Este foro usa cookies
Este foro hace uso de cookies para almacenar su información de inicio de sesión si está registrado, y su última visita si no lo está. Las cookies son pequeños documentos de texto almacenados en su computadora; las cookies establecidas por este foro solo se pueden usar en este sitio web y no representan ningún riesgo de seguridad. Las cookies en este foro también rastrean los temas específicos que ha leído y la última vez que los leyó. Por favor, confirme si acepta o rechaza el establecimiento de estas cookies.

Se almacenará una cookie en su navegador, independientemente de su elección, para evitar que le vuelvan a hacer esta pregunta. Podrá cambiar la configuración de sus cookies en cualquier momento utilizando el enlace en el pie de página.

Bienvenido, Invitado
Tienes que registrarte para poder participar en nuestro foro.

Nombre de usuario/Email:
  

Contraseña
  





Buscar en los foros

(Búsqueda avanzada)

Estadísticas del foro
» Miembros: 758
» Último miembro: ttf1298
» Temas del foro: 2.220
» Mensajes del foro: 36.096

Estadísticas totales

Usuarios en línea
Actualmente hay 51 usuarios en línea.
» 0 miembro(s) | 50 invitado(s)
Google

Últimos temas
¿Qué estáis leyendo?
Foro: Taberna Literaria
Último mensaje por: Celembor
01:40 PM
» Respuestas: 892
» Vistas: 159.408
¿Qué opinais de Elantris?
Foro: Novelas autoconclusivas y duologías
Último mensaje por: Duncan Idaho
02:36 AM
» Respuestas: 19
» Vistas: 1.841
¿Qué estáis escuchando?
Foro: Fuera de tema
Último mensaje por: aravan
20/02/2020 09:52 PM
» Respuestas: 385
» Vistas: 55.663
BASES Reto Mensual Febrer...
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Duncan Idaho
19/02/2020 04:38 PM
» Respuestas: 18
» Vistas: 584
Los mosaicos de Sarantium
Foro: Novelas autoconclusivas y duologías
Último mensaje por: Daghdha
18/02/2020 01:42 PM
» Respuestas: 2
» Vistas: 95
Luna llena
Foro: Tus historias
Último mensaje por: Duncan Idaho
17/02/2020 08:53 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 33
[Fanfic] Las puertas de p...
Foro: Fan Fiction
Último mensaje por: Guillermo Solís
17/02/2020 02:25 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 20
Cantares de Pallanthia n1
Foro: Libreria de Fantasitura
Último mensaje por: Isfegar
17/02/2020 08:40 AM
» Respuestas: 4
» Vistas: 123
Reto Feb20: Despiadado
Foro: Retos Mensuales
Último mensaje por: Celembor
17/02/2020 04:29 AM
» Respuestas: 1
» Vistas: 65
Reflexiones sobre DL y Cd...
Foro: Taberna Literaria
Último mensaje por: Zarono
16/02/2020 09:18 AM
» Respuestas: 17
» Vistas: 425

 
  Luna llena
Enviado por: Duncan Idaho - 17/02/2020 08:53 PM - Foro: Tus historias - Sin respuestas

Le hice un pequeño arreglo al que es el relato de mi primer participación en los retos mensuales del foro





Era una noche de luna llena si no fuera por las caprichosas nubes que decidían lo contrario, la calma de la oscuridad no tardó en romperse por los horribles gritos de dolor que provenían de un viejo y destartalado almacen del solitario puerto.

Dentro, un hombre cargaba un cuerpo que se movía de forma frenética en una inútil lucha por liberarse,  como si se tratara de un cerdo al que fuera a abrir en canal, el hombre sujeto el cuerpo y  lo clavo en un gancho oxidado, aquella pobre mujer gritó de dolor al sentir como el gancho penetraba la carne de su espalda y gritó aún más fuerte cuando la herida se estiró con el peso de su cuerpo. El retrocedió un par de pasos para contemplar su obra, el cuerpo desnudo no tardó en moverse en pequeñas convulsiones anunciando pronto el fin del dolor de su tortura.

Se sintió extasiado al observar como manaba  la sangre de los agujeros donde habían estado los pezones, pintando rojos ríos que bajaban por los senos,  vientre y pubis hasta caer al suelo.  La masa roja que era su cara despellejada  daba  los últimos suspiros de vida, mientras, él recorría con la lengua  sus labios de forma lasciva, al mismo tiempo que acariciaba con sus manos el bello rostro que le había arrancado y al igual que tantos otros le serviría en las noches de autoimpuesta soledad.


I want to break free
I want to break free
From your lies
You are so self satisfies
I don't need…

Esa canción le encantaba a aquél psicópata,  siempre la escuchaba cuando limpiaba sus herramientas al final de cada sesión con sus víctimas.

—I want to bre— empezaba a cantar cuando repentinamente se hizo el silencio y la oscuridad.

Se sintió desconcertado,  no entendía lo que había ocurrido, no por la oscuridad que ya antes no  había mucha luz, apenas el haz mortecino de una bombilla, sino por el repentino silencio, un extraño silencio, se le erizó la piel al darse cuenta que jamás había notado un silencio como aquel. Dubitativo salió lentamente del almacén, se adentró en la oscuridad y dió un vistazo a los alrededores dándose cuenta que había un apagón en toda la zona.

Estaba a punto de regresar cuando el silencio le hizo oír ciertos chapoteos, unos chapoteos que se desplazaban lenta pero inexorablemente ¿hacia él?, se lo preguntó varias veces mientras lo inundaba una extraña sensación que jamás pensó llegar a sentir.

Él, acostumbrado a ser cazador, se sentía totalmente fuera de lugar en esa oscuridad,  a pesar de que no podía ver nada ni a nadie, estaba totalmente seguro que estaba siendo observado.

Aquel maldito sonido, aquellos malditos chapoteos  se acarcaban cada vez más y más, de improviso un intenso hedor a pescado podrido llegó a su nariz, la nubes como si fueran cómplices de aquella situación dieron paso a la luna llena revelando primero  unas figuras en la penumbra que luego se convirtieron en seres plenamente visibles.

Reparo en los cuerpos de aquellas criaturas, sus extremidades palmeadas y verdosas le parecieron propias de ranas o sapos, por todos lados chorreaban una mezcla de agua y alguna otra sustancia que no fue capaz de identificar, sus cuerpos eran gruesos como también lo eran sus cuellos provistos de branquias que se abrían con cada respiración, su miedo se intensificó al fijar su atención en aquellos, si se le puede decir, rostros de enormes y brillantes ojos redondos carentes de párpados, su falta de nariz y su grotesca boca  exenta de labios que iba a un extremo a otro de su cabeza más propia de un pez que de cualquier otro animal.

Un sudor frío recorrió su piel cuando uno de ellos abrió su boca mostrando una temible fila de colmillos, su miedo dió paso al terror cuando adivino lo que querían aquellas criaturas y por un momento un ansía de supervivencia hizo que la claridad volviera a su mente, pensó en sus herramientas con las cuales podría defenderse, dio media vuelta y alcanzó a dar un par de pasos cuando algo sujetó su mano derecha, de improviso sintió un dolor atroz, acercó su mano temblorosa y confirmó lo que temía al ver que lo único que quedaba de ella era un pedazo de piel del cual colgaba su pulgar,  una baba transparente, y sanguinolenta en donde se mezclaba con la sangre, cubría una parte del muñon mutilado que era ahora su mano.

Por un instante se preguntó si una de aquellas mounstruosidades había estado todo ese tiempo a un lado de él, aunque eso ya poco importaba.

Cayó de rodillas entre temblores aceptando su destino. Una a una, aquellas bestias dignas de las peores pesadillas fueron llegando hasta donde estaba, rodeándolo,  el ambiente no tardó en llenarse de una mezcla de sobrecogedores gritos de dolor y de mandíbulas arrancando  y masticando carne.

Se sintió flotar y pensó que había muerto hasta que observó los huesos sanguinolentos, los jirones de piel,  los intestinos desparramados y el corazón aún latiendo dentro de unas costillas rojizas, no tardó en comprender que ese era él y que la saliva de aquellas criaturas lo había mantenido consciente mientras lo devoraban.

La luz volvió y la canción volvió a sonar, I want to break free, quiso cantar pero no salió ningún sonido de los casi imperceptibles movimientos de su boca, voló al ser lanzado hacia las aguas, comprendiendo que sería un recuerdo de un monstruo peor que él.

Imprimir

  Reto Feb20: Despiadado
Enviado por: Joker - 13/02/2020 07:43 PM - Foro: Retos Mensuales - Respuestas (1)

—Cuidado, Drogan.

Drogan caminaba arrastrando los pies y con la mirada perdida. A su lado, Iosh lo apartaba antes de que se chocase con algún transeúnte despistado, ya que cualquiera que se fijaba en él lo evitaba sin mucho disimulo.

Y es que la apariencia de Drogan había cambiado mucho en los últimos tiempos. Ahora una sucia y descuidada barba le cubría el rostro y se había dejado crecer el pelo como una mujer. Sus ropas, desgastadas y rotas, podrían haber pasado por las de un mendigo. Hasta el brillo aterrador de sus ojos castaños se había apagado.

—¿Cuánto tiempo vas a seguir así?

—¿Cuántas veces más me lo vas a preguntar?

—Las que hagan falta para sacarte de este estado —respondió Iosh.

Drogan soltó un bufido e intentó apartar a su compañero. Un porteador que pasaba a su lado recibió el empujón.

—Mira lo que haces, maldito borracho —gritó mientras se alejaba a toda prisa.

Eso es lo que parezco, pensó, un maldito borracho. Pero por mucho que bebiese no conseguía ahogar sus penas en alcohol. Por alguna razón nunca había conseguido emborracharse como los demás, lo que le había privado de mucha diversión en el pasado y aumentó su sufrimiento durante mucho tiempo. El dolor lo desgarraba por dentro, día y noche, y solo conseguía dormir cuando el cansancio acababa con él. Su alma estaba rota y no había cola capaz de pegarla.

—Tienes que encontrar algo por lo que vivir.

—¡Qué más da! Ella ha muerto. —Tambaleándose se dirigió hacia un callejón donde nadie pudiese ver las lágrimas que se formaban en sus ojos—. Lo dejé todo por ella y ahora ya no está.

Iosh bajó la cabeza. Sentía la pérdida tanto como él. Estaba enfadado consigo mismo por no poder sacar a Drogan de aquella espiral autodestructiva en la que se había metido desde la pérdida de Rihana.

—Eh, tú, escoria. ¿No sabes que no se puede mendigar en territorio de los Sombras?

¿Tanto había andado para llegar tan lejos? ¿Acaso no era suficientemente grande la ciudad como para que sus pasos le hubiesen llevado hasta allí?

—Ya nos vamos —dijo Iosh a modo de disculpa.

—¿Es que no me has oído?

Drogan se giró y miró a los tres tipos que tenía delante sin levantar mucho la cabeza. Cuando fue a pasar junto a ellos, el que había hablado le dio un empujón que lo lanzó hasta la pared.

—Vas a tener que pagar la tasa si quieres salir de aquí con vida. —Los otros dos se rieron—. Así que ves sacando todo lo tengas, no me gusta rebuscar los bolsillos de un cadáver.

Drogan levantó la barbilla para verlos bien. La furia empezaba a regar sus músculos y a nublar su razón.

—No, Drogan, tranquilízate. Estás muy débil y ellos son tres.

—Me da igual, ya no tengo nada más que hacer aquí.

La sonrisa de los tres matones se volvió un tanto estúpida y se miraron entre ellos sin comprender.

—No es más que un loco —dijo el de la derecha.

Pero el de la izquierda, un veterano al que le faltaba una oreja, abrió mucho los ojos al reconocerlo.

—Maldito hijo de puta —dijo señalando a Drogan y adelantándose unos pasos—. Pensaba que este día no llegaría nunca.

—¿Qué dices, Todd? —preguntó el más joven.

—¿Es que no sabéis quién es? Es Drogan, el Despiadado.

Sus compañeros se pusieron rígidos y se llevaron las manos a sus espadas. Drogan, el Despiadado, era el antiguo jefe de su organización. Aquellos dos habían oído muchas historias, cada cual más terrorífica que la anterior, del hombre que encumbró a los Corredores de las Sombras y que posteriormente los abandonó por una mujer.

Mientras, Drogan ya había evaluado la anchura del callejón y la disposición de los obstáculos. Si sacaban sus espadas apenas tendrían espacio para luchar. Iosh, que supo al instante lo que iba a ocurrir, sacudió la cabeza y se apartó unos pasos hacia atrás.

—¿Me recuerdas, bastardo? —preguntó Todd señalándose la cicatriz donde debía haber una oreja.

—No suelo fijarme en las mierdas que cago.

Y todo estalló. Los tres hombres sacaron sus espadas, pero Drogan ya se había abalanzado sobre Todd. Con una mano bloqueó el brazo de la espada y con la otra le quitó la daga que llevaba al cinto. Todd intentó revolverse sin éxito, aunque consiguió agarrar la mano en con la que el Despiadado le había quitado la daga. Los otros dos, que no encontraban un buen ángulo por donde introducir la espada, no se atrevían a lanzar ninguna estocada por miedo a herir a su compañero.
Entonces Drogan le mordió la única oreja que le quedaba a su adversario y se la arrancó de cuajo. Los gritos y la sangre que manaron de la herida sembraron más dudas todavía entre los otros dos, convencidos ahora de que se enfrentaban a una suerte de fantasma del pasado.

—Ya no la necesitarás —dijo Drogan tras escupir la oreja y, aprovechando el momento de debilidad de su adversario, clavarle la daga en el abdomen, rajándole los intestinos y dejando que la sangre y vísceras se derramaran por el suelo.

El Despiadado se plantó ante los otros dos como un gigante ante un sabroso bocado. Antes de que pudiesen reaccionar se abalanzó sobre uno de ellos y le incrustó la daga en la garganta, dejando que emitiese unos gorgoteos antes de morir. El otro, atrapado entre la pared y aquella bestia asesina, dejó caer la espada y levantó los brazos.

—No, por favor, no me mate —suplicó.

Cuando estaba a punto de hacer honor a su antiguo apodo, Iosh le colocó la mano en el hombro.

—Míralo, es solo un chaval.

Todavía con la adrenalina recorriendo con frenesí su cuerpo, Drogan iba recuperando el control poco a poco, hasta que con un movimiento de cabeza le indicó al pobre chico que podía irse. Cuando desapareció tras una esquina, Drogan miró a su alrededor, a los dos cadáveres todavía calientes que se vaciaban de sangre. Había vuelto a matar, ocho años después, y no se sentía mal por ello.

Unas palmadas al fondo del callejón captaron la atención de los dos compañeros. Poco a poco se fue perfilando la figura de un hombre corpulento, de pelo largo recogido en un moño y rasgos duros. Vestía una casaca roja y pantalones negros. Tal vez demasiada ropa para la época del año en la que se encontraban.

—Pensaba que te habías vuelto un tendero, no un carnicero —dijo con una voz profunda.

—Maldita sea, Karren, ¿qué haces aquí? —preguntó Iosh colocándose entre Drogan y él.

—Nada, pasaba por aquí y me he acercado al escuchar los gritos de agonía.

—Sí, como el carroñero en busca de alimento —dijo desafiante—. Ya puedes volver a tus asuntos.

Karren amplió la sonrisa hasta llegar casi a las orejas.

—Eso es lo que he hecho, volver a mis asuntos.

Iosh endureció su rostro y lo amenazó con el dedo índice.

—¡Largate! No te queremos aquí. Ya nos causaste mucho dolor y sufrimiento en el pasado. Te rechazamos, ¿lo recuerdas? —Luego, tras una pequeña pausa, señaló a Drogan—. Ha cambiado, ya no es como lo conociste.

—¿Qué? —Una mueca de incredulidad burlona se esbozó en el rostro del recién llegado—. ¿Pero a quién quieres engañar? Nunca supo hacer nada más. Es el hijo de Dragnar, el Invisible, el mayor asesino que ha conocido esta ciudad.

—Los hombres puede cambiar. Y así lo ha demostrado todo este tiempo que has estado alejado de él.

—Vamos, despierta. —Karren empezó a caminar de un lado a otro del callejón gesticulando con las manos, como si estuviese contándole una historia a un niño pequeño—. Jasper, el molinero, es hijo de Jhelmo, molinero, que a su vez heredó el negocio de su padre, que resultó ser molinero también. Rolmar, el tabernero, está formando a su hijo para regentar la taberna y a su vez él la heredó de su padre.

El tono condescendiente que empleaba Karren exhasperaba a Iosh.

—Un hombre elige su propio destino. Ser hijo de un asesino no implica que tengas que ser un asesino. Algo que a veces cuesta de ver —dijo Iosh con un deje de tristeza.

—¿Ah, sí? ¿Haciendo qué? ¿Llevando un puesto en el mercado?

—Al menos es una vida honrada.

—¿Y? La vida hay que vivirla y esos oficios apagan a los hombres. Dejan pasar su existencia, venta tras venta, sin que eso les haga sentirse vivos. ¿No es así, Drogan? —dijo Kerran asomándose por encima del hombro de Iosh para poder verlo mejor.

—Esa vida ha causado mucho mal. —Iosh empujó a Karren y se acercó a su amigo. Le tomó el rostro entre las manos para que le mirara a los ojos—. Recuerda por qué lo dejaste y qué querías, Drogan.

—¡Eso! —gritó Karren a su espalda, en un susurro—. Recuérdalo porque ya no lo tienes. Volveremos a ser el de antes. Es momento de vivir la vida de nuevo.

—¡Callaos los dos! —gritó Drogan—. Me dáis dolor de cabeza.

—Escúchame. Te estoy ofreciendo un motivo por el que vivir. ¿Acaso no es eso lo que estás buscando?

Drogan se llevó las manos a la cabeza y se dejó caer, repentinamente débil. Lloró amargamente por su esposa fallecida como hacía todos los días. Lloró también por su hijo no nacido, y que se había llevado a su madre con él. Pero en esta ocasión el llanto fue más profundo, sentido y largo, como si de alguna manera se estuviese despidiendo de ella. Karren tenía razón, necesitaba un motivo para vivir, y ese motivo había sido distinto en las distintas etapas de su vida. Había levantado una cofradía hasta dejarla en lo más alto. Había amado como nunca antes lo había hecho. Y ahora era el momento de recuperar lo que dejó atrás: su gremio.

Con las ropas manchadas de sangre que le había quitado a uno de los muertos y el pelo largo recogido en un moño, Drogan se dirigía a la que durante muchos años había sido su casa. En la calle del Olvido, un callejón estrecho y fácilmente defendible, estaba la entrada a la sede de Corredores de las Sombras.

—Al menos entremos por la parte de atrás  —dijo Iosh con cierto disgusto en su voz.

—¿Por detrás? ¿Acaso nos estamos escondiendo de algo? Vuelves a ser Drogan, el Despiadado. Tú no entras por la puerta de atrás —dijo Karren pasando el brazo sobre los hombros de su antiguo amigo y sacudiéndolo con camaradería.

Drogan se libró del brazo, todavía algo inseguro de la decisión que había tomado. El dolor de cabeza había remitido mientras caminaba por la ciudad, pero en aquellos instantes le estaba volviendo.

—Te recuerdo que Drogan entra por donde cree más conveniente. No es el orgullo precisamente lo que lo mantuvo vivo tantos años al frente de la organización.

—¿Orgullo? No es una cuestión de orgullo, nenaza. Solo hay que tener decisión en lo que se hace y todo lo demás viene rodado.

—Callaos de una vez. —El Despiadado se paró y se masajeó las sienes en un vano intento de que el dolor remitiera—. Necesito estar sereno durante la próxima hora, así que estaos calladitos y dejadme a mí.

Drogan se dirigió a un oscuro callejón. Allí, apoyó la espalda contra la pared y cerró los ojos mientras estiraba las articulaciones de las muñecas, brazos y piernas, empezando un ritual que dejó de practicar cuando conoció a Rihana. El dolor le atenazó de nuevo el corazón; su mero recuerdo le creaba un nudo en la garganta. Por ella lo había dejado todo y se había convertido en el hombre que siempre quiso ser. Incluso sus explosiones de ira desaparecieron. Pero Rihana ya no estaba, ni volvería.

Consciente de que no hacía más que inflingirse dolor, se dio unas bofetadas y se golpeó la cabeza contra la pared. Rihana ya no estaba y no había nada que hacer. Aquello era pasado y pensar sobre eso solo le producía angustia y desesperación. Era hora de volver a la antigua costumbre de no pensar.

Se pasó las yemas de los dedos por las cejas, se estiró las orejas y giró la cabeza en círculos, completando así el ritual que seguía cada vez que iba a realizar un trabajo.

Salió del callejón y se acercó hasta la puerta de la organización, donde en aquellos momentos había un grupo de cuatro personas hablando. Reconoció a dos de ellos, a Risitas y al Moreno, que debía estar comentando algo muy gracioso a juzgar por las sonoras carcajadas de los demás. Carcajadas que se helaron en el rostro de Risitas y su tono de piel perdió el color rojizo que había adquirido. Los demás se giraron sin comprender. Cuando el Moreno dejó de reír y tragó saliva, los otros dos entendieron que algo grave pasaba.

—Echando unas risas, ¿eh? Eso está bien, hay que mantener la moral alta entre los soldados, ¿verdad?

El siempre parlanchín Moreno había enmudecido.

—Bueno, sí —dijo Risitas con indecisión mientras jugaba con la hebilla de su cinturón—. Ya sabes que el Moreno siempre tiene buenas historias que contar. ¿Qué te trae por aquí?

Drogan se puso serio.

—He oído que durante mi ausencia Iulius ha estado calentando mi silla —y mientras hablaba, le pasó el brazo por encima del hombro y lo llevó hasta la gruesa puerta con mirilla—, y como ya he vuelto vengo a sentarme de nuevo en ella.

Risitas, en un acto reflejo, intentó tragar saliva, pero tenía la boca tan seca como una cuerda de cáñamo.

—Claro, Drogan. Ya sabes que yo siempre estuve de tu parte —dijo en un hilo de voz, intentando que los demás no le oyesen.

—Claro que lo sé, Risitas, por eso sé que ahora vas a llamar para que te abran y dejarme pasar, ¿verdad?

Unos sudores fríos recorrieron en cuerpo del bribón y las manos empezaron a temblarle débilmente. Cuando todo acabase Iulius querría saber cómo entró Drogan al edificio, y más de un dedo lo señalaría a él. Pero si no hacía lo que le pedía tampoco llegaría a ver ese futuro.

Con una sonrisa estúpida cincelada en lo que parecía ahora un busto de mármol, Risitas llamó a la puerta con una combinación de golpes. La mirilla se abrió y cerró, y la puerta se abrió. Drogan le dio unas palmaditas en la mejilla y entró.

Se suele decir que la gente cambia y que hay lugares que cuando los vuelves a ver después de un tiempo te parecen distintos. La base de la sede no es que pareciese distinta, sino que parecía otra. Habían cambiado la barra de lado y Gondar el Gordo ya no estaba tras ella. Ahora había un tipo flaco, con un parecido a un perro callejero que no debería tener ningún hombre. La sala, con un mobiliario completamente renovado, constaba de mesas y sillas robustas, y sus ocupantes, a pesar de reconocer algunos rostros que dejaron de reír, beber o hablar, parecían menos duros.

—Pfff, vaya pinta tiene ahora el lugar —dijo Karren.

Iosh permanecía callado. El lugar le gustaba mucho más ahora. Era más acogedor.

Drogan atravesó la sala en dirección a una de las puertas que había al otro extremo. Los matones que lo reconocieron se levantaron de su silla sin comprender lo que estaba ocurriendo. La mayoría eran rostros desconcertados ante el repentino silencio que se había creado en la sala, y miraban en silencio al hombre que con paso decidido atravesaba la sala y saludaba a algunos de los peores hombres que puede parir un mujer.

Cuando llegó frente a la puerta, un joven fornido se plantó delante de él. A pesar de haber visto la conmoción al entrar, no iba a permitir que entrase en la Sala de los Despachos sin ser invitado.

—¿Dónde crees que..?

No pudo terminar la frase porque Drogan le estrelló la frente contra la nariz y, aprovechando que se dobló como una bisagra, lo agarró por los hombros y lo proyectó hacia adelante dándole la vuelta. Los riñones del desgraciado aguantaron todo el peso de su cuerpo cuando se estampó contra el suelo y se quedó sin aliento y aturdido.

—¡Empieza la fiesta! —gritó Karren. Se colocó detrás de Drogan y fue a lanzarse sobre su espalda, pero Iosh lo agarró por detrás.

—De eso nada. Si entras tú entraré yo después, y ya sabes lo que ocurrió la última vez que eso sucedió.

Karren lo miró con desprecio y se sacudió.

—Aguafiestas —dijo mientras se colocaba de nuevo a uno de los lados de Drogan.

De una patada, el Despiadado abrió la puerta y pasó al interior de la Sala de los Despachos, larga y de techo bajo. Aquella sala había sido bautizada así por su padre y se debía su nombre a su doble función: se dirimían los asuntos importantes y se despachaba a traidores, rivales o desafortunados.

La quincena de personas que se encontraba reunida en su interior empuñaron sus armas y algunos desenvainaron. Drogan colocó las manos sobre el puño de las armas que había tomado prestadas de Todd y entró como un conquistador que vuelve a casa tras mucho tiempo fuera.

—Maldito bastardo —dijo alguien a su derecha.

Se paró y giró la cabeza para encararse con el autor de aquellas palabras. Grillak, el Violador.

—¿Qué? ¿Ya te ha crecido la polla que te corté?

Poseído por la ira, Grillak se abalanzó sobre Drogan con su característico main-gauge, lanzando varias estocadas donde instantes antes estaba el abdomen y pecho del Despiadado. Este esquivó sin dificultad mientras desenvainaba y atacó con brutalidad medida, cortando la carne del rufián en brazos y pecho, para finalmente con un tajo transversal, abrirle el cuello. La sangre empezó a emanar a borbotones y Grillak intentó taparse el corte pero el flujo encontraba el camino de salida entre los dedos. Cayó de rodillas y, sin ocultar la mueca de pánico, se desmoronó y murió.

Drogan siguió su camino hacia el final de la sala, donde rostros de reconocimiento y temor lo flanqueaban por igual. El  Sillón de Poder lo esperaba, así como el que ahora lo ocupaba.

Tres hombres formaron un fila delante de su objetivo. Los conocía a todos: Fattom, el Escurridizo, Tallos, el Descarnado y Bot, el ladrón de botas. Juraría haber visto cuando entró a Nanos, la Sombra, pero ya no estaba en la sala.

—Vaya, vaya, ¡qué alegría verte! Hacía tiempo que no pasabas a visitarnos y a saludar a los viejos amigos —dijo Iulius, el Leal, que ahora ocupaba el Sillón de Poder. Sus palabras parecían sinceras, pero Drogan lo conocía suficiente como para saber el veneno que destilaban.

—He estado fuera un tiempo —contestó mientras evaluaba la situación.

—No pierdas el tiempo y acaba con ellos en un ataque sorpresa. Ya sabes cómo va a acabar esto —le indicó Karren mientras señalaba hacia la puerta por donde habían entrado. La sala se estaba llenando de gente.

—El Leal siempre ha sido más dado a la palabra que a la violencia. No será difícil convencerlo —dijo Iosh dando un paso al frente.

—Querrás decir más dado a la traición.

—¡Callaos de una vez! Me provocáis dolor de cabeza.

—¡Ja, ja, ja! ¿Sigues oyendo voces en tu cabeza? —Iulius meneó la cabeza—. Hay cosas que nunca cambian, ¿verdad? Pero en cambio, otras sí. Te fuiste, dejando el sillón vacío. ¿A qué has venido? Además de matar a alguno de mis hombres —dijo en un ademán hacia donde estaba el cuerpo caído de Grillak.

—Mátalo ya.

—No pierdas la calma. Son muchos.

—La ley dice que el sillón no se pierde hasta que no se pierde la vida —dijo Drogan.

—¡Vamos! ¿Eso te dices por las noches? Nos dejaste por una mujer. Te largaste. No puedes venir ahora a reclamar lo que tú mismo abandonaste. De hecho, la ley ni siquiera contempla que se pueda abandonar el sillón si no es con la muerte.

—Haz que se trague sus palabras.

—Puedes convencerlo sin derramar sangre. Lo has hecho otras veces.

Drogan se llevó una de las muñecas a la sien. Estaba empezando a cansarse de aquella situación, pero eran muchos. Y si alguno más de los presentes se unía, podía darse por muerto.

—Iulius, tú también vas a abandonar el sillón sin morir —dijo apretando la empuñadura de sus armas.

El Leal se agitó como una serpiente a la que quieren sacar de su madriguera. Miró a un lugar al fondo de la sala y asintió.

—¡Cuidado! —gritó alguien.

Drogan giró la cabeza y por el rabillo del ojo vio como la Sombra disparaba una ballesta. El virote se alojó en su espalda, y si no hubiese sido por que se había movido estaría alojada en su corazón. Los otros tres se lanzaron sobre él y los repelió a duras penas. Cuando recuperó la posición pasó al ataque, con varias estocadas y fintas logró herir al feo de Tallos en la mano, inutilizándola, pero se llevó un corte en la espalda por parte de el Escurridizo. Debía acabar con él el primero. Detuvo y esquivó las nuevas acometidas de los dos hombres buscando un hueco en sus defensas, pero habían mejorado mucho desde la última vez que los vio en acción.

Y justo en el último momento pudo apartarse cuando una sombra salió entre el público y descargó una estocada con el rapier, pero no evitó que el frío metal penetrase en su muslo derecho. Retrocedió trastabillando hasta la pared; si lo acorralaban no tendría escapatoria.

Desde detrás de sus hombres, Iulius lo observaba triunfal. El combate estaba decidido. Todos podían verlo.

—Maldita sea, voy a entrar —le dijo Karren a Iosh—. Si no, todos moriremos.

Iosh asintió. Esta vez no había alternativa.

Con un grito salvaje Karren entró en el cuerpo de Drogan, seguido de Iosh.

Todos vieron cómo el desesperado rostro de el Despiadado cambiaba a una mueca salvaje y el jadeo desaparecía, al tiempo que sus iris eran recorridos por unas vetas rojas. Los que reconocieron aquel cambio dieron un par de pasos hacia atrás y miraron instintivamente la puerta de salida.

Con la furia de una bestia y la visión de un demente, Drogan se abalanzó sobre ellos en una tormenta salvaje de cortes y estocadas que anuncia sangre y muerte. A pesar de su superioridad numérica, los rufianes no pudieron impedir que la sangre brotara de sus rajados cuerpos y la vida se escapara por ellos. Aquel espectáculo de macabra violencia dejó un reguero de sangre, que incluso llegó a salpicar a los incautos que se habían quedado demasiado cerca de la masacre.

Todo pareció paralizarse cuando Nanos, la Sombra, se encontraba de rodillas, con los brazos inertes y las lágrimas brotando de sus ojos rasgados, pidiendo clemencia.

—¿Cómo me llamo? —preguntó Drogan.

Nanos supo con certeza de que estaba condenado.

—¿Cómo me llamo? —volvió a preguntar en un grito que inundó toda la sala.

—Dro…gan.

—Drogan, ¿qué mas?

Con la voz quebrada, atinó a responder:

—El Despiad…

Antes de terminar sus últimas palabras, Drogan le apuñaló con saña el cuello, estómago y corazón, convirtiendo la ya rojiza escena en un baño de ensañamiento.
Dejando tras de sí un rastro de muerte se dirigió hacia el sillón que volvía a ser suyo. Iulius ya no estaba, ni se le esperaba. Con el cuerpo lleno de cortes empapando las ropas prestadas, se sentó con cuidado de no apoyar el virote contra el respaldo. Uno de los pulmones estaba ya encharcado y tras el esfuerzo realizado, apenas podía respirar.

Miró a todos los componentes del gremio de ladrones y asesinos de los Corredores de las Sombras y, con voz silbante anunció:

—Mil rublos para el me traiga a Iulios vivo. Muerto valdrá menos.

La mayoría abandonó la sala, ya buscando la recompensa o bien por salir de aquel lugar infestado de muerte. Algunos necesitaban aire fresco.

—Has vuelto a tu pasado, Drogan. Ya no me necesitas —dijo Iosh con la voz herida.

—Eso, lárgate. Y si puede ser, no vuelvas —le espetó Karren. Se volvió hacia Drogan con una sonrisa triunfal—. Volvemos a estar juntos, tú y yo. Ya nadie volverá a detenernos.

Mientras, Iosh caminaba lentamente de espaldas, con la mirada fija en quien había sido su compañero desde que conoció a Rihana, hasta desaparecer en las sombras.

Imprimir

  Comic en huelga
Enviado por: Duncan Idaho - 07/02/2020 06:18 PM - Foro: Fuera de tema - Sin respuestas

Huelga en el cómic francés: el ejemplo de la precariedad en una industria aún potentísima

El pasado viernes 31 de enero los stands del festival de Angulema, al sur de Francia y el más prestigioso dentro del noveno arte en toda Europa, estaban prácticamente desiertos salvo la participación de algunos autores extranjeros. La imagen no debería haber sido esa, sino un espacio en ebullición donde los artistas se encontrasen con sus fans provenientes de todos los rincones del continente. Pero los creadores se han hartado de su situación y, después de muchos años de silencio y transigencias, han decidido hacer boicot y huelga en busca de mejorar su situación laboral.

Por qué los franceses han colgado los lápices: hay dos detonantes. El primero es el informe Racine (en honor al actual director de la Biblioteca Nacional francesa) publicado hace dos semanas que desvela en 141 páginas la precaria situación del sector. El otro es el lanzamiento del “Año BD 2020” (en honor a bande dessinée, las siglas de cómic en francés) por el cual los políticos locales y nacionales querían hacer un acto de reivindicaciones y ayudas cosméticas pero muy útil a nivel político sobre la importancia del tebeo como industria cultural de su país.


Cómo se ha sucedido el estallido: el pasado 30 de enero el alcalde de Angulema, el Ministro de Cultura, el director del festival y más tarde Macron iban a vender su compromiso con el cómic francés en el centro de la ciudad, pero los cánticos de los manifestantes  eclipsaron la atención mediática e hicieron que el Presidente de la República decidiese anular su asistencia en el último momento (luego sí fue al interior del recinto del festival). Los representantes de las organizaciones de autores se reunieron con el Ministro de Cultura en busca de soluciones y advirtieron que, en caso de que no se llegase a propuestas lo suficientemente valiosas, boicotearían el importantísimo certamen de los siguientes días. Así lo han hecho. Hoy han vuelto a salir a la calle, unas 500 personas, la mayoría de ellos autores y muchos conocidos, paseando con pancartas por los alrededores del Ayuntamiento.

¿Cuál es la situación de los dibujantes en Francia? El informe Racine revelaba lo que todo el mundo ya sabía: que el 53% de los autores de cómics del país viven por debajo del salario mínimo, lo que se traduce en un 50% de historietistas con un nivel económico por debajo del umbral de pobreza, y que las más afectadas son las mujeres y los jóvenes. Al recoger el prestigioso premio Goscinny los autores Fabien Vehlmann y Gwen de Bonneval subieron al escenario junto con un centenar de artistas y leyeron un extracto sobre la precariedad. “A algunos autores se les está pagando 4.000 euros por producir 200 páginas, el equivalente a dos años de trabajo. Algunos de ellos están en esta selección [de los mejores títulos del año]”.

El arrastre de las pensiones: a nadie se le escapa que es este un momento muy apropiado para que haya surgido la chispa de un sector, el del arte, en el que hay una tendencia histórica al individualismo y a la falta de camaradería o movimiento sindical. Con sus altos y sus bajos, sus sectores más y menos encendidos, Francia lleva ya dos meses encendida por las huelgas por la famosa reforma de las pensiones. El saldo del pasado 2019 ha dejado al menos 2.448 manifestantes heridos y once muertos, y cuando parece que el movimiento se va a extinguir salen los bomberos a luchar contra la policía.

Y por qué los autores españoles leen la noticia con ilusión y amargura: si en España, comparado con nuestros vecinos, no hay industria cultural de ningún tipo a nivel literario o cinematográfico, el tebeo no iba a ser menos. La paradoja es que mientras en Francia protestan por las condiciones de sus ilustradores, en España se publican artículos donde se explica que la única vía de supervivencia para nuestros talentos pasa por mudarse al mercado estadounidense y, sí, francés.

Aunque las condiciones son sobre el papel similares en ambos mercados (el autor se lleva entre un 8 y un 10% frente a los jugosísimos márgenes del 40% para editoriales y 50% para distribuidores y las librerías), la diferencia es que la relación de ventas entre ambas naciones tiende a ser de 10 a 1 ganando los galos. Sergio Bleda, historietista e ilustrador profesional, dice que conversando con compañeros del gremio estima unos ingresos (que no ganancias) medios de los profesionales de entre 5.000 y 18.000 euros anuales. Poco más se puede decir.





Fuente: magnet.xataka.com

Imprimir

  Eragon, ¿plagio?
Enviado por: Dóreas - 01/02/2020 01:22 PM - Foro: Colecciones, Sagas, etc. - Respuestas (2)

Me ha sorprendido que no tuviese tema ya abierto, pues es un libro bastante famoso. A mi me gustó, me gustó mucho, aunque lo leí poco después de El señor de los anillos, en una época en la que no era capaz de concebir una fantasía sin elfos y enanos. 
Mucho se ha hablado de la falta de originalidad de este libro, ya que presenta tópicos muy usados como la lucha del bien y el mal en una guerra bastante maniquea, la perfección del pueblo elfo, o los orcos, que, aunque tienen un nombre distinto, se parecen mucho (salvo porque estos tienen conciencia, no como los de Tolkie).. 
¿Qué opináis? ¿Es el libro de Paolini una copia de la Tierra Media?

Imprimir

  Guerrero Inmortal Del Bajo Mundo: Rio e Iris, un amor incomprendido
Enviado por: Draig - 31/01/2020 12:50 PM - Foro: Tus historias - Respuestas (2)

         Esa noche, una chica vestida con ropas de cuero. Danzaba entre las tumbas iluminadas por la hermosa luna llena. Ahí, donde descansaban los poetas que ella admiraba —los que dieron la vida por su arte—. Su cabello rojo, liso y terminado en puntas con ondas se sacudía, mientras ella giraba el cuerpo sobre su pie izquierdo y levantaba la pierna derecha con las manos entrelazadas; sus ojos azules brillaban al mirar hacia el cielo, al mismo tiempo que sonreía con sus carnosos labios. Rodeada por los muros y la verja que custodiaban el lugar, su danza era un tributo para esos muertos —que le importaban más que los vivos— y a su vez, una expresión de como se había encerrado en su propio mundo para evadir el sufrimiento que la atormentaba desde hacía años. El dolor que sentía dio origen a un rencor que con el pasar de las mareas del tiempo se convirtió en un odio profundo como el océano.

        
       Recordaba como a sus siete años, su madre le había gritado por primera vez de manera salvaje e iracunda, por haber dejado un juguete tirado en medio de la sala; pero más que eso, lo imposible de olvidar era la sensación de terror en su cuerpo paralizado: pero no eran sólo los gritos, sino la mirada de su madre lo que le aterraba, pues expresaba un profundo instinto asesino.
          La relación de ellas empeoró el día que por querer defenderse le devolvió un grito: grave error, eso sólo hizo que su padre la abofeteara con tanta fuerza que la tiró al suelo.
La amargura de sus experiencias la había llevado hasta aquí, todo un efecto en cadena que comenzó como algo pequeño para convertirse en un vacío que quemaba lo profundo de su alma.
Era la noche de su cumpleaños número dieciséis, el treinta y uno de diciembre en Estados Unidos. En unos minutos sucedería el cambio de año. En un giro pudo ver a lo lejos un par de destellos dorados, aunque por la distancia y lo fugaz de ese vistazo fue incapaz de distinguir exactamente de qué se trataba, pero volvió a girar y esta vez la fuente de ese brillo estaba mucho más cerca: resultaron ser los ojos de un hombre. Ambos se quedaron inmóviles mirándose directo a los ojos durante algunos segundos sin saber qué decir, fue entonces cuando ella decidió romper el silencio.
      
         —¡Ven! —Lo llamó ella, mientras hacía un gesto con el brazo derecho para indicarle que se acercará.
        
          Él se acercó lentamente y mientras tanto, la chica lo contemplaba detalladamente de arriba hacia abajo. Lo primero que observó fue el rostro de piel blanca, nariz fina y perfilada, además de los labios carnosos; fue bajando la mirada, aquel hombre vestía con un sobretodo que le llegaba hasta los tobillos, una franela ajustada que marcaba sus tonificados músculos del pecho y el abdomen. Sus manos estaban cubiertas por guantes, también tenía un pantalón con una correa de hebilla plateada que tenía forma de calavera con una rosa grabada en la frente. La ropa era de color negro y hecha de cuero, al igual que los zapatos. Al terminar de observar su vestimenta, volvió a admirar aquellos ojos y le dio la sensación que esa mirada podía atravesarla hasta la profundidad de su ser.
         
        —Dime, ¿cuál es tu nombre? —Se sintió nerviosa, nunca la habían observado mientras danzaba en el cementerio.
        
         —Me dicen Rio —dijo el recién aparecido con una sonrisa que le produjo atracción a la chica y luego parpadeó lentamente antes de preguntar —¿y tú? ―. Arqueó una ceja —¿cómo te llamas?
        —Me llamo Iris. —Su expresión era neutra y sintió curiosidad, pues nunca había visto ojos de ese color—. Rio, tus ojos… tienen un color dorado y brillante, pero por más que los miro no veo que tengas lentes de contacto… ¡casi pensaría que son naturales!
        —Lo son. —Él parpadeó lentamente. Sentía cierta ansiedad, como si esperara que ocurriera algo en especial.
    
         «Como si fuese a creer algo así, ¿cómo puede mentirme y sonar tan sensual al mismo tiempo», pensó Iris.
            Mostró una expresión seria, lo más neutra posible. Decidió cambiar el tema, no le gustaba que le mintieran descaradamente.
 
               «Quizá sea un sujeto peligroso con intenciones ocultas», pensó ella.
          Pero como si aquellos ojos le hipnotizaran, fue incapaz de alejarse. Se mordió el labio inferior preguntándose qué debía hacer y decidió que no estaba mal saciar su curiosidad.
          
           —¿Por qué estás aquí? —Ella entrecerró los ojos.
          
           —Estoy aquí por ti. —El brillo en los ojos de
Rio aumentó—. Aunque podría haberte preguntado lo mismo.
        
           Iris notó el sarcasmo en la voz de él como si se burlara de su danza. Pero antes de que ella pudiera responder, él levantó el brazo derecho y una chispa apareció entre sus dedos para luego convertirse en un ramo de rosas blancas.
       
         «¿De dónde ha salido ese ramo? Son demasiadas rosas para que las haya sacado de la manga… es como si hubiera salido de la nada ¡Pero eso es imposible!», pensó Iris.
        
         —Pe… pero. —Los ojos de ella se abrieron como los de un búho y retrocedió un par de pasos—¿Có… cómo has hecho eso?
       
           Rio sacó una de las rosas del ramo, la dejó flotando en el aire, se arrancó un pedazo de piel del pulgar derecho con los dientes y dejó caer una gota de sangre en la punta de la rosa. Para Iris, los movimientos de él resultaron imperceptibles: apenas y si había notado la rosa flotar y la gota de sangre caer; cuando se dio cuenta la rosa estaba clavada en el suelo a dos metros a la izquierda de ella. Ante sus ojos, la rosa creció tomando la forma de un torso, brazos y cabeza irregular con una boca tan grande que podría tragarse un caballo de una mordida.Iris volteó para mirar de frente a la bestia, retrocedió un paso, pero entonces el miedo le paralizó.
     
       Fue cuando Rio se colocó entre ella y la bestia, para evitar que esta devorara a la chica. Él miraba fijamente a los ojos de Iris.
 
          —Vaya, ¿tienes tanto miedo que ni siquiera puedes huir?—dijo Rio, y le mostró una hoja con letras que estaban impresas—. Este es un contrato que debes firmar con tu sangre—. Tomó un instante para mirar de reojo a su criatura para luego añadir—: A menos que quieras morir devorada por este ser carente de cerebro.
        
          Iris de forma autómata, agarró el contrato que Rio puso en las manos de ella. Rio se hizo a un lado, la criatura se acercaba, las manos y boca de Iris temblaban.
     
         —Pe… pero yo… —dijo Iris.
     
        —Firma —dijo Rio, que comenzó a reír sacudiendo el cuerpo sin parar de arriba hacia abajo una y otra vez.
 
      Rio dejó de reír y señaló el meñique derecho de Iris, entonces ella se dio cuenta que de su dedo brotaba sangre. El rostro de él lucía desencajado.
       Fue cuando ella tomó la peor decisión posible y colocó su dedo en la raya que indicaba el espacio de firma, inmediatamente después, el contrato se esfumó y Rio desintegró a la criatura arrojando una bola de energía.
        
        En ese momento, la expresión de Rio era muy seria.
     
       —Ahora que has firmado este contrato, eres y siempre serás mi sirvienta, por toda la eternidad. —Rio sintió satisfacción al haber logrado el objetivo planeado de principio a fin—. No podrás desobedecer ninguna de mis órdenes.
       
            Para Iris, él se veía y se escuchaba como si no tuviera sentimientos, esa apariencia le recordaba en cierta forma lo que principios de su adolescencia decían sus compañeros de clase de ella —por su expresión generalmente demasiado seria— y no podía evitar sentir alivio por no haber muerto devorada.
         
              Él tomó otra rosa del ramo mientras que el resto de las rosas desaparecieron; arrojó esa rosa al suelo y se abrió un portal de forma rectangular del que emanó una luz roja y la rosa desapareció.
 
        Se acercó caminando lentamente hasta el portal y luego volteó a mirar a Iris; la chica continuaba inmóvil.
 
                —¡¿Qué estás esperando, una invitación?! —vociferó él—. Ya vámonos.



          Así, ambos saltaron dentro del portal y este se cerró, cuando hacía unos pocos minutos, había comenzado el primero de enero.

*******

          Mis agradecimientos a todos los miembros del Dragon Lector por sus consejos y profundas correciones, este capítulo está recién editado ¿Qué les parece?

Imprimir

  BASES Reto Mensual Febrero 2020
Enviado por: Cabromagno - 27/01/2020 08:55 PM - Foro: Retos Mensuales - Respuestas (18)

BASES

Mano Inocente: Bicerofonte

Reglas del Reto

1. La extensión máxima de los relatos será de 5.000 palabras. No hay mínimo. La temática principal del reto, en honor a la festividad de San Valentín, será romántica y/o erótica. Pero se aceptarán relatos de cualquier otra temática.

2. Los relatos serán titulados de la siguiente forma: "Reto Feb20: Titulo del relato".

3. Cada participante, antes de enviar los votos, debe leer y comentar todos los relatos participantes, incluido el suyo propio para mantener el anonimato. Cualquier participante que no lea y comente todos los relatos será descalificado.

4. En el plazo de votación cada participante deberá enviar sus votos a la Mano Inocente mediante un mensaje privado. En el caso de otros miembros del foro que quieran votar en el reto, pueden hacerlo siempre que antes lean y comenten todos los relatos.

5. Las votaciones se realizarán del siguiente modo: Cada concursante ordenara los relatos según su preferencia otorgandole la mayor cantidad de puntos al que mas le gusto y la menor al que menos. Los puntos variaran en funcion del numero de participantes. Por ejemplo: Si hay 8 relatos, al relato que mas te gusto le otorgarás 8 pts, al siguiente 7, al siguiente 6, etc. Para los concursantes, la menor puntuación (1) quedará reservada obligatoriamente para su propio relato.

6. También se elegirá 'Mejor escena', 'Mejor personaje principal', 'Mejor personaje secundario', 'Mejor descripción' y 'Mejor lugar'. Para ello se elegirá una opción para cada categoría y se enviará a la Mano Inocente junto a los votos. Se pueden dejar categorías en blanco.

7. No debe desvelarse la autoría del relato salvo a la Mano Inocente mientras dure el reto y hasta que los resultados sean publicados.

8. Para subir los relatos se utilizará el usuario Joker, cuya contraseña será debidamente proporcionada el día de inicio de las subidas.

9. Cualquier participante o relato que no cumpla estas normas y/o no respete los plazos establecidos quedará inmediatamente descalificado.

10. La organización se reserva el derecho a modificar las presentes bases y plazos cuando crea oportuno.

Plazos

Inscripciones: Desde la publicación del presente tema hasta el 23 de febrero de 2020.

Subida de los relatos: Del 10 hasta el 23 de febrero de 2020.

Comentarios y votaciones: Hasta el 28 de febrero de 2020.

¿Quién es quién?: 29 de febrero.

Resultados finales: 1 de marzo.

Índice de concursantes

Guardián Ciego
Celembor
Pafman
Juanma17
Alhazred
Kali
FrancoMendiverry95 y Sashka
Cabromagno
Jaden Diamondknight
Duncan Idaho


Cualquier duda, preguntad en este hilo.

Imprimir

  Caperucita Roja (Versión del Lobo)
Enviado por: Bicerofonte - 27/01/2020 12:52 PM - Foro: Novelas autoconclusivas y duologías - Respuestas (3)

El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y me gustaba mucho. Siempre trataba de mantenerlo ordenado y limpio.

Un día soleado, mientras estaba recogiendo las basuras dejadas por unos turistas sentí pasos. Me escondí detrás de un árbol y vi venir una niña vestida en una forma muy divertida: Toda de rojo y su cabeza cubierta, como si no quisieran que la vean.

Andaba feliz y comenzó a cortar las flores de nuestro bosque, sin pedir permiso a nadie, quizás ni se le ocurrió que estas flores no le pertenecían. Naturalmente, me puse a investigar.
Le pregunte quien era, de donde venia, a donde iba, a lo que ella me contesto, cantando y bailando, que iba a casa de su abuelita con una canasta para el almuerzo.

Me pareció una persona honesta, pero estaba en mi bosque cortando flores. De repente, sin ningún remordimiento, mató a un mosquito que volaba libremente, pues también el bosque era para el. Así que decidí darle una lección y enseñarle lo serio que es meterse en el bosque sin anunciarse antes y comenzar a maltratar a sus habitantes.

La dejé seguir su camino y corrí a la casa de la abuelita. Cuando llegue me abrió la puerta una simpática viejecita, le expliqué la situación. Y ella estuvo de acuerdo en que su nieta merecía una lección. La abuelita aceptó permanecer fuera de la vista hasta que yo la llamara y se escondió debajo de la cama.

Cuando llegó la niña la invite a entrar al dormitorio donde yo estaba acostado vestido con la ropa de la abuelita. La niña llegó sonrojada, y me dijo algo desagradable acerca de mis grandes orejas. He sido insultado antes, así que traté de ser amable y le dije que mis grandes orejas eran par oírla mejor.

Ahora bien me agradaba la niña y traté de prestarle atención, pero ella hizo otra observación insultante acerca de mis ojos saltones. Ustedes comprenderán que empecé a sentirme enojado. La niña tenía bonita apariencia pero empezaba a serme antipática.

Sin embargo pensé que debía poner la otra mejilla y le dije que mis ojos me ayudaban para verla mejor. Pero su siguiente insulto sí me encolerizo. Siempre he tenido problemas con mis grandes y feos dientes y esa niña hizo un comentario realmente grosero.

Se que debí haberme controlado pero salté de la cama y le gruñí, enseñándole toda mi dentadura y diciéndole que eran así de grande para comerla mejor. Ahora, piensen ustedes... ¡Ningún lobo puede comerse a una niña! ¡Todo el mundo lo sabe! 

Pero esa niña empezó a correr por toda la habitación gritando y yo corría atrás de ella tratando de calmarla. Como tenía puesta la ropa de la abuelita y me molestaba para correr, me la quité pero fue mucho peor. La niña gritó aun más. De repente la puerta se abrió y apareció un leñador con un hacha enorme y afilada. Yo lo mire y comprendí que corría peligro así que salté por la ventana y escapé.

Me gustaría decirles que este es el final del cuento, pero desgraciadamente no es así. La abuelita jamás contó mi parte de la historia y no pasó mucho tiempo sin que se corriera la voz que yo era un lobo malo y peligroso. Todo el mundo comenzó a evitarme.

No se que le pasaría a esa niña antipática y vestida en forma tan rara, pero si les puedo decir que yo nunca pude contar mi versión. Ahora ustedes ya la saben...

EL LOBO

Imprimir

Information Guía de Ideolingüística
Enviado por: JPQueirozPerez - 23/01/2020 05:18 PM - Foro: Taller Literario - Sin respuestas

Las conlang (o ideolenguas) resultan ser la parte dentro del worldbuilding que más se suele dejar de lado; el motivo resulta evidente: es un trabajo extremadamente técnico. Si tomamos como ejemplo a J. R. R. Tolkien, que es todo un referente dentro de la fantasía, veremos que además de escritor, era un filólogo y lingüista; por tanto, es natural que las lenguas artificiales que se usen en las obras de fantasia se reduzcan a palabras sueltas o frases sencillas.

Dentro de los idiomas creados para su uso en obras de ficción, además de los creados por Tolkien para ambientar su Tierra Media, también hallamos el klingon creado por Mark Orkrand para el universo de Star Trek o, más recientemente, el dothraki, creado por David Peterson para la serie de la HBO Game of Thrones, basándose en lo planteado por George R. R. Martin en la obra original Canción de Hielo y Fuego.

Esta guía busca facilitar el trabajo a los interesados en la tarea de crear un idioma, y para ello recopilará toda una serie de elementos que sirvan tanto al neófito como al experimentado.

Nota: esta primera versión consistirá simplemente en un recopilatorio de material de terceros, pero la idea es que en futuras versiones de esta guía se cree un verdadero manual. Por ello, cualquier aporte será muy agradecido.

[Imagen: Conlangflag.svg]
Bandera Conlang (crédito Christian Thalmann, Jan van Steenbergen, Leland Paul, David J. Peterson y Adrian Morgan)

Enlaces de interés

Atlas of Endangered Alphabets: Proyecto recopilatorio de diferentes alfabetos en peligro de extinción.
CLICS³: Una base de datos en línea de colexificaciones (polisemias u homofonías) en más de tres mil variedades de idiomas del mundo.
David J. Peterson's Web: Web de David Peterson, creador de, entre otras, el dothraki.
DeepL: Traductor automático y buscador de traducciones.
Fonética y fonología: Manual sobre fonética y fonología.
FrathWiki: Wiki dedicada a conlangs.
Google Académico: Un recurso básico para la búsqueda de estudios científicos.
Index Phonemica: Base de datos de fonemas y reglas alofónicas extraídas de documentos fuente, que se enfoca principalmente en áreas lingüísticas subrepresentadas en bases de datos existentes como PHOIBLE, WALS y PBase.
International Phonetic Association: Web de la Asociación Fonética Internacional, creadores del Alfabeto Fonético Internacional.
Language Crawler:  Blog sobre idiomas y lingüística.
Language Creation Society: La sociedad para la creación de idiomas es una organización sin ánimo de lucro formada con el propósito de promover los idiomas artificiales.
Learn These Words First: Diccionario multicapa para estudiantes de inglés como lengua extranjera.
Mark Rosenfelder's Metaverse: Web con contenidos variados, entre los que se incluyen lingüística y conlanging.
PBase: Base de datos de patrones fonológicos.
PHOIBLE: Un repositorio fonológico e interlingüístico de datos, que se han extraído de documentos fuente y bases de datos terciarias y se han compilado en un solo buscador.
Polyglot: Herramienta diseñada para ayudar en la creación, diseño y publicaión de conlangs.
Searchable Index Diachronica: Lista de cambios en sonidos de diferentes idiomas.
SIL Glossary of Linguistic Terms: Un glosario de términos lingüísticos.
The Free Dictionary: Diccionario online en varias lenguas, también incluye un foro lingüístico.
UniLang: Foros sobre idiomas para aprendientes y hablantes, también foros sobre conlangs.
Universal Dependencies: Un framework para el procesamiento de lenguajes naturales.
Vulgar: Un generador de lenguas construidas para escritores de fantasía.
WALS: El Atlas Mundial de las Estructuras del Lenguaje (WALS) es una gran base de datos de propiedades estructurales (fonológicas, gramaticales, léxicas) de lenguajes recopilados de materiales descriptivos (como las gramáticas de referencia) por un equipo de 55 autores.
Wikilengua del español: Parte del proyecto fundéu, un recurso sobre el uso del castellano.
Wiktionary: Uno de los proyectos de Wikimedia, un diccionario online en multitud de idiomas.

Ideolenguas:
Ithkuil
Toaq
Toki pona

Reddit:
Constructed Languages for Language Geeks: Subreddit centrado en las conlangs.
Linguistics: Subreddit centrado en la lingüística.

Stack Exchange:
Constructed Languages: Web centrada en preguntas y respuestas sobre conlang.
Linguistics: Web centrada en preguntas y respuestas sobre ligüística.


Libros de interés

Para libros sobre conlang, remitiré en primer lugar al apartado Lingüística dentro del listado de libros para escritores.

Language Crawler es una tienda de Amazon especializada en lingüística, teniendo un apartado especializado en ideolenguas.


Papers de interés

African Y Chromosome and mtDNA Divergence Provides Insight into the History of Click Languages
Abstract:
Background: About 30 languages of southern Africa, spoken by Khwe and San, are characterized by a repertoire of click consonants and phonetic accompaniments. The Ju∣'hoansi (!Kung) San carry multiple deeply coalescing gene lineages. The deep genetic diversity of the San parallels the diversity among the languages they speak. Intriguingly, the language of the Hadzabe of eastern Africa, although not closely related to any other language, shares click consonants and accompaniments with languages of Khwe and San.
Results: We present original Y chromosome and mtDNA variation of Hadzabe and other ethnic groups of Tanzania and Y chromosome variation of San and peoples of the central African forests: Biaka, Mbuti, and Lisongo. In the context of comparable published data for other African populations, analyses of each of these independently inherited DNA segments indicate that click-speaking Hadzabe and Ju∣'hoansi are separated by genetic distance as great or greater than that between any other pair of African populations. Phylogenetic tree topology indicates a basal separation of the ancient ancestors of these click-speaking peoples. That genetic divergence does not appear to be the result of recent gene flow from neighboring groups.
Conclusions: The deep genetic divergence among click-speaking peoples of Africa and mounting linguistic evidence suggest that click consonants date to early in the history of modern humans. At least two explanations remain viable. Clicks may have persisted for tens of thousands of years, independently in multiple populations, as a neutral trait. Alternatively, clicks may have been retained, because they confer an advantage during hunting in certain environments.

Can a Click be a Word?: Infants' Learning of Non‐Native Words
Abstract:
Forms that are nonlinguistic markers in one language (i.e., “tsk‐tsk” in English) may be part of the phoneme inventory—and hence part of words—in another language. In the current paper, we demonstrate that infants' ability to learn words containing unfamiliar language sounds is influenced by the age and vocabulary size of the infant learner, as well as by cues to the speaker's referential intent. When referential cues were available, infants at 14 months learned words with non‐native speech sounds, but at 20 months only those infants with smaller vocabularies succeeded. When no referential cues were present, infants at both 14 and 20 months failed to learn the same words. The implications of the relation between linguistic sophistication and non‐native word learning are discussed.

Cross-linguistic phoneme correspondences
Abstract:
Cross-linguistic phoneme correspondences, or meta-phonemes1, can be defined across languages which are relatively closely related inexactly the same way as correspondences can be defined for dialects, or accents, of a single language (e.g. O’Connor, 1973; Fitt, 2001). In this paper we present the theory of metaphonemes, comparing them with traditional archi- and morphophonemes as well as with similar work using “keysymbols” done for accents of English. We describe the metaphoneme inventory defined for Dutch, English and German, comparing the results for vowels and consonants. We also describe some of the unexpected information that arose from the analysis of cognate forms we undertook to find the meta-phoneme correspondences.

Emotion semantics show both cultural variation and universal structure
Abstract:
Many human languages have words for emotions such as “anger” and “fear,” yet it is not clear whether these emotions have similar meanings across languages, or why their meanings might vary. We estimate emotion semantics across a sample of 2474 spoken languages using “colexification”—a phenomenon in which languages name semantically related concepts with the same word. Analyses show significant variation in networks of emotion concept colexification, which is predicted by the geographic proximity of language families. We also find evidence of universal structure in emotion colexification networks, with all families differentiating emotions primarily on the basis of hedonic valence and physiological activation. Our findings contribute to debates about universality and diversity in how humans understand and experience emotion.

The Effects of Outer Space on Vowel Space
Abstract:
After returning from the Expedition 35 space mission, astronaut Chris Hadfield reported that he had learned to speak with a weightless tongue in space, and that his tongue and lips felt heavy on landing. Such comments indicate that gravity has a substantial effect on speech articulation. Previous work has investigated the effects of altered gravity in space travel on speech production [Yu & Hansen (2017) JASA 141, 1605], however the audio assessed was from the 1969 Apollo Moon landings, and thus of poor quality due to technological limitations. These technological limitations resulted in a lack of appropriate data, eg; F1 and F2 were only assessed for one vowel, with only F1 investigated for the remaining vowels. The present analysis makes use of higher quality audio from the more recent STS-134 mission in 2011, and investigates F1 and F2 of astronaut Mark Kelly before, during, and immediately after the STS-134 mission. Approximately 90 seconds of audio from each condition (1. pre-launch interview, 2. in-space interview, 3. post-landing tarmac interview) was assessed using automated alignment and formant extraction via the Dartmouth Linguistic Automation suite (DARLA). Plotted vowel spaces from each condition suggest substantial reduction of vowel spaces in both the in-space and post-landing conditions. Three way ANOVA’s comparing F1 and F2 across all conditions indicate significant differences for all high vowels, especially for F1 which corresponds to vowel height. These observations corroborate Chris Hadfield’s descriptions that altered gravity results in observable impairments to speech motor control.


Vídeos de interés

Para vídeos de utilidad, remitiré en mayor medida al apartado Lingüística del listado de canales de YouTube para escritores, pero también se pueden hallar vídeos de utilidad en otros apartados.

Imprimir

  Deep Web 2020
Enviado por: Duncan Idaho - 21/01/2020 02:58 PM - Foro: Fuera de tema - Sin respuestas

Cómo entrar en la Deep Web: guía 2020 para entrar en TOR, ZeroNet, Freenet e I2P

Te traemos una guía para permitirte entrar en las principales darknets que configuran la Dark Web, a la que coloquialmente se conoce como Deep Web aunque este último término tenga otro significado. El Internet oculto o Dark Web es una porción de la red en la que necesitas determinadas aplicaciones para poder conectarte, y eso es precisamente a lo que te vamos a ayudar, a descargarte y configurar estas herramientas para entrar en ellas.

Vamos a enseñarte a conectarte a cuatro darknets diferentes. La primera será la de TOR, que posiblemente es la más conocida y utilizada de todas. Pero también te enseñaremos a conectarte a ZeroNet, Freenet e I2P para que puedas explorarlas todas y decidirte por la que más te haya convencido, ya sea por utilizarla a fondo o simplemente por curiosear en ella como nosotros hemos hecho también varias veces.

La diferencia entre Clearnet, Deep web, Dark web y Darknet

Es importante que diferencies cuatro conceptos: Clearnet, Deep web, Dark web y Darknet. El más fácil de entender es el de la Clearnet, que es el Internet tal y como lo conoces, las páginas que encuentras en Google y otros buscadores y a las que puedes acceder directamente desde ellos. Por ejemplo, Xataka es una página de la Clearnet, ya que si la googleas la encuentras rápidamente, y si introduces su dirección web no tienes problemas para entrar.

El ~90% del contenido de la red no es accesible a través buscadores. Eso es una parte de la Deep Web, que engloba toda la información a la que no puedes acceder públicamente. Puede tratarse de páginas convencionales protegidas por un paywall, pero también archivos guardados en Dropbox, correos guardados en los servidores de tu proveedor, y todas esas páginas que se crean durante unos instantes, por ejemplo, cuando configuras un buscador de viajes y te muestra el contenido.

Imagínate por ejemplo una página a la que accedes escribiendo una dirección web convencional, pero a cuyo contenido no puedes acceder si no pagas una determinada cuota o una mensualidad. Eso es Deep Web. También lo es la página que se genera cuando estás utilizando un buscador de viajes. Es una web única configurada con los datos que has introducido, y a la cual no se puede acceder de forma directa.

Si la Deep Web es el 90% de Internet, la Dark Web ocuparía únicamente el 0,1% de ella. Es una porción de Internet intencionalmente oculta a los motores de búsqueda, con direcciones IP enmascaradas y accesibles sólo con un navegador web especial. La Dark Web por lo tanto forma parte de la Deep Web, pero son cosas diferentes. Por ejemplo, si la Deep Web fuera una ciudad, la Dark Web serían varios barrios. Forman parte de la ciudad, pero no son la ciudad.

La Dark Web es el contenido que puedes encontrar en diferentes Darknets, que son cada una de las redes a las que sólo puedes acceder con programas específico. La más popular es TOR, pero también tienes a Freenet, I2P o ZeroNet. Cada una de estas es una Darknet, pero cuando nos referimos a todas en general utilizamos el término Dark Web.

Se suele definir la Dark Web como una zona no indexable por buscadores convencionales, lo que quiere decir que no puedes encontrar sus páginas en Google, Bing y demás buscadores. Pero hay alguna excepción. Por ejemplo, se han creado buscadores para Darknets como la red TOR, y tenemos algunos motores de búsqueda como DuckDuckGo que también están trabajando en incluir este tipo de contenido.

También es importante dejar claro que la Dark Web no es mala por definición, que muchos de sus mitos son falsos y que tiene bastante páginas con contenido constructivo. Además, la Dark Web sirve como cobijo a activistas perseguidos en países especialmente férreos con la libertad de expresión, y ayuda a que otros puedan saltarse las censuras locales para acceder a la información.

Algunos mitos sobre la Dark Web

Existe un halo de misticismo alrededor de la Dark Web, como un Internet a parte en el que puedes encontrar una gran cantidad de secretos malvados y ocultos. Pero si vas a adentrarte en ella, lo primero que debes saber es que no es para tanto, y vas a encontrar poca cosa que no puedas encontrar también en el Internet abierto..

La principal característica de este Internet alternativo es la teórica privacidad que ofrece, aunque eso no evita que las páginas ilícitas que haya en ella también se pueda desmantelar. Para los países europeos medios, esta red ofrece pocas ventajas más allá del morbo y de tener una experiencia de navegación parecida a la del Internet de los 90.

Sin embargo, su privacidad es esencial en países donde existe gran censura institucional y la libertad de expresión está amputada, tanto que medios como la BBC también están interesados en poner en ella su información para que sea más accesible. En esos casos, estas redes pueden servir para conseguir transmitir tus opiniones con total libertad. Sí, es verdad que la libertad puede tener un doble filo y este servicio se utiliza también para fines poco nobles, pero eso no quiere decir que no sea igualmente importante.

Pero vamos, la principal idea que tienes que tener en cuenta es que vas a ver pocas cosas que no encuentres en la Clearnet o la Deep Web, contando en esta segunda con páginas y foros ocultos de los buscadores donde puede publicarse contenido similar, pero que no dejan de estar alojados en el Internet abierto.

Qué vas a necesitar para entrar a la Dark Web

Por lo tanto, como has visto, no necesitas nada para entrar en la Deep Web porque es el Internet convencional, pero con las páginas que no aparecen en el buscador. Lo que te vamos a explicar es cómo entrar en la Dark Web, ya que esto sí es a lo que coloquialmente nos referimos como Deep Web, y el método para entrar depende de la darknet a la que te quieras conectar. Aquí tienes los pasos que tienes que seguir para acceder a las más importantes.

Cómo entrar a la darknet de TOR

TOR es posiblemente la darknet más conocida del mundo, y su popularidad ha hecho que los responsables de mantenerla ofrezcan una alternativa tan sencilla para entrar como descargarse un navegador especialmente preparado para ello. Se llama Tor Browser, y para bajarlo sólo tienes que ir a la web oficial de torproject.org/es/download. En ella, pulsa el sistema operativo para el que quieres utilizarlo, que pueden ser los tres principales para escritorio y Android.

Una vez descargues el instalador, elige la carpeta de destino e instalador en tu ordenador. En el caso de los sobremesas, la instalación es sencilla y no hay ningún tipo de problema. En el caso del móvil, podrás instalarlo desde Google Play o desde la web, donde puedes bajarte el archivo APK.

Verás que este no se abre automáticamente, sino que primero te muestra una ventana que te indica que puedes conectarte o configurar la conexión. Pulsa en el botón Connect, y cuando termine el proceso de conexión Tor Browser se abrirá y podrás navegar con él tanto por la Clearnet como por la red de Tor. Viene con el buscador DuckDuckGo configurado para encontrar también páginas .onion, el dominio de las webs de esta Darknet.

Un buen punto de partida es buscar "The Hidden Wiki" y entrar al primer resultado aunque sea una página .com. En ella verás una gran cantidad de páginas .onion y su descripción en inglés ordenadas por temáticas. A partir de ahí ya sólo te queda ir visitando las diferentes páginas y navegando por su contenido.

Es normal que las páginas de la red TOR carguen extremadamente lentas, algo que es debido al cifrado de anonimización de la propia red. Precisamente por eso también notarás que la mayoría de ellas parecen sacadas de hace dos décadas, ya que por lo general están creadas en HTML sencillo y sin demasiadas florituras.

Si lo prefieres, también tienes una versión para Android de TOR Browser que puedes descargar desde Google Play. Su funcionamiento es extremadamente sencillo: la descargas, cuando la enciendas pulsas en Conectar y ya está, en unos segundos estarás conectado a la red TOR.

Si te decantas por ella, su funcionamiento no podría ser más sencillo, porque sólo tienes que pulsar en el botón de Conectar, esperar unos segundos a que se establezca la conexión y empezar a navegar entrando en las páginas que quieras.

Cómo entrar a la darknet de ZeroNet

Otra darknet muy popular es ZeroNet, un Internet alternativo que funciona mediante P2P. Esto quiere decir que no hay servidores centrales, sino que los datos de la red se transmiten de usuario a usuario, igual que las descargas de programas como Torrent o eMule. Para poder acceder a esta red, también necesitas una aplicación especial.

La aplicación te la puedes descargar desde la web oficial. Para ello, tienes que entrar en zeronet.io, y pulsar en el botón de Descargar para Windows. Si utilizas macOS o GNU/Linux, puedes pulsar en el botón de Otras plataformas que tienes a la derecha.

La aplicación te vendrá dentro de un archivo .zip, o sea que tienes que descomprimir la descarga y abrir la aplicación ZeroNet.exe o el archivo ejecutable alternativo de tu sistema operativo. Cuando lo abras, ZeroNet se abrirá en tu navegador, aunque puede que te pida permitir su acceso en el Firewall de Windows la primera vez, y en los iconos ocultos de la barra de tareas verás la aplicación ejecutada como muestra de que la red está funcionando.

ZeroNet se abrirá en una nueva pestaña de tu navegador principal, y verás en su barra de direcciones que requieres conectarte con un código cifrado. Sólo podrás navegar cuando tengas la aplicación abierta. La página principal es un índice, y en la izquierda tienes los sitios creados por los responsables de esta darknet para empezar a dar tus primeros pasos.

Esta red funciona un poco como un foro al principio, ya que las primeras webs tienen este formato, pero luego puedes ir saltando de unas a otras y encontrarte páginas de todas las temáticas. Una buena página desde la que empezar puede ser 0List, que hace un poco de índice donde cualquiera puede poner sus páginas o foros. En cualquier caso, ya estarás navegando en ZeroNet, y el a dónde vayas dependerá de ti. En Genbeta mencionaron en su día varias páginas que puedes encontrar.

Cómo entrar a la darknet de Freenet

Freenet es otra darknet, alternativa que funciona mediante P2P y que lleva alrededor de 20 años luchando por la privacidad. Para conectarte tienes que utilizar una aplicación específica, y para ello entrar en su página web freenetproject.org, ir a la sección Download y descargarte el ejecutable de conexión. Tiene versiones tanto para Windows como para Mac OS X y GNU/Linux.

Abre la aplicación que te has descargado para iniciar el instalador de Freenet. Lo primero que hará será verificar si tienes Java, y si no tienes Java te pedirá instalarlo primero porque va a ser necesario para usar esta subred. Si pasa esto, pulsa en Instalar Java.

Si te ha tocado tener que instalar Java porque no lo tenías, cuando pulses en Instalar Java el procedimiento será muy sencillo. Lo único que tienes que hacer es pulsar en el botón de Instalar que tienes abajo a la derecha. Si quieres, también puedes marcar la opción de elegir una carpeta de destino, pero no es necesario.

Una vez instalado Java, en el instalador de Freenet te dirá que ya está todo en orden, y tendrás que pulsar en Siguiente. Irás a la pantalla en la que elegir dónde instalar la aplicación, luego la de dónde poner el acceso directo en el menú de inicio y si hacer otro en el escritorio. Son las mismas tres pantallas del instalador de cualquier aplicación, y cuando al final llegues al resumen sólo tienes que pulsar en Instalar para confirmar todo el proceso y proceder a instalar Freenet.

Cuando termines de instalar la aplicación, ejecuta Freenet. Tendrás que permitir su acceso en el Firewall de Windows la primera vez que lo hagas. Cuando ejecutes la aplicación, podrás ver el icono de Freenet en los iconos ocultos de la barra de tareas de Windows, señal de que ya está funcionando. Si pulsas sobre el icono se abrirá la página principal de Freenet en una pestaña del navegador que estés utilizando.

Cuando abras Freenet en una pestaña del navegador, irás a una primera pantalla en la que puedes elegir cómo quieres conectarte. Puedes elegir conectarte con baja seguridad, que es conectándote a los ordenadores de otros usuarios (recuerda que es un P2P), pero también puedes elegir un nivel alto conectándote a un amigo, aunque estos tendrán que tener menos seguridad para que puedas conectarte a través de ellos a más páginas. Aquí, lo mejor es empezar con seguridad baja y así poder navegar por todas las páginas.

En la siguiente pantalla se te recomendará que utilices Freenet en el modo privado de tu navegador. Pasada esta pantalla, tienes que elegir el tamaño del almacenamiento de datos. Como es una red P2P, tienes que alojar en tu ordenador las páginas que estás visitando, las cuales se descargan desde otros usuarios. Aquí, sigue las recomendaciones eligiendo entre 10 o 20 GB para asegurarte una correcta navegación y pulsa en Siguiente.

Luego, en la siguiente pantalla del navegador se te preguntará si tienes una conexión con límite mensual de datos para tenerlo en cuenta a la hora de hacer las descargas. Y cuando contestes, tendrás que configurar la velocidad de descarga y subida que quieras que tenga la aplicación. Puedes elegir la velocidad máxima que tengas en casa o una que no interfiera con tu trabajo, y cuando la elijas o la pongas a mano pulsa en Siguiente.

Una vez hayas pasado de la configuración inicial, entrarás por fin en la página principal de Freenet. En ella, vas a ver un índice de las principales páginas de la darknet. En este directorio encontrarás varios índices para que empieces a explorar las páginas que puedes encontrar en la red, y a partir de aquí el tipo de contenido al que accedas ya dependerá de ti.

Cómo entrar a la darknet de I2P

Y la cuarta opción que te presentamos para acceder a parte de la Dark Web es utilizar la darknet I2P, otra red anónima surgida en 2003. Para acceder a ella también vas a necesitar instalar su propia aplicación, y para ello tendrás que ir a su web oficial en español y pulsar en el botón Descarga I2P que aparece en verde e incluye el número de la última versión de la aplicación.

A continuación, irás a una página en la que tienes que pulsar sobre el instalador del sistema operativo que tengas y desde el que te vayas a conectar. Tienes posibilidad de usarlo para Windows, macOS, Ubuntu, GNU/Linux en general y Android. Pulsa sobre el nombre del archivo que quieras y se iniciará la descarga.

Cuando se descarga, inicia la aplicación. Tras elegir idioma en la primera pantalla, llegarás a un proceso sencillo. En las dos primeras pantallas sólo pulsa Siguiente, y en la tercera elige si quieres cambiar el directorio de instalación. Llegarás a la cuarta pantalla, donde tienes que elegir si instalar sólo la base o añadir Windows Service que sólo sirve para que la aplicación se ejecute al iniciar el ordenador.

Con instalar sólo el paquete base es suficiente o sea que simplemente pulsa Siguiente. La aplicación se instalará, y cuando sigas desde la pantalla de progreso podrás decidir qué accesos directos quieres añadir. Pasado este proceso, sólo pulsa en el botón Hecho y ya habrás terminado.

Al terminar, inicia la aplicación y añade la excepción en el Firewall de Windows cuando se te pida. Al terminar, se abrirá la web principal de I2P en el navegador. La primera vez que abras I2P podrás realizar la configuración inicial. Realmente esto no es algo estrictamente necesario y tienes la opción de saltártela, pero si la haces te encontrarás información, un test de velocidad y la posibilidad de configurar la tasa de transferencia de datos que quieres utilizar.

Irás a la pantalla principal de esta darknet, en la que ahora tienes que esperar varios minutos para que se establezca la conexión entre los pares que configuran esta red P2P. Si te cansas de esperar, hay instrucciones avanzadas para poder configurar un proxy en el navegador con el que conectarte de forma más rápida.

La mala noticia es que esta darknet es muy posible que no se conecte a la primera, y que necesites hacer una configuración avanzada en tu navegador para conectarte a un servidor proxy con el que garantizar una navegación segura. Tal y como explican en la documentación, tendrás que usar la IP 127.0.0.1 con el puerto 4444 para HTTP, y con el puerto 4445 para HTTPS.

Una vez hayas esperado a que funcione correctamente o hayas configurado el servidor proxy, entonces ya podrás empezar a navegar por las páginas de I2P. En la principal que te hemos mostrado un poco más arriba tienes enlaces a las más interesantes, desde las cuales ya puedes intentar buscar otras diferentes a las que conectarte.

Fuente: https://www.xataka.com/basics/como-entra...enet-e-i2p

Imprimir

  Lo que Sucedió en la UNAM
Enviado por: Bicerofonte - 20/01/2020 02:09 PM - Foro: Fuera de tema - Respuestas (3)

El día 26 de diciembre pasado, un grupo de delincuentes, aprovechando que todos estábamos de vacaciones, entraron a la Facultad de Filosofía y Letras, donde tengo yo mis salones y mi oficina, y se robaron todas las computadoras de la Facultad, la computadora central del Intranet, las copiadoras, estéreos, en fin. Todo lo electrónico. 
Además hicieron destrozos, rompieron vidrios, abrieron lockers, y se llevaron proyectores, una biblioteca multimedia portátil, y todo lo que pudieron.
Hasta el momento, las autoridades han logrado agarrar a algunos sospechosos pero nadie sabe dónde están las cosas.
Los guardias de la Facultad están bajo investigación para deslindar responsabilidades.
La UNAM prometió que nos van a abastecer de computadoras y equipo nuevo en caso de que el que teníamos no aparezca. Esto implicará empezar de nuevo desde cero.
Ya aprendí la lección. Respaldar todo lo que haga...
La mayoría de mis compañeros profesores no respaldamos nada, ya que pensábamos que estando nuestros datos en la UNAM, estaban súper seguros, pero veo que no.
Lo bueno es que tengo una copia de mi novela 'Siguiendo los Pasos del Redentor' en una computadora que le presté a un amigo y que vive en el Estado de Puebla. En la primera oportunidad voy a rescatar ese archivo.
Perdonen si he atrasado el avance del Dragón. Casi no he entrado, ya que tuve qué usar mi memoria prodigiosa (?) para acordarme de las calificaciones y de muchos datos de los 4 grupos que tengo.
Ha sido una labor muy fatigosa, pero ya pronto voy a acabar y me reintegraré al Foro con más ganas que antes, ya verán.

Imprimir