldados van por Oda a la tienda pero cuando van a entrar se consiguen con un ridículo pulpo con nariz de payaso y maquillaje igual de piel rozada y con un sombrero de arlequín estos le apuntan con sus armas y cuando van a disparar este pulpo escupe un gran chorro de tinta sobre ellos que hace que salgan  volando a pocos metros de la entrada el resto se alerta y comienzan a disparar a la entrada pero Pulblin era tan pequeño que las balas le pasaban por encima  en eso los soldados dejan de disparar y ven como una figura sale atrás tratándose de el polvo y los soldados bañados en tintan intentan levantarse limpiando sus ojos y no ven que Pulblin salta a gran velocidad pegándoseles en la cara a uno de ellos fuertemente mientras este intenta quitárselo y los demás se desconciertan Pulblin mientras le apretaba con fuerza este empezó a botar mas tinta en el rostro del soldado y sus compañeros intentando arrancarle el pulpo del rostro, Carly mirando a los soldados que se estremecen sonríe **

Carly: perfecto gracias Oda!

Oda: HAYYY VOY CARLY

** Oda sale saltando desde la ventana de la tienda en el aire empuñando su pincel y los soldados seranos a ella no la ven venir y esta golpea a uno de ellos con el en su cabeza fuerte mente y cae y con otro movimiento antes que este reaccione para dispara esta lo golpea también por un costado con el pincel derribándolos a ambos en el suelo los que estaban al frente de Carly intenta apuntarle a Oda pero esta rápidamente corre hacia donde esta ellos tomando el arma de el que estaba en medio y apuntándola hacia arriba y unos disparos al aire salen mientras  esto pasa uno de los que lo acompañaba iba a golpearla pero esta gira sosteniendo el rifle rápidamente usando el cuerpo de el soldado en su contra para derribarlo al piso y después saltar hacia el otro pegándole una patada en su boca dejándolo inconsciente el 3 se disponía amputarle pero esta se levanta y al disparar esta se lanza barriéndose en el piso y dándole una fuerte patada en sus piernas que hace que pierda el equilibrio este cae y Carly se gira mientras espera que caiga el soldados y al hacer esto esta gira en el suelo para darle una patada con su talón derecho en la garganta y dejarlo inconsciente, el soldado 13 intenta levantarse pero cuando esta de rodillas tocando su cabeza se da cuenta que una sombra lo esta observando y al voltear ve a Carly que sostenía uno de sus rifles y lo golpea fuertemente en la cabeza dejándolo inconsciente, en eso los dos soldados seguían intentando quitarle a Punblin a su compañero pero este por no respirar y tragar tanta tinta queda inconsciente y se escucha un chasquido de dedos que hace que Pulblin explote bañándolos aun mas de tinta y se disipe y los soldados al sentir que los observaban a tras ven a una Oda y Carly enfadadas la cual Oda sostenía su pincel y Carly sonaba los huesos de sus manos y al ver que andaban molestas y con la figura simbólica de dos 2 demonios y ojos malvados con una sonrisa diabólica atrás estos se asustan y se les brotan los ojos girando a los lados y ver que todos sus compañeros están inconsciente y en pun par de segundos estas chicas los golpean dejándolos inconscientes, después de unos minutos todos los soldados terminan en medio de la calle amarrados y Carly al frente de ellos junto con Oda a su lado Carly golpea con su palma la boca del soldado 13 para despertarlo **

Carly: oye despierta, vamos despierta necesito preguntarte unas cosas

Oda: creo que lo apaleasteis muy duro Carly, a veces no se si eres femeninas eres mas cruel que el propio Baly

Carly: no digas eso además ellos no son humanos su cuerpo es mas fuerte asi que esta bien

Carly: despierta soldado DESPIERTA!!

** Carly se enfada y le da un fuerte golpe con su mano derecha y este despierta y al mirar a los lados y ver su clara de rota este se asusta mientras se pone pálido Carly y Oda lo amenazar con arremeter violentamente contra el pero este se le brotan los ojos y comienza a llorar del susto y les cuenta todo el plan, Carly y Oda se sorprende y se ponen serias y al escucharlo la dos se mirar y asiente la cabeza mientras se van corriendo a dirección del castillo **

Oda: por que estas cosas deben estar pasando aun ya esta misión se extra curricula de sus objetivo

Carly: lo se pero con Axl inconsciente y Baly en recuperación un ataque directo podría ser peligroso además Benny también esta en peligro lo mejor que podremos hacer será agruparnos antes de que ataquen a Lycia

Oda: pero el castillo esta lejos!

Carly: no tanto!

** En eso Carly ve aun Bargreano con un deslizador y esta salta tumbándolo de el mientras estira su mano cogiendo la de Oda y montándose las dos en el deslizador Carly lo enciende y comienza a volar y antes de que el dueño se queje esta le lanza una bolsa con monedas por parte de pago y despega hacia dirección del castillo mientras Oda sostenía fuertemente su cintura y Carly aceleraba a fondo **

Carly: Axl, Baly, Benny y Lycia… espero que estén bien ya vamos para alla!

Oda: me preocupa los chicos.. y no tengo ya tinta Carly

Carly: tranquila ellos estarán bien… pero por si las dudas iremos alla también!

** En eso Ditayl llega caminando con su escuadrón de soldados y al verlos los 2 guardias en la puerta del castillo los reconocen y les apuntan con sus armas pero desde arriba 4 soldados les dispara matándolos y estos saludan a Ditayl este sonríe y se para en al frente de la puerta del castillo y esta comienza abrirse frente a el y con un chasquido de sus dedos hace que los soldados atrás de el entre mientras este sonríe a carcajadas **
Ditayl: Riders Galaxy!!!!, PAGARAN POR LO QUE NOS HICIERON!!, SOBRE TODO TU Axl Blaze!
 
Fin…
 
 

Imprimir

  Reto Jun19:Dentro de la coraza
Enviado por: Joker - 10/06/2019 07:41 AM - Foro: Retos Mensuales - Respuestas (14)

Se levantó pronto, aunque no tenía nada que hacer. no tenía trabajo ni estudiaba nada. Es lo que tenía ser un chico que ha crecido sin problemas económicos. Puede que no fueran ricos, pero no tenían muchos problemas para llegar a fin de mes. Se ducho sin prisa y dejando todo el bao en el espejo. Cogió una toalla después de secarse y limpio un poco el bao, lo suficiente como para verse en el espejo. Alberto se miró fijamente y sintió ese miedo a quedarse solo en el amor. ¿Quién va a querer a un feo cómo yo? – eso pensó – mientras esos ojos azules se empapaban de lágrimas que caían por sus mejillas. Nadie diría que un rubio con esos preciosos ojos pudiera tener tanto complejo. ya en la mesa de la cocina y desayunando cogía los cereales con la mano y directamente a la boca, su madre que casi se atraganta con el café con hielo mañanero le dice:
- No hagas eso, come como las personas adultas que tienes diecinueve años
- Vale mama, yo solo intentaba ser original pero ya me reprimo tranquila
- Que imbécil eres a veces de verdad, ¿no sabes que con la comida no se juega?
- Está bien ya paro.
Su madre se fue corriendo por que llegaba tarde al trabajo. Se quedo solo en casa y muy aburrido. Al final cogió el móvil y por WhatsApp estuvo hablando con un amigo suyo el cual conocía desde que tenía trece años. Se fue para el parque en el que habían quedado. Por casi todo el camino estaba pendiente del móvil y de las redes sociales. Llego al parque y ahí estaba su amigo Fred. Se saludaron y se sentaron en un banco que había cerca.
- Fred, ¿Qué me cuentas?
- Pues mi padre esta jodido de la rodilla y la operación que se tendría que hacer vale mucha pasta.
- Pues págala ¿no?
- Yo no tengo suficiente dinero y mi familia tampoco. A ver si te crees que todos somos como tú que tienes a tu papi de jefe de su empresa.
- Bueno, eso tiene sus inconvenientes también.
- Pues lo que daría yo por tener tanto dinero como tienen tus padres.
- Bah, no es para tanto.
Fred se cansó de la conversación y se fue a hacer unos recados. Otra ves se quedaba solo. Sin nada que hacer. Le mando un mensaje a la chica que le gustaba, pero esta no le contestaba. Se quedo en el banco esperando a la respuesta y dormido se quedó. Cuando se despertó ya le había contestado el mensaje:
- ¿quieres que quedemos, Alberto?
- No sé, tengo cosas importantes que hacer. Solo quería saber cómo estabas.
- Llevas mucho tiempo que no quieres quedar, ¿te pasa algo conmigo?
- No me pasa nada, déjame en paz.
Ya no hubo más mensajes ni por una parte ni la otra. Se quedo tan arrepentido de no quedar con ella, pero tenía demasiado miedo a un rechazo por su parte. Sus pensamientos se dispararon provocándole mucha ansiedad y nerviosismo. De camino a casa un coche casi lo atropello y mientras recibió insultos por no mirar por donde iba el seguía a lo suyo en su complejo que no le dejaba estar. Ya en casa le dio muchas vueltas a la cabeza a varias ideas, una era el suicidio, pero también pensó en buscar ayuda psicológica o decirle a alguien su malestar que llevaba arrastrando años. Se sentía tan triste por no poder enfrentarse a sus miedos y tener tantas dudas que cada vez que pasaba un segundo más le llamaba esa idea de suicidarse. Hasta que al final se fue hacia la cocina y allí abrió el armario de los medicamentos y se tomó una caja entera de Dormilin y al rato se empezó a sentir con mucha somnolencia y a ver borroso todo. En unos minutos más cayó al suelo. Su madre vino de trabajar y se lo encontró allí tirado y babeando por el exceso de pastillas. Enseguida llamo a la ambulancia entre lágrimas, pero cuando llego ya era demasiado tarde había muerto.

Imprimir