Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines
Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - Versión para impresión

+- Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines (http://clasico.fantasitura.com)
+-- Foro: Escritura (http://clasico.fantasitura.com/forum-5.html)
+--- Foro: Retos Mensuales (http://clasico.fantasitura.com/forum-7.html)
+--- Tema: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables (/thread-3034.html)



Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - Joker - 28/03/2021

Nº42 Viajero Errante - La revista para el aventurero con estilo.                 Precio: 2 Kunis
En este número:

5 cosas que no sabías sobre los goblins.

El arte de la caza con doxy.

¡Chupate esa! Consejos para mantener a los limos a raya.

Batalla por los símbolos: séptima entrega, ¿están nuestras queridas hechiceras Ferko y Lumis a la altura del desafío de la encrucijada milenaria? ¡Descubrelo aquí en el gran desenlace de nuestra historia mensual! 

Review: la tienda del principio ¡especializada en artículos de madera!

Artículo central: acompaña a Rialey Daga en su visita al Muerdealmas, la taberna de moda.

Suplemento: runas volumen XV - Consejos de un necrofago para una piel eternamente joven.





Cuervos al director - por Kaeldiel Gwinthane.
Editor jefe del Viajero Errante

No son pocas las misivas que llegan a mis manos de lectores preocupados por el estado en el que se encuentran los caminos de nuestro, antaño, glorioso reino. Donde no es difícil encontrar ¡bandidos agresivos, ratas grandes como focas y limos babosos que lo dejan todo perdido! Por si fuera poco se multiplican las plagas, y la peste que asola las tierras profundas parece lejos de erradicarse. ¿Y qué hace el reino para protegernos? Por vuestros escritos todos parecéis estar de acuerdo en la respuesta de esta pregunta: ¡más impuestos, controles estrictos para caminar por las ciudades y en algunos casos la imposición de un toque de queda!
Parece que con todas las dificultades que asolan al ciudadano corriente, cualquier acto cotidiano tenga que transformarse en una valerosa gesta.
Aun así quiero pediros que no os preocupeis demasiado queridos lectores, con esta revista estaréis mejor preparados para enfrentarnos a cualquier desafío. ¡Por algo se empieza! La fuerza y la destreza puede que sean importantes, pero el intelecto es el mejor aliado.

Kaeldiel Gwinthane





Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - por Rialey Daga.
Redactora y reputada aventurera.

Con más de un cuarto de siglo de historia a sus espaldas, la taberna Muerdealmas sigue siendo moderna, libre y única sobre todo por su atmósfera. ¡Y ojo lector! No confundamos atmósfera con ambientación, pues son muchos los que han intentado emular los elementos característicos de este icónico lugar a lo largo de los años. Pero por más que se empeñan en imitar sus mesas, vigas de madera y rincones extrañamente pegajosos. Son incapaces de conseguir ese algo, quizás mágico, que dota de singularidad este lugar tan querido por tantos aventureros.
Muerdealmas no es un lugar de fácil acceso. No por su exclusividad, ya que está abierta a todo aquel que sea capaz de llegar a cruzar su puerta. Más bien por su localización: situada en el borde de un camino de poco tránsito que discurre a través de un frondoso bosque que desemboca en unas ruinas malditas y al que solo es posible acceder tras atravesar un pantano emponzoñado. Pero os puedo asegurar que el viaje merece la pena, si es que lográis sobrevivir a él.
Al entrar, agotada por la travesía, lo primero que me llamó la atención fue descubrir que dentro del local parece no existir del todo el tiempo.
—Aquí la gente viene a descansar pero también a divertirse —nos comenta Grana, la dueña del local —. Y las enemistades o rivalidades se dejan fuera. Por eso no es extraño ver a un grupo de orcos seguidores de Fhuer brindar sus jarras con paladines sagrados de Fhuir, elfos y enanos jugando pacíficamente a las cartas o una tórrida escena subida de tono en las mesas del fondo entre un draconiano y una elder novicia —acaba de contarnos Grana entre risas mientras nos sirve, a mi fiel ilustrador Laschard y a mí, nuestra primera ronda de bebidas. Antes de que se retire a seguir atendiendo mesas, me apoyo en la barra y aprovecho para hacerle unas preguntas:
¿Por qué Muerdealmas?
Grana señala con sus amplias manos un yelmo colgado sobre los barriles que adornan la gran pared a su espalda, aparta de su cara un mechón de ondulado pelo rojizo y sonríe.
—Ese es Muerdealmas, un yelmo maldito que provoca que todo aquel que lo porta piense y reaccione como un animal salvaje. Qué es exactamente el mismo efecto que produce nuestra hidromiel casera, la cual dejamos envejecer un mínimo de dos años en estas barricas de roble. Hay quien dice que nuestras bebidas son tan buenas porque una parte del hechizo que envuelve a Muerdealmas se filtra en las barricas —Grana se encoge de hombros —. Pero yo creo que lo que la hace especial son los ingredientes que usamos. Todos de primera calidad ¿Sabéis? Hacemos nuestra propia mezcla de miel, lúpulo, agua y polen. Su sabor es... pero que os digo, ¡probadla y juzgad vosotros mismos!
De color ambar y servida en una jarra de barro fría, noto las gotas formadas por la condesación deslizarse por mi barbilla mientras disfruto del sabor dulce y afrutado de la bebida. Sabiendo que se trata de una variedad alta en lúpulo, es increible como han reducido el efecto gaseoso que esto produce. Consiguiendo una hidromiel equilibrada y digna de los paladares más exquisitos.
¿Cuales son los origenes de Muerdealmas?
—El que está tras la barra es Virtus, mi marido —explica Grana refiriéndose a un hombre con un poblado mostacho que seca cubiertos con un trapo. Viste un chalequillo de trabajo rojo, a juego con el delantal de su esposa, camisa blanca y pajarita —. Solíamos hacer expediciones juntos, explorando las tierras profundas, antes de que las asolara la peste eran muchos los que hacían trabajos por allí. Era fácil encontrar buenas recompensas si sabías dónde buscarlas y nosotros tuvimos suerte. Así que en menos de dos años, el tiempo que tardamos en enamorarnos perdidamente el uno del otro, juntamos la cantidad suficiente como para poder retirarnos a cumplir la fantasia de dos inconscientes que no tenían ninguna experiencia en hostelería ¡abrir una taberna diferente! —recuerda —. Un lugar libre, abierto a todo el mundo, sin horarios, donde se comiera bien, pero sin petulancia ni protocolos. Estábamos hartos de las oscuras posadas de los caminos, queríamos probar con nuestro concepto. Dejándonos llevar por un torbellino de renovación dimos comienzo nuestra aventura en esta jugosa disciplina y funcionó. Casi 30 años después sigue alimentando nuestras vidas y aún con los tiempos que corren, la cosa va mejor que nunca.
¿Qué nos recomiendas tomar?
El afán de innovación con el que Grana y Virtus abrieron el Muerdealmas también queda plasmado en su cocina actual, cuyo objetivo es “recuperar sabores clásicos y potenciarlos con una pizca de modernidad”. Que nació del empeño que puso Grana en crear una cocina con un equipo de gente joven, sin experiencia, pero que estaban llenos de entusiasmo y ganas de experimentar y crear.
De entrante nos recomienda tomar “Lomo de lucioperca asado con hinojo crudo acompañado de caracoles con arroz inflado y cremoso de ajo dulce” y como plato principal nos da a elegir entre “Guiso de venado con cebada” y “Empanadillas de pato con mermelada de naranja amarga”. Tanto a Laschard como a mi se nos hace la boca agua con solo oír los nombres de los exóticos manjares que sirven en Muerdealmas. Incapaces de decidir, pedimos los tres platos. ¡No queríamos dejarnos ninguna delicia por descubrir!
Nos dirigimos hacia una de las mesas colocadas al fondo, donde Laschard sacó sus útiles de dibujo y ocupó buena parte del espacio. Como ya sabéis por anteriores artículos, es capaz de ocupar tres cuartos de la mesa solo con sus pinturas y pinceles ¡y eso me saca de quicio! Mientras mi compañero se “expande”, aprovecho para disfrutar del ajetreo que reina en la taberna. El tipo de gente que acude a Muerdealmas resulta pintoresco y heterogéneo, en gran parte relacionados con el mundo de la aventura, las gestas heroicas y las grandes hazañas. Justo el lugar donde nuestro editor jefe Kaeldiel Gwinthane desea que encajen los lectores de Viajero Errante. En la mesa central un hombre pelirrojo con armadura jugaba a las cartas con una arquera, que no paraba de maldecir cada vez que recibía una nueva mano, acompañados por un anciano de largas barbas con túnica y sombrero puntiagudo (en el cual se posaba un doxy, el cual estoy bastante segura que utilizaba para hacer trampas). Sentada con ellos, había también una joven elfa que hacía vibrar las cuerdas de un Laúd con delicadeza. Un hombre se apartó de la barra y recogió su ballesta, caminaba con un papel arrugado en las manos y, según pude averiguar más tarde, acababa de cerrar un trato con un duque local para encargarse de la cacería de un temible golem que aterrorizaba a las buenas gentes de su ducado. Al otro lado de la sala los ocupantes de una mesa estallaron en vítores mientras brindaban, celebraban haber sobrevivido a los horrores de la terrible cripta carmesí. Donde, por lo visto, habían perdido la vida tres compañeros. Así que según sus costumbres orcas, celebraban, fumaban, bebían, comían, bailaban (y otras cosas que mi querido editor no me deja incluir aquí pero que ya os podéis imaginar) durante días. Todo esto en nombre de los difuntos camaradas.
La comida no tardó en llegar, acompañada de otra ronda de bebidas, una jarra de exquisito vino, panes y quesos. Los platos obligaron a Laschard a retirar sus útiles de trabajo, pero tras el primer bocado de empanadilla de pato empezó a importarle poco que algún pincel se le pudiera quedar seco. Y no es de extrañar, pues la cocina de Muerdealmas consigue atraparte como el hechizo del yelmo maldito, no puedes negarte a otro bocado más, a otro delicioso pedazo de perfección y equilibrio de sabores. Las porciones son generosas y su sabor suculento resulta deslumbrante. Sin duda la cocina de la taberna Muerdealmas ha conseguido encantar a esta curtida degustadora que os puede asegurar que se merece una calificación de cinco estrellas en nuestra guía de viajes y quien quiera discutirlo conmigo que lo haga ante unas copas del exquisito vino dulce Gormurano que sirven junto al postre.
Pero la comida es solo una de las joyas que ofrece el Muerdealmas a sus visitantes, junto a sus deliciosas bebidas. Sin duda uno de los puntos fuertes que distingue a esta encantadora taberna es el de servir de lugar de reunión y de encuentro entre diferentes culturas, clanes e incluso dinastías. Es un lugar en el que urdir planes, forjar alianzas, debatir posibles movimientos, aceptar toda clase de encargos y donde olvidar todas las desgracias, peligros, enfrentamientos y rencillas; Este aspecto es en parte el que hizo famoso el lugar, cuyos desgastados tablones han pisado grandes como Herjhuen “el inmortal”, Kolimmer “ojo de fuego” y Caótico “el neutral”. Sobre una de sus mesas se firmó el famoso tratado Briggiano que acabó con la esclavitud de los poblados de minotauros en las islas borrascosas, en los baños se negoció la paz entre los pueblos del agua y los banshee y sobre el escenario situado en la zona superior han desfilado toda clase de grupos de musica y dramaturgia. Se han impartido clases de alquimia para principiantes entre sus paredes y se han debatido grandes problemas acompañados de deliciosos manjares como lubricante social con el que limar asperezas. La taberna Muerdealmas desprende historia por cada viga suelta del techo, cada tablón chirriante del suelo y cada mesa reparada tras una improvisada trifulca amistosa. Eso sí, tengo que advertirles queridos lectores, que esta taberna no cuenta con la aprobación de nuestro “queridísimo” reino. Algo que Laschard y yo pudimos comprobar de primera mano cuando un escuadrón completo de al menos veinte caballeros inquisidores entraron a tropel por la puerta, con sus lanzas y escudos al ristre, derribando a su paso taburetes, mesas y comensales.
Tras ellos entró el portavoz y comandante Urgo Knief (o como a mi me gusta llamarle, ese retaco insoportable con voz de pito). Mis lectores habituales estáis al tanto de nuestros recientes encontronazos, para los que os habéis saltado alguno de mis artículos anteriores o seáis nuevos por aquí os hago un resumen: Urgo es un cabeza hueca con demasiado poder. Que esgrime la ley en su beneficio y no tiene reparos en reprimir y exprimir a todo aquel que se le ponga por delante. En cuanto vi su fea cara de “niño bueno” entrar por la puerta me dieron ganas de tirarle el vaso que sostenía en las manos. Laschard me miró preocupado, me pareció leer un “no lo hagas, otra vez no” en su mirada. Así que dejé mi bebida sobre la mesa y me apreté todo lo que pude contra el fondo del asiento, intentando mantener un perfil bajo para no llamar la atención. Urgo no había reparado en mi presencia y dio unos pasos con sus andares pomposos hacia el centro del salón principal, sin tan siquiera mirar a su alrededor desplegó una gran hoja de papel con filigranas de oro en sus bordes y comenzó a leer.
—Por orden directa del departamento de buenas costumbres y civismo de nuestro glorioso reino, esta taberna queda clau-su-ra-da —anunció con su vocecilla insoportable. Por todo el local se escucharon quejas y silbidos pero Urgo continuó como si nada —. El establecimiento debe cerrar sus puertas de inmediato por no cumplir con las debidas normas de salubridad al exponer productos a efectos mágicos desconocidos, así como por servir bebidas a criaturas subhumanas y otros seres de baja calaña y fomentar las abominables relaciones entre especies —terminó entre abucheos.
—¿A quién llamas subhumano? —vociferaban los orcos —. ¡Que alguien le acerque un espejo al soldadito!
La taberna estalló en carcajadas y fueron muchos los que se sumaron a los insultos. Me encantaría poder reflejar algunas perlas del lenguaje que los clientes y parroquianos de Muerdealmas tan hábilmente lanzaron sobre Urgo en ese momento. Pero mi editor me lo ha prohibido expresamente porque podrían provocar graves úlceras a nuestros lectores más sensibles. Puedo decir que llamarlo caramierda fue solo la punta del iceberg, que fuera yo quien se lo llamase es algo que no puedo desmentir ni afirmar. Urgo chasqueó los dedos y seis inquisidores cargaron contra los orcos de la mesa. El movimiento rápido e inesperado pilló desprevenido al grupo que se mofaba de Urgo hacía unos segundos. Una de las lanzas atravesó el costado del orco más cercano y menos afortunado, derramando una buena cantidad de sangre púrpura sobre los tablones del suelo. Un aullido de dolor y rabia surgió a través de la garganta del herido mientras sus compañeros tiraban la mesa contra los inquisidores, derribando a tres de ellos contra el suelo. Mientras la taberna se preparaba para enfrentarse al escuadrón de inquisidores Laschard derribó nuestra mesa para esconderse tras ella ¿Y quién puede culparle? Sus habilidades con el pincel son excelentes, pero es nefasto en el manejo de armas (He visto focas blandir una espada con más gracia que mi colega). Por suerte la inminente batalla campal se pudo evitar gracias a la rápida intervención de Grana y Virtus. Que con una espectacular voltereta conjunta se colocaron entre el escuadrón de inquisidores y el grupo de Orcos. Grana blandía dos dagas curvas que centelleaban con chispas naranjas surgidas de sus afiladas hojas y Virtus portaba un gran escudo que desprendía un aura celeste y tranquilizadora. Los inquisidores lanzaron una nueva carga, pero fueron repelidos por el escudo de Virtus mientras Grana se deslizaba grácilmente por el suelo hasta colocar una de sus dagas en cierta zona del cuerpo de Urgo.
—Le agradeceríamos que dejara de molestar a mis clientes —comunicó Grana —. Por lo menos si le apetece seguir con las pelotas pegadas al cuerpo.
Urgo tragó saliva, levantó un puño y con un gesto ordenó al grupo de inquisidores que adoptaran actitud defensiva. Grana bajó la daga para sorpresa de todos los presentes y mientras estrechaba la mano de un atónito Urgo dijo:
—Solucionemos esto al estilo de Muerdealmas. ¿Qué le parece si nos lo jugamos a las cartas? Una partida de limo explosivo. Gana el equipo que reúna tres tesoros. ¿Qué me dice?
Grana le dedicó una de sus cálidas sonrisas mientras Urgo sopesaba la situación. La taberna quedó en silencio, expectantes a las palabras del hombrecillo. En ese momento pensé que probablemente Urgo fuera más corto de mente que de estatura, por qué tardó un buen rato en comprender que su escuadrón de inquisidores poco tenían que hacer contra héroes, viajeros y aventureros tan experimentados como los que se habían juntado en aquella velada en Muerdealmas. Eso sí, el tiempo que le llevó comprender esto le quedó genial para generar suspense. Desde aquí Urgo, te insto a que dejes tu estúpida carrera como perrito faldero de su majestad y te dediques a las artes escénicas. El teatro se beneficiará de tus interminables pausas dramáticas.
—¿Cuáles serían los términos? —contestó al fin mientras se dirigía hacia la mesa redonda en el centro de la sala. Sus ocupantes ,el guerrero, la arquera, la elfa del Laud y el mago del sombrero puntiagudo, se levantaron preocupados.
—Fácil —dijo Grana —. Si ganamos, tus inquisidores y tú os marchais por donde habéis venido. Si perdemos, cumpliremos la orden sin oponer resistencia y cerraremos el local.
Urgo enseñó los dientes mientras fruncía el ceño.
—¿Y qué ganamos nosotros? No tengo ningún reparo en ordenar a mis hombres que estampen vuestros sesos contra este suelo mugriento y ellos no temen a morir sirviendo al glorioso reino.
En ese momento los inquisidores, en formación, alzaron sus escudos e hicieron restallar varias veces las lanzas contra ellos. El sonido metálico resultante era tan aterrador y espeluznante como gratuito y ridículo. Disculpadme, pero aquí a una servidora siempre le han parecido absurdas estas muestras de fé ciega hacia una causa o, peor aún, a una bandera. Nada me resulta más triste y vacío de sentido que un patriota que entrega su vida sin cuestionar los actos que está realizando.
La hoja de una de las dagas silbó al cortar el aire junto a la nariz de Urgo, que dió un paso atrás sorprendido, Grana señalaba con ella hacia la pared de barriles bajo el yelmo encantado.
—Muy bien, si ganais vosotros os entregaremos toda nuestra producción de hidromiel —explicó Grana —. Pero si perdéis, además de dejarnos en paz, tendréis que pagar los desperfectos ocasionados y haceros cargo de todas las cuentas abiertas por nuestros clientes.
Urgo sopesó unos instantes las condiciones. Puedo suponer que sus oxidados resortes mentales intentaban componer la majestuosa imagen de las alabanzas que podría recibir de su queridísimo rey, y el de todos claro clarísimo que si, cuando le hiciera entrega de aquella gloriosa bebida solo digna, bueno, de reyes. O quizás pensaba quedarse aquel tesoro para sí mismo, seguramente eso último debían pensar los integrantes del escuadrón de inquisidores. Pues alguno ya se relamía pensando en el néctar dorado que su comandante, sin ninguna duda, iba a compartir con el escuadrón. Sea como fuera, Urgo fue el que estrechó la mano de Grana en esta ocasión y tomando asiento dijo:
—¡Hay trato! Pero voy con las doradas.
—De acuerdo —aceptó Grana —. Nosotros seremos los capitanes y los equipos se formarán por sorteo —girándose hacia el mago, añadió —. Lorsch Ann, ¿Le importaría hacer los honores?
—Será un placer querida Grana —contestó el hombre mientras se quitaba el sombrero y lo colocaba mirando hacia el suelo, metió una de sus manos en el interior y comenzó a rebuscar. Cuando ya había metido el brazo hasta el codo pareció encontrar lo que buscaba y una onda plateada se expandió a través de la taberna. Sentí como me hormigueaba la punta de la nariz y por las expresiones que pude ver a mi alrededor parecía que no era la única a la que le ocurría esto.
—He vinculado los nombres de todos los aquí presentes en el interior de este sombrero, que se encargará de comparar vuestras destrezas para garantizar un duelo equilibrado entre ambas partes, procedere a sacar el primero para el equipo de Grana —anunció Lorsch Ann y en cuanto dijo esto me temí lo peor. Aunque el primer nombre que quedó suspendido en el aire con letras plateadas fue el de Goju Firter, que resultó ser el cazador que había aceptado el contrato del duque. Mis temores se cumplieron pronto y el segundo nombre en flotar ante el incrédulo rostro de Urgo fue el mío.
—¡Rialey Daga! —gritó con furia al leerlo —. ¿Dónde te escondes juntaletras?
Laschard se echó las manos a la cabeza y farfullando se levantó para acompañarme hasta la mesa central.
—Vaya, aquí estas —dijo Urgo con una expresión idiota que mezclaba ira y sorpresa —. Y acompañada de su fiel pintamonas. Cuando esto acabe no os vayáis muy lejos, vosotros y vuestra impía revista seréis los siguientes en recibir vuestro justo castigo.
—Disculpa Urgo, no he oído eso último. Desde ahí abajo no se te escucha demasiado bien —repliqué mientras tomaba asiento.
Urgo me dedicó una mirada cargada de rabia.
—¿Cómo dices? —farfulló
—Digo que te saques el culo del rey de la boca antes de hablarme —contesté, y no me arrepiento de ello. Aunque Urgo estuvo a punto de tumbar la mesa, que era justo lo que yo estaba intentando conseguir. Veréis, para los que no hayáis jugado nunca a Limo explosivo: Si un jugador tumba la mesa en cualquier momento de la partida una vez que se han sentado los dos capitanes, su equipo pierde inmediatamente. No es una regla extraña dado los lugares donde se suele jugar y la clase de gente que lo juega. Por desgracia, Urgo se contuvo y el mago continuó con el reparto de nombres hasta que los ocho jugadores estuvimos sentados a la mesa. Tres inquisidores junto a Urgo y por otro lado el cazador, uno de los orcos y una servidora junto a Grana. Las dos barajas, dorada y esmeralda, se colocaron en el centro de la mesa y cada jugador cogió cinco cartas.
Las primeras rondas fueron rápidas y brutales, las cartas doradas mueven en primer lugar y Urgo construyó una buena posición de defensa en su terreno que nos hacía imposible hacernos con su tesoro. Malgastamos algunas buenas cartas intentando derribar su defensa sin éxito y cuando quisimos darnos cuenta habíamos perdido a todos los limos que teníamos colocados en nuestro flanco derecho, lo que desbarataba nuestra estrategia a corto plazo y nos dejaba en manos del azar. Perdimos el primer tesoro y volvimos a comenzar la segunda ronda con mal pie cuando nuestros campos de recursos cayeron ante una carta legendaria que tuvo la suerte de sacar uno de los inquisidores. Con esfuerzo conseguimos resistir las terribles oleadas de limos dorados que Urgo no paraba de lanzarnos, tan ocupado lo tuvimos que no fue capaz de percatarse de uno de nuestros movimientos: El orco ,cuyo nombre era Frujh CabezaGris, consiguió enviar con éxito a un limo reptante tras sus líneas y se hizo con nuestro primer tesoro. Pero era pronto para celebrar, la tercera ronda fue despiadada y sucumbimos sin oportunidad ninguna ante las cartas de Urgo y sus inquisidores. En la cuarta ronda cambiaron las tornas y nos sonrió la fortuna, gracias a una curiosa combinación de cartas conseguimos un limo con armadura impenetrable contra el que no existía jugada alguna capaz de detenerle. Nos hicimos con el tesoro, dos a dos. Empatados para la ronda decisiva.
La taberna observaba la partida con el corazón en un puño, pero Virtus no había perdido la oportunidad para seguir sirviendo bebidas e incluso unos pocos inquisidores aceptaron dar algún que otro trago. Laschard me contó más tarde que se hacían apuestas clandestinas por debajo de prácticamente todas las mesas.
Comenzó la última ronda y miré mi mano algo desesperada ¡Todo eran limos de entrenamiento! Levanté la mirada y Laschard debió de notar mi preocupación porque comenzó a morderse las uñas y a mirar a su alrededor, supongo que buscando la salida más cercana para cuando todo terminase de torcerse. De nuevo, no podía culparlo.
Urgo sonreía con arrogancia y mediante gestos comenzó a indicarle a su equipo la estrategia a seguir. Grana se giró hacia nosotros e hicimos un pequeño corro a su alrededor.
—¿Qué tenemos?—preguntó visiblemente preocupada.
—Yo puedo montar una defensa alta, pero la posición de las montañas no es ventajosa —comunicó el cazador.
—Somos fiambres —dijo Frujh CabezaGris —. Solo tengo cartas de recursos.
—Dime que tienes algo bueno Riley, dame una alegría —deseó Grana.
—Malas noticias, solo tengo limos de entrenamiento.
Grana se mordió el labio.
—Eso no es posible, la cantidad de limos de entrenamiento de ambos mazos… No se como pero ¡están haciendo trampas! —Grana levantó la cabeza para mirar a Urgo, que seguía sonriendo como un verdadero imbécil en miniatura —. Bueno, resistiremos todo lo que podamos y tendremos que esperar a que se produzca un milagro —dijo poco convencida.
Veréis, las trampas en Limo explosivo están permitidas siempre y cuando tu rival no pueda explicar porqué sabe que estás haciendo trampas. Una falsa acusación puede conllevar la pérdida de uno de los tesoros y en el punto de la partida en el que nos encontrábamos, sería arriesgarse demasiado.
—Pero se nos van a echar encima, eso nos lo podríamos permitir jugando doradas pero no es el caso —comentó el cazador —. Tengo una propuesta, solo necesitamos sacar dos cartas bosque más, entonces…
No pude escuchar el resto, una voz se había colado en mi cabeza.
—No te asustes —dijo la voz en mi interior, podía sentir como cada sílaba se arrastraba a través de mi cerebro —. Laschard comentó algo así como que quizás nunca antes hayas experimentado un enlace telepático y las primeras veces puede resultar desconcertante. Por cierto, estoy en tu manga.
Al instante comprendí lo que estaba ocurriendo, el doxy que antes había ayudado al mago estaba haciendo uso de sus habilidades y se había colado entre mi ropa sin que nadie se percatara de ello ¡ni siquiera yo misma lo había notado!
—Coge esto con cuidado, la tinta aún está fresca —dijo el doxy telepáticamente mientras empujaba a través de mi manga una carta —. Laschard la ha dibujado a toda prisa, hay que reconocer que para ser solo un humano tiene talento. Ahora pásame una de las tuyas sin que se note.
Observé la carta con cuidado de no estropear el dibujo con mis dedos, se trataba de una representación fiel de la temida “ira explosiva”. Una carta capaz de darle la vuelta al terreno de juego si se usaba con sabiduría. No pude evitar levantar la mirada y dedicarle una sonrisa a Laschard que, aunque hizo aspavientos nerviosos con las manos para que parase, estoy segura que agradeció el gesto. El resto del equipo seguía discutiendo sobre cuál era la mejor estrategía, los interrumpí mostrándoles la carta:
—Se ha producido el milagro —dije mientras todos miraban mi mano sorprendidos. Grana asintió satisfecha y trazamos nuestro plan de ataque, estábamos preparados para la última ronda.
Aunque dudé unos instantes antes de usar la carta y temí que pudieran descubrir nuestra falsificación, el trabajo que había hecho Laschard era tan fino que nadie noto nada extraño cuando planté nuestra “ira explosiva” ante las narices de Urgo. ¡Oh! Su cara, nunca voy a olvidarla. Uno de los mejores recuerdos que me llevo de mi visita a Muerdealmas, sin lugar a dudas, junto al excelente equilibrio de sus bebidas, el impresionante sabor de sus platos y la autenticidad de su ambiente. Por toda la taberna se escucharon gritos de victoria, aplausos y alabanzas. Urgo no tuvo más remedio que aceptar la derrota y cumplir con los términos pactados. Por supuesto no lo hizo de buena gana, pero pagó los gastos de los destrozos y gracias a su “generosidad” pudimos disfrutar tras su marcha de una agradable tarde de celebración y una cena con barra libre. El ambiente festivo se extendió hasta altas horas de la madrugada y tanto Laschard como una servidora pudimos notar los efectos parecidos al del casco que dá nombre a la taberna a través de las numerosas jarras de hidromiel de las que dimos cuenta.
¿No te preocupa lo que pueda hacer Urgo cuando lea en mi artículo que hicimos trampas?
No quería causarle problemas a Grana y Virtus al publicar en el Viajero Errante la verdadera razón de nuestra victoria. Pero la curtida tabernera me contestó:
—No nos preocupan los inquisidores, ni Urgo ni el mismísimo rey. Lo que hacemos aquí, lo que hemos creado, es un lugar de unión entre los pueblos. Y no hay ninguna ley que pueda con todos nosotros cuando de verdad estamos unidos. Si Urgo quiere volver, que vuelva, no hay mes en el que algún problema no amenace con hacernos cerrar. Pero ya sea una plaga de Forblos o un edicto real, siempre nos las hemos ingeniado para seguir abiertos y eso vamos a hacer.
Así que querido lector, no puedo asegurar que vayas a vivir una experiencia inolvidable como la nuestra en tu visita a Muerdealamas. Pero es sin duda el lugar adecuado para intentar encontrar este tipo de momentos y mientras llega la hora de tu próxima aventura siempre podrás disfrutar de la excelente gastronomía a precios insuperables que ofrece el lugar.
¡El próximo número visitaremos el Lobo cantor, no os lo perdáis! Se despide con los mejores deseos vuestra querida redactora Railey Daga.
¡Nos vemos en el camino viajeros errantes!




SALVAJE, PODEROSO, DIVINO.
Prueba los báculos de poder de artesanías GrimeSmiths.
¡Descuentos del 20% presentando esta publicación!


RE: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - Kantos - 01/04/2021

¡Que relato tan original, me ha encantado! Creo que el punto fuerte de tu historia son los detalles que imprimes a cada cosa que describes (a la hora de hablar de las distintas comidas del lugar, de su tradición e historia, de sus bebidas, de los personajes históricos que han pasado por allí, etc.), haciendo que la experiencia dentro del Muerdealmas se sienta real y totalmente viva (hasta te dan ganas que un lugar así exista en nuestro mundo). 

Lo único "negativo" es que, al estar escrita en forma de "blog" o en formato de "artículo periodístico", algunas partes resultan un poco pesadas, más teniendo en cuenta que los párrafos son muy largos. Aunque también debo decir que el toque humorístico que le agrega la periodista que narra los hechos, hace que esto no se sienta tanto.

Excepto algún que otra coma, casi no he visto errores.

¡Buen trabajo!


RE: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - Miles - 03/04/2021

Ahí va mi humilde análisis:

Gramatica: No he visto errores... ¡Ojo! No quiere decir que no los haya, pero mis capacidades son limitadas para encontrarlos a menos que sean muy llamativos.

Narración y diálogos: Un buen narrador la verdad, sobre todo con la dificultad de llevar un tono jocoso de principio a fin. Aunque he de decir que por el formato la parte en que Rialey Daga comienza a hablar de la gastronomía de Muerdealmas... pues se me ha hecho algo espesa para que mentir, por suerte antes de que empezara a bostezar llegó la parte interesante... ¡así que bien medido! Diálogos perfectamente ejecutados que por momentos son bien divertidos.

Historia: Aquí es donde voy a indicar la obviedad... ¡vaya par le has echado! Y es que escoger este formato de revista es una gran idea y al mismo tiempo un desafío. Yo creo que has salido airoso completamente... es más, me ha gustado tanto que creo que en futuros retos o relatos del foro voy a hacer una especie de guiño a tu revista "Viajero Errante" y hasta a Rialey Daga XD... para que veas si me ha gustado... Nota mental: adquirir un Báculo GrimeSmiths antes de que acabe la promoción... No te vayas por las ramas --se dijo Miles-- Pues lo dicho, lo mejor es que es una buena idea bien ejecutada, el tono jocoso funciona y ademas aunque sea una revista has conseguido introducir una historia por el medio sin que se note forzado.
La parte mala, pues tal vez el mismo tono jocoso unido al estilo de revista puede pasarte factura en las valoraciones frente a relatos más serios (a mi por ejemplo me paso con el reto navideño). Dicho esto, me quedan algunas cosas por leer, pero el tuyo en mi opinión va para podium.

Temática: Creo que se adapta perfectamente a la imagen propuesta.

Personajes: Rialey Daga y su inseparable compañero pegan perfectamente gracias a su dualidad valiente/ miedoso que tan bien funciona en este tipo de relatos. Como algo que no me gusto tanto, mencionar el malo malísimo, Urgo... como malo de la historia... me dejo un poco frio. Me lo imagine un poco como Lord Farquaad en Shrek... muy arquetípico.

--------------------------------------------------------------------

Colofón: Prácticamente lo dicho, una genial apuesta por la sátira a la fantasía sin menoscabarla y sin acabar en lo absurdo. Un reto bien escrito en toda regla del que pienso que sales airoso/a. Tal vez la trama que se sucede en Muerdealmas podría haber sido mejor complicando un poco esa partida de cartas o añadiendo otros factores como mejorar al antagonista que he sentido simplón. Pero en cualquier caso para la trama hilarante que pretendías funciona. Si no aparecen retos que le planten cara, este es un buen candidato al podium... de momento no me atrevería a proponer más sin haber leído al resto.


RE: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - JPQueirozPerez - 03/04/2021

Aspectos técnicos: Echando un vistazo al texto y dando una ojeada antes de leer debo de decir que si bien el formato al estilo revista es fantástico, y aunque acabaras contando alguna trama cliché en la entrevista va a seguir siendo diferente del resto de relatos; el formato tiene sus problemas de estructura... Lo normal, en una entrevista (o en artículos de revista) es que los diálogos sean en formato indirecto (o sea, entre comillas), además de que no es normal que haya tantos, porque esto es algo que alguien está contando y que por tanto está teniendo que recordar toda esa charla, rompe la ilusión de estar leyendo una revista; otro problema con el formato es (al menos en la primera pregunta) que hay toda una descripción de las acciones  de Grana, cosa que tampoco se suele ver en entrevistas... Podemos ver la descripción (que se añade entre paréntesis para diferenciarlo de la respuesta del entrevistado) para un caso muy puntual... Aquí pudiera ser para decir que está señalando adornos pero es innecesario describirlo como se haría en un relato normal; mucho menos el señalar que se aparta un mechón del pelo o sonríe... En las entrevistas suelen añadir cuando el entrevistado ríe porque ayuda a describir parte de la entrevista que se pierde al ser escrita y no grabada (sea en audio o vídeo).

Los kunis, como moneda que son, deben ir en minúscula; otra cosa que se podría hacer es ponerlo en mayúscula todo (KUNIS) para enfatizar la palabra y dar más la idea de que eso esté en la portada de la revista.

Si bien siendo una revista entiendo que titulen un artículo como 5 cuando lo correcto en castellano es escribir los números cardinales y no las cifras, no entiendo porque pones 5 pero luego escribes séptima que es más largo que (o VII).

Aprovechando que menciono ese séptima... El titular Batalla por los símbolos: séptima entrega, ¿están nuestras queridas hechiceras Ferko y Lumis a la altura del desafío de la encrucijada milenaria? ¡Descubrelo aquí en el gran desenlace de nuestra historia mensual! es absurdamente largo y juraría que la mitad de lo que añades como título es en realidad un subtítulo... Que entiendo que el relato en sí es uno de los artículos así que pretendías añadir todo lo que pudieras en ese índice que has creado, pero que no sea a costa de quitarle la verosimilitud del formato.

Para los siguientes tres artículos puedo decir la misma cosa: los tres están en mínuscula cuando deberían empezar con mayúscula (lo que hay antes de los dos puntos es el nombre de la sección, no del artículo).

Las cartas (o cuervos) al director son eso: cartas al director... Eso que has escrito (por mucha mención a las cartas que le llegan que haga referencia) es un editorial (aunque este no va firmado); para escribir esos cuevos al director deberías haber hecho eso, escribir ejemplos de cartas que hayan llegado a la redacción.

Gormurano, a menos que se trate del nombre de la marca, debo entender que es un adjetivo, por tanto va en minúscula.

Supongo que eres consciente de que al decir: la cocina de Muerdealmas consigue atraparte como el hechizo del yelmo maldito estás describiendo que están comiendo como animales en base a la descripción de la maldición del yelmo ese...

Sobre la puntuación: extrañamente pegajosos. Son incapaces (pegajosos, son); Sus ocupantes ,el guerrero (ocupantes, el)

En nadie noto nada extraño es notó.

Historia y mundo: Que ante la primera pregunta sobre el nombre del local acabe siendo un infomercial sobre lo rica que está la hidromiel del lugar me hace pensar que el artículo no es tal sino eso, publicidad encubierta con forma de artículo; entiendo que no es lo que pretendes transmitir en la historia...

Luego, que justo cuando ella va a hacer una entrevista lleguen los soldados del reino a clausurar el local es de una casualidad tal que me ha sacado de la lectura completamente.

Del mundo, que la taberna de moda esté en medio de la nada (y no solo eso, sino en un sitio de peligroso acceso) hace ridículo el que sea la taberna de moda. Que sí, que entiendo el punto satírico del texto cuando haces referencia a las tiendas iniciales de los RPG, pero eso funciona porque más allá del guiño, no es algo absurdo, existen los artículos de madera (incluyendo las armas); en cambio, con lo de taberna de moda no funciona... Solo debes pensar en si en nuestro mundo un bar de carretera iba a atraer más clientela (por bueno que sea) que uno que esté en el centro de la ciudad (y aquí hablo de un sitio al que puedes llegar en coche y sin arriesgar la vida).

¿Imaginas lo amarillista que sería un diario que describe una carga policial contando exactamente cómo la pelota de goma deja ciego a alguien (contando como le rebienta el globo ocular, como grita de dolor y se echa al suelo...)? Porque es exactamente lo que pasa en este artículo... Dentro de ese mundo es una revista de completo mal gusto, y no es que esté describiendo eso para criticar al gobierno (lo cual sería una línea editorial o en su defecto, la opinión de la articulista) porque en ese caso se limitaría a decir que mata a esos orcos y ya.

Y en realidad, Urgo es más corto de mente que de estatura por aceptar la partida. Que sí, que estarán en desventaja, pero es que solo necesitan pedir refuerzos... Y si por algún motivo no hubiera manera de superar con un ejército las fuerzas que se reunen en la taberna el reino ya habría considerado al lugar peligroso y buscarían otros medios para clausurarlo.

Los manjares no son exóticos; venado, lucioperca, caracoles y pato no son animales exóticos (evidentemente, dependerá de la zona, pero estoy imaginando el mundo de fantasía cliché pseudo-europeo).

Es extraño que no se haga una descripción del juego cuando para empezar se muestra que la autora sabe que hay lectores que pueden no conocerlo (al explicar las reglas sobre trampas y volcar la mesa).

La última pregunta no tiene el menor sentido porque de primeras es absurdo que cuente públicamente como ha hecho trampas contra un funcionario gubernamental... Es como esta gente que se jacta por RRSS cuando cometen alguna falta o delito.

Con respecto a la revista... El famoso artículo que va en la sección Review no es una reseña... Es algo a medio camino de una entrevista, un artículo de opinión y un relato.

Y puestos a hablar de la revista... ¿Qué clase de título es «¡Chupate esa! Consejos para mantener a los limos a raya.»? Además de que es chúpate, ¿qué relación hay entre esa expresión y los limos? No hay ningún juego de palabras o conexión que haga que esa sea una expresión adecuada para el titular.

Personajes: La protagonista está incluso excesivamente perfilada considerando que en un artículo real de este tipo no sabríamos tanto sobre ella como aquí. Si no fuera porque no pega nada con el estilo que intentas usar, sus comentarios y manera de actuar estarían muy bien para un personaje protagónico.

Su compañero, incluso teniendo un papel irrisorio (por mucho que acabe siendo vital para la resolución del conflicto), está bastante bien caracterizado con sus actos y con lo que describe de él la protagonista.

La tabernera que debería ser un personaje muy destacable (ya que es la entrevistada) acaba con una caracterización extremadamente pobre.

Por último Urgo (que entiendo que por la descripción pretende ser una especie de Farquaad) está bastante bien. Si no fuera porque sus actos aceptando la partida no tienen el menor sentido por lo ya señalado, su manera de hacer y decir las cosas hacen un personaje interesante; aunque el elemento acerca de su estatura debería haberse aprovechado, por ejemplo para algún gag como que se suba a un taburete para dictaminar la clausura del local y no simplemente para que le digan bajito.

La temática: Se cumple bien sin la necesidad de plasmar los personajes tal cual aparecen, de hecho casi parece forzado el meterlos ahí (probablemente por lo comentado acerca del formato de los artículos); puestos a describir a gente hubiera estado mejor describir a los de la mesa del lado un sacerdote cristiano (o el equivalente a esa religión en ese mundo) brinda junto a bárbaro y una paladina (digamos que es paladina), al no ser tan evidente tal vez no pareciera tan metido con calzador.

Lo mejor: El formato (por la originalidad).

Lo peor: El formato (porque acabas no atreviéndote a innovar y escribes un relato convencional en medio del mismo).

Destacados:Obviando el tema del estilo de texto, destaco que la resolución del conflicto sea en base a un juego de cartas y no a una pelea (aunque esto tiene el problema mencionado acerca de no contar las reglas).

Sugerencias: Reescribir el texto para que se trate de una entrevista como tal o sino dejarlo en un artículo de opinión en el que se pueda narrar lo aquí descrito pero no como un relato (o incluso mejor, una reseña de verdad de la taberna); sino, ir a lo simple y escribir un relato convencional sobre una aventurera/articulista que va a hacer una entrevista a un local y se encuentra ese percal . Y si realmente quieres tener las dos cosas, que sean las dos cosas: escribes por una parte una entrevista y por otra un relato (incluso puedes intercalarlos, pero que las partes queden diferenciadas).


RE: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - juanma17 - 04/04/2021

Otro relato que me ha encantado. No me esperaba un concepto de revista en este reto. La protagonista Rialey Daga me recordó demasiado a Rita Skeeter de Harry Potter. No sé si por su atrevimiento en su artículo o por su forma de ser, pero me pareció calcado de este personaje.

Su compañero Laschard encaja perfectamente con su actitud atrevida. Para que no choque con la personalidad fuerte que pude ver en la reportera.

Sobre la taberna de Muerdealmas. Con tu descripción me transportó de inmediato a un mundo totalmente fantástico. Si estuviera leyendo una novela solo con la descripción de esta taberna ya tendría una idea clara de a que mundo me voy a enfrentar mas adelante. Las descripciones desde el yelmo colgado en la pared y las diversas criaturas que visitan a diario esta taberna en medio de la nada me atrapó. Supongo que al ser una taberna de tan difícil acceso igualmente los clientes tendrán métodos fáciles y rápidos de llegar sin tener que atravesar el difícil camino que nos planteas. O bueno... eso queda a imaginación del lector jeje.

No sé ni como tuviste tiempo de inventarte hasta un juego o si es que ya lo tenías escrito por ahí escondido y decidiste meterlo en este relato. Lo único que me sacó de la historia fue el poder dibujar en las cartas. Pues fácilmente y aunque todo está permitido si tienen un pintor en su equipo tendrían la victoria asegurada. Supongo que para eso hiciste que la elección de cada equipo fuera al azar.

Supongo que la reportera estará próximamente en prisión. Aunque la taberna ha sobrevivido como nos cuentas en la última pregunta y seguirá sobreviviendo no pasará lo mismo con la reportera. Muy divertida tu lectura. ¡Saludos!


RE: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - Vicent Mcloud - 05/04/2021

¡Que relato tan original! ¿Como se subscribe uno al Viajero Errante? 

Me gusta mucho como has planteado la historia a través de una revista de aventuras y el tono cómico con el que está todo impregnado. (La bromita de la tienda del principio: especializados en artículos de madera o la de consejos de un necrofago para una piel eternamente joven son de mis favoritas. Son la clase de tontería que se suele ver en los fondos de futurama o desencanto que tanto me gusta)

Me gustó especialmente la forma de introducir el mundo en el que se desarrolla la historia y se nota que has tenido que documentarte leyendo un buen número de críticas gastronómicas y entrevistas en revistas especializadas.
El tanden protagonista de reportera y dibujante también me resultó curioso. No es habitual en historias de fantasía tener a una pareja protagonista que no parecen contar con habilidades de combate. Y resolver toda la situación mediante un juego de cartas inventado me pareció una idea maravillosa.

No se, tengo pocos peros a este relato. Quizás la primera parte del juego de cartas, donde narras las cuatro primeras rondas, se haga un poco excesiva. Es cierto que consigue introducirte al juego, pero quizás se pueda mejorar esa parte eliminando una de las rondas o haciendo más participe a la taberna entre una ronda u otra. Quizás con eso se haga más llevadera.

Una historia de fantasía con héroes poco convencionales y con un formato original. Que consigue contar una historia dentro de un artículo, que te traslada a un mundo que se siente rico y que se hace amena y fácil de leer. Aderezada con un toque cómico. A mi me tienes.

¡Buen trabajo! Suerte con el reto.


RE: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - Dóreas - 06/04/2021

"No son pocas las misivas que llegan a mis manos de lectores preocupados por el estado en el que se encuentran los caminos de nuestro, antaño, glorioso reino. Donde no es difícil encontrar ¡bandidos agresivos, ratas grandes como focas y limos babosos que lo dejan todo perdido! Por si fuera poco se multiplican las plagas, ..." Faltaría una coma después de "por si fuera poco", y creo que el "donde" al comienzo de la frase habría que retocarlo de algún modo. 
"Urgo es un cabeza hueca con demasiado poder. Que esgrime la ley en su beneficio y no tiene reparos en reprimir y exprimir a todo aquel que se le ponga por delante. " Habría que cambiar el punto después de "poder" por una coma. 
Hay algún pequeño error como esos por ahí sueltos, pero son solo gazapos. Lo que sí creo es que las entrevistas no se puntúan del modo en el que lo has hecho, de forma que el diálogo siguiente se convierte en una historia en vez de en una respuesta. 
El tono es bastante hilarante, el relato está bastante bien construido y el modo en el que lo has presentado no deja de sorprenderme (y eso que me eché para atrás cuando empecé a leer lo de los "Cuervos al Director" y demás). De los mejores que he visto en el reto. 


RE: Reto Mar21: Muerdealmas: Hidromiel, asado y aventuras a precios razonables - Cabromagno - 08/04/2021

Lo malo: el genero tutifruti. Ahora un articulo de opinion, ahora una entrevista, ahora un cuento... alguno comentaba que se notaba que te has documentado; yo opino lo contrario, no has dedicado ni dos segundos a documentarte... de haberlo hecho, habrias copiado el estilo de alguno de los generos periodisticos y te habrias ceñido a el. Aunque quien sabe, lo mismo lo has hecho a proposito por alguna razon... en cuyo caso, como no veo la razon, lo tengo que poner como aspecto negativo. Ya nos sacaras de dudas.

Otro punto negativo es la puntuacion, como cuando abres interrogativa o exclamativa en mitad de una frase sin la preceptiva coma previa. O cuando lo que debiera ser una simple coma, lo conviertes en punto y entorpeces la lectura. Falto un repasillo ahi.

Lo regular: el juego de cartas. Me he acordado de otros juegos/deportes magicos, y la gracia suele ser conocer su funcionamiento y peculiaridades. Un partido de quidditch entre Irlanda y Bulgaria resulta interesante de leer porque el lector conoce los pormenores del quidditch; en tu juego de cartas, por mas que intentas emocionar al lector, al no tener este ni (inserte vocablo malnsonante aqui) idea de como funciona el juego de cartas, el efecto se reduce a practicamente cero. Imagino que pretendes imitar los tipicos juegos de cartas como Magic, pero el problema como digo, es que ese tipo de juegos te emocionan si conoces el listado de cartas de la baraja y sus efectos, informacion que aqui no tenemos previamente a la partida.

Lo bueno: la originalidad y los toques comicos. ¿Quien se podia esperar leer una revista magica? Sinceramente, seria una idea cojonuda no el hacer una revista sobre el genero de la Fantasia, que las hay a patadas, sino montarte todo un worldbuilding para luego hacer una revista que narre cosas sobre el mundo que has creado... podria ser algo realmente interesante de hacer. La historia en general esta bastante bien, aunque eso de desvelar publicamente la trampa me chirria. El personaje principal genial, esta muy bien definido.

El reto: se puede apreciar la imagen en este relato Smile