Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines
Reto Mayo22: La capa del mago - Versión para impresión

+- Fantasitura - Tu comunidad de literatura fantástica y afines (http://clasico.fantasitura.com)
+-- Foro: Escritura (http://clasico.fantasitura.com/forum-5.html)
+--- Foro: Retos Mensuales (http://clasico.fantasitura.com/forum-7.html)
+--- Tema: Reto Mayo22: La capa del mago (/thread-3247.html)



Reto Mayo22: La capa del mago - Joker - 25/05/2022

El padre, al verlo jugar animadamente, le preguntó:
-¿Qué sos, un caballero?
-No –respondió el niño. –Soy un mago.
Lo dijo con tanto convencimiento que hasta el día de hoy su padre aún lo recuerda. Luego, no fue sorpresa escuchar al niño decir cosas como:
“Un mago no come papa fritas”
“Los magos nunca revelan sus secretos”
Un día su padre llegó con una sorpresa. Al otro día irían a visitar la tienda de un auténtico mago.
Marco no se hizo muchas ilusiones. Ya la vida lo había defraudado muchas veces en sus 7 años. De todas formas, esa noche se acostó con la cabeza llena de fantasías y una pregunta que lo mantuvo mirando el techo por largo rato: ¿Y si fuera cierto?
La tienda estaba en una parte muy elegante de la ciudad, de edificios antiguos con portales resguardados por techitos de tejas anaranjadas y frondosas enredaderas. Su padre iba mirando la numeración.
-71, 73… ¡77! Acá es.
La puerta ante la que se hallaban no era muy diferente al resto de las puertas del vecindario, salvo por una cosa: había un cartel colgando junto a ella.
-La Tienda del Mago Sabín -leyó el niño.
Su padre se acercó y tanteó la puerta, estaba abierta, entonces le dedicó una sonrisa de entusiasmo y entró.
Para su gusto, pensó Marco, su padre estaba demasiado optimista, lo cual era extraño porque por lo general siempre había sido al revés. Cada vez que Marco había pedido que lo llevaran a tal o cual lado, o para comprar tal o cual libro, su padre había accedido pero con un escepticismo que siempre pesaba sobre el niño y lo peor de todo, que siempre terminaba por confirmarse. Ahora que por primera vez su padre mostraba el entusiasmo que Marco siempre había deseado, se sentía muy fastidiado porque ahora era Marco el escéptico. Sin embargo, le agradó que el cartel fuera de madera, con las letras talladas diestramente, colgando de gruesas cadenas. Al menos se habían esforzado un poquito.
Entró.

¿Qué era esto? ¿Qué estaba pasando? ¿Qué era esta sensación tan extraña que sentía? Marco no lo sabía, pero siguió avanzando, adentrándose en aquel extraño lugar.
Hacia un lado, una inmensa estantería ocupaba toda la pared desde el suelo hasta el alto techo. Una escalera corrediza como en las películas, aguardaba en uno de los extremos. Lo extraño era que la estantería estaba completamente vacía. Nada absolutamente en ninguno de sus muchos estantes.
Hacia el otro, una serie de probadores, como en las tiendas de ropa, con cortinas de todos los colores del arcoíris. Las contó. Eran siete en total.
Su padre sonreía entre divertido y asombrado, pero Marco se hallaba más cerca del desconcierto. ¿Sería posible que aquel fuera el lugar que había estado buscando toda su vida? Un lugar donde la magia no fuera solo un título bonito o una serie de cajas con espejos. Un lugar donde la fantasía dejara de ser solo imaginación.
No. Marco se dijo que no. Ese lugar no existía. Seguro que en cualquier momento aparecería una vendedora joven y simpática o alguna señora agradable con las palabras de siempre: “¿Les puedo ayudar en algo?”. Porque si el cartel decía que era la tienda del Mago Sabín, Marco esperaba encontrar cualquier cosa en esa tienda, menos al Mago Sabín. Así que cerró los ojos para tratar de guardar aquella sensación en su interior antes de que…
-Sean bienvenidos -dijo una voz masculina de pronto-. Yo soy Sabín.
Marco abrió de golpe los ojos. Un hombre se hallaba de pie ante ellos.
-Carlos -dijo su padre, acercándose a estrechar la mano del hombre -, encantado. Mi hijo, Marco.
-Hola Marco -dijo el hombre calmadamente.
El hombre estaba tan quieto que parecía una estatua, como esos artistas que se ponen en las plazas, salvo que no tenía la cara pintada, sino una piel muy bronceada y una mirada penetrante, sobre la que asechaban dos cejas tan oscuras y pobladas, que parecían las alas de un cuervo. Sus ropas eran azules, completamente azules, y eso era todo lo que podía decir al respecto porque Marco nunca había visto ropas como aquellas.


RE: Reto Mayo22: La capa del mago - Celembor - 26/05/2022

Un nuevo relato que se une a la liza. Disculpa, autor, pero no sé si es un relato completo y se ha subido a midad. Lo digo porque solo veo una presentación y el inicio del nudo. O tal vez no lo he entendido.
Quiero aprovechar para recordar que el uso de la raya para la representación de los diálogos y no el guion. No cuesta nada escribir guiones y luego utilizar la herramienta de sustituir si estás utilizando un procesador de textos.
Suerte!


RE: Reto Mayo22: La capa del mago - Miles - 29/05/2022

Bueno, último texto... al menos de momento.

Voy a saltarme la habitual división en dos partes, porque el texto es muy corto y no tendría sentido que fuera más larga mi crítica.

Pues lo cierto es que no suelo leer los comentarios de compañeros antes de emitir el mío, pero en este caso es que tengo que estar de acuerdo con Celembor, estamos hablando de que este fragmento es un preludio de algo mayor en toda regla. Es cierto que podría interpretarse como inicio la conversación con el padre, como nudo la llegada al lugar y los pensamientos pesimistas de Marco sobre que sus expectativas no iban a cumplirse en ese caso concreto... y como desenlace la presentación del mago Sabín, cumpliendo así las expectativas del muchacho... Pero es muy forzado.

Es un texto demasiado breve para lo que nos da. Incluso para ser un texto tan breve me sorprende ver situaciones que sobran completamente como son las presentaciones escritas, en plan hola soy tal y yo soy tal este es mi hijo tal...

En fin, que reconozco que el texto se ponía interesante al entrar en esa especie de biblioteca sin libros, pero se ha quedado en nada. Creo que a nuestro querido autor le pillo el toro y no llegó a tiempo para enviar un relato completo, aun así valoró especialmente que participase igual, a veces la intención es lo que cuenta y para escribir solo hay que ponerle ganas, de esta vez te has quedado corto, pero con las ganas que le pones seguro que para la próxima nos presentas un relato potente.

Suerte escritor.


RE: Reto Mayo22: La capa del mago - Duncan Idaho - 30/05/2022

No me gustan los textos innecesariamente largos, pero autor, tampoco hay que exagerar.

Fuera de broma, creo que al autor simplemente tuvo un error de dedo o algo que hizo publicar su relato antes de acabar de pegarlo.

A mí entender, creo que trataba de un niño en fase terminal al que le cumplían una última alegría.


RE: Reto Mayo22: La capa del mago - Selmeras - 31/05/2022

Noooo, justo cuando comenzaba a ponerse bueno. Bueno, ojalá el autor pueda terminar el relato en algún momento. La cosa empezó con fuerza. ¿El hombre es un mago de verdad? ¿Encontrará el niño lo que busca? Al menos ha logrado plantear esas preguntas y dejar a los lectores esperando más.